Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

8 razones para cambiar las bombillas tradicionales de tu casa por bombillas LED

La primera razón que queremos darte es que la bombilla puede durar como media unas diez veces más que la convencional, por lo que una vez que la coloques en el casquillo, posiblemente te olvidarás de tener que cambiarla cada cierto tiempo

Las bombillas tradicionales se han quedado obsoletas y pocas personas las tienen ya en sus viviendas ya que han conocido todos los beneficios que tienen las bombillas LED. Si todavía no conoces todas las ventajas que tienen la iluminación LED, en este artículo vas a descubrir varias razones por las que cambiar inmediatamente tus bombillas convencionales por unas que sean LED.

Motivos para cambiar a las bombillas LED en casa

La duración de la bombilla es superior

La primera razón que queremos darte es que la bombilla puede durar como media unas diez veces más que la convencional, por lo que una vez que la coloques en el casquillo, posiblemente te olvidarás de tener que cambiarla cada cierto tiempo. Las que utilizábamos hace un par de décadas contaban con una vida muy corta, por lo que debíamos tener siempre en el cajón alguna de repuesto por si de buenas a primeras dejaba de encender alguna.

Cabe recordar también que será mucho menos probable que una bombilla Led se funda que en el caso de las que tienen el filamento en su interior.

La emisión de CO2 es menor

Se ha comprobado en diferentes estudios que las bombillas tradicionales producen hasta un 80% más de dióxido de carbono, por lo que si te pones a pensar en el tiempo que tienes encendida la bombilla y también cuentas con los millones de habitantes del mundo, puedes imaginar el CO2 que producimos y que llega a ser nocivo para nosotros. Para cuidar el planeta y emitir menos dióxido de carbono utilizar bombillas LED.

Ahorrarás en el consumo energético

Una de las razones de mayor peso por la que las personas cambian de las tradicionales a las bombillas LED según LamparaDirecta es el ahorro energético. La tecnología ha avanzado mucho y ha conseguido que puedas disfrutar de una luz más ecológica y también más potente, consumiendo mucha menos energía. Esto se puede traducir en que cuando nos toque pagar la factura de la luz, habremos comprobado que se ha reducido drásticamente, incluso en algunos casos en un 50 o 60 por ciento, lo que viene muy bien para poder ahorrar en el gasto en la vivienda.

Las familias que han comprobado que la luz LED es considerada como una decisión acertada por el ahorro, al final buscan incluso cambiar la de las lámparas de la mesa de noche entre otras, puesto que están asegurándose de que todo el ahorro llegue desde cualquier elemento en el hogar.

Producen menos calor

Según el lugar donde vayas a colocar la bombilla, conviene que produzcan más o menos calor, puesto que, por ejemplo, si se sobrecalientan demasiado, pueden dejar de funcionar las tradicionales. Las luces LED tienen la ventaja de que incluso cuando llevan un buen tiempo encendidas, puedes pasar la mano por encima de algunas bombillas y no vas a sentir mucho calor, no te quemarán como por ejemplo podría ocurrir con otras bombillas por lo que son también mucho más seguras.

En ocasiones el voltaje que llevan y el aumento del calor hacen que las bombillas no solo no vayan a dejar de funcionar debido a que se han fundido, sino que en casos en los que estos elementos han estado más tiempo produciendo calor ha ocurrido que no solo se ha apagado la luz, sino que ha explotado, siendo esto un gran riesgo si has estado cerca del radio donde han caído los pequeños cristales.


Soporta temperaturas altas

Al igual que conseguirán no producir excesivo calor, teniendo una mayor potencia, también son útiles para colocar en zonas en las que hay bastante calor, como por ejemplo cerca de una vitrocerámica o en un horno, puesto que serán capaces de resistir sin problema los 180 grados. Esto es una gran ventaja para aquellos que quieren tener luces muy resistentes en cocinas de restaurantes, sabiendo que estarán en todo momento operativas.

Resiste a los cambios de voltaje

Se podría decir que el enemigo número uno de las bombillas son los cambios de voltaje. Cuando hablamos de esto nos referimos a que una bombilla tradicional suele sufrir mucho de pasar de cero a estar encendida, algo que con el paso del tiempo es lo que va a conseguir acortar su vida útil. Es más, se han realizado algunos estudios bastante interesantes en los que se ha comprobado que una bombilla puede durar mucho tiempo encendida, sin embargo, si se colocase otra al lado que cada minuto se apagase y se encendiese automáticamente, podríamos ver que la que se mantiene constante resistirá mucho tiempo más. En el caso de las bombillas LED esto no ocurrirá puesto que tendrá más facilidad a la hora de resistir correctamente los cambios voltaicos.

Tienen diferentes tonos

Cuando enciendes una bombilla convencional, la luz que te da es siempre la misma, compres la bombilla que compres. Sin embargo, como leemos en este artículo en el caso de las bombillas LED esto no es siempre de esta manera, puesto que nos podemos encontrar con tonalidades que van desde la luz más potente y blanca que recibe el nombre de fría, aunque también recibe el sobrenombre de luz azul o blanca, podrás encontrar por otro lado las luces LED más cálidas que tienen una tonalidad amarilla que puede ser muy interesante de colocar, por ejemplo en un salón o en una estancia donde te apetece una buena iluminación pero que tampoco sea excesiva.

Por si fuera poco, también existen luces LED o bombillas que tienen un regulador de intensidad y también de colores que se manejan con el móvil

Encienden más rápido

Seguro que te ha pasado en más de una ocasión que has tenido que estar esperando en la puerta un par de segundos esperando a que la luz se encendiese, ya bien fuese una luz convencional o una bombilla fluorescente, teniendo el ya tan clásico parpadeo antes de encenderse. En el caso de las bombillas Led tienes que saber que su encendido es prácticamente instantáneo y no habrá problemas en este aspecto. Las bombillas reciben la energía y automáticamente la convierten en luz sin que haya mayor complicación.