Sábado, 28 de noviembre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

El III Juvenil alcanza el póker de victorias de salida en una tarde en la que fueron protagonistas los porteros

El duelo frente a La Amistad Burgos empezó muy bien, pero se torció muchísimo y solo se resolvió sufriendo al final

Acción en la que Pablo salvó el 4-4

El III Juvenil completó en la tarde del sábado en Conde de Foxá un mes de noviembre perfecto (no jugará la semana que viene, ya que le tocaría hacerlo ante el equipo que se retiró, el Cuéllar Cojalba), sumando su 4ª victoria en otros tantos partidos, lo que además de mantenerle como líder en solitario provoca, teniendo en cuenta la derrota en la misma tarde sabatina del Tierno Galván, que sea el único de la categoría al que no se le han escapado puntos, y asimismo, el único imbatido, pese a que la mayoría del resto de equipos lleva menos partidos jugados.

Con La Amistad Burgos (que jugaba su primer encuentro del curso como visitante) como rival, los mirobrigenses confiaban en poder tener una tarde de cierta tranquilidad, y así pareció que sería vistos los primeros minutos, pero el encuentro se les complicó muchísimo, acabando por ser protagonistas destacados los porteros de ambos bandos: el guardameta burgalés, Sergio, desbarató numerosas ocasiones del III Columnas (que también se topó 4 veces con el palo); mientras que Pablo Ramos –quién jugó la mayor parte del partido -, aunque no tuvo que intervenir tanto, hizo varias paradas vitales.

De este modo, no fue hasta 18 segundos para el final cuando el III Columnas pudo respirar por fin tranquilo tras un partido que fue muy ágil, con escasas interrupciones y faltas, y del que de nuevo se tuvo que disfrutar a través del perfil de Facebook del Club mirobrigense ante la prohibición de que asista público a recintos deportivos a cubierto. El siguiente partido de los mirobrigenses volverá a ser en casa, durante el Puente de la Constitución, frente al San Cristóbal de Segovia.

ASÍ FUE EL PARTIDO

Como decíamos más arriba, el encuentro comenzó muy bien para los intereses locales, colocándose con un 2-0 a favor en los 3 primeros minutos de juego. En concreto, los dos goles llegaron dentro del minuto 3, en un intervalo de 44 segundos. El primero fue en una larga jugada que acabó en gol de Jorge desde dentro del área tras haber hecho una pared por la izquierda con Diego Rubio. Mientras, el segundo fue obra de Pablo Martín, quién recibió el balón desde atrás y definió a la perfección por bajo con un tiro cruzado raso.

Fue ya con 2-0 cuando La Amistad Burgos hizo su primer tiro claro, que se estrelló en Jorge dentro del área, antes de un carrusel de llegadas mirobrigenses (de Sergio, Jorge, Samuel o Iker), que sin tener todo el peligro del mundo parecía que anunciaban una tarde plácida y que era cuestión de tiempo que siguieran cayendo goles. Sin embargo, a partir del 9’, La Amistad ‘llegó’ al partido, igualándolo por completo, y teniendo dos ocasiones de cierta claridad que desbarató el portero del III Columnas durante el primer tramo, David.

Los locales pudieron haberse evitado líos si hubiera querido entrar un remate que hizo Jorge en el 12’ desde fuera del área que se estrelló en el palo. Pero no lo hizo, e incluso al minuto siguiente ‘favorecieron’ el 2-1: Pablo Ramos subió, los burgaleses cortaron el balón y desde su propio campo marcaron con un tiro raso. El III Columnas empezó a perder prestaciones y acabó por encajar el 2-2 en el 16’, tras un saque de banda que dio pie a un primer tiro que se topó con Sergio, pero a la segunda intentona lo mandaron para dentro.


Los mirobrigenses pidieron acto seguido tiempo muerto, tras el cual hubo cierta mejoría en lo que quedaba de primera parte, al menos evitando que su rival generase peligro claro. En ese minitramo, bien pudieron los locales volverse a poner por delante, pero lo impidió el portero, que desbarató hasta tres opciones claras de Jorge, una de Diego Ruiz, otra de Diego Rubio y otra de Sergio. Además, Jorge se volvió a encontrar con la madera, en este caso con la cruceta, y Pablo Martín no pudo atinar con un balón que metió al área Diego Ruiz.

De vuelta de vestuarios, el III Columnas pareció volver un poco más centrado, empezando a generar peligro desde el inicio (Jorge y Pablo Martín no llegaron a sendos balones de Sergio y Diego Rubio, y Jorge se topó otra vez con el guardameta, dando paso a una buena contra que La Amistad no resolvió bien), y acabando por marcar, curiosamente en el momento más inesperado: Diego Rubio peleó por un balón, lo robó y lo mandó hacia la red, donde entró llorando.

Pablo Martín estuvo cerca de ampliar diferencias poco después (se topó con el portero), antes de unos minutos donde fue absolutamente decisiva la actuación bajo palos de Pablo Ramos, que desbarató al menos 4 intentonas muy claras de La Amistad Burgos, de todo tipo (tanto de lejos como de cerca). Entre medias, el III Columnas tuvo alguna opción más, hasta llegar posteriormente a una fase de claro dominio local del balón, pero sin poder ampliar distancias.

En este tramo, el portero le sacó tres a Sergio, una a Diego Ruiz, otra a Diego Rubio, otra a Jorge, e incluso una a Pablo Ramos desde lejos (también hubo alguna más de Sergio y Jorge que se marcharon fuera por muy poco). Asimismo, en esta fase llegó el tercer encuentro de la tarde con la madera, en este caso de la mano de Diego Ruiz, quién en el 32’ se topó con el palo izquierdo. El carrusel ofensivo de este tramo del III Columnas por fin dio frutos en el 36’, de nuevo con la opción que parecía menos probable: un tiro raso desde 3/4 de campo de Diego Ruiz que encontró camino hacia la portería.

Los locales respiraron un poco, pero quedaba bastante, viviéndose al final un toma y daca: por ejemplo, Pablo Martín casi puso el 5-2 (lo evitó el portero), y acto seguido Pablo Ramos salvó el 4-3. Tras un tiempo muerto local, estuvieron cerca de marcar Pablo Ramos y Javi Ortega, pero quién lo acabó por hacer, firmando el 4-3 a 1’24” para el final, fue La Amistad Burgos, en una acción rápida que resolvieron por bajo frente a Pablo Ramos.

En el primer instante que pudieron, pusieron portero-jugador, estrategia con la cual Pablo Ramos salvó una opción clarísima ya dentro del último minuto. Atrapado el balón, él mismo probó a tirar a la vacía portería rival, estrellándose por 4ª vez el balón en el palo. El encuentro se resolvió a 18” para el final: el III Columnas presionó la salida de balón visitante, interceptando Jorge un pase en el área pequeña para lograr él mismo a continuación el definitivo 5-3, que fue celebrado, aunque quizás no tanto como se podría pensar porque los mirobrigenses sabían que buena parte del sufrimiento hasta el final había sido culpa suya.