Domingo, 29 de noviembre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

El Pabellón de Conde de Foxá vuelve a acoger un partido oficial de fútbol sala 8 meses después

Durante toda la tarde se guardaron todas las medidas de seguridad establecidas tanto a nivel social como deportivo

El Pabellón de la Avenida Conde de Foxá de Ciudad Rodrigo volvió a acoger en la tarde del sábado un partido oficial de fútbol sala, exactamente 8 meses menos 2 días después de la última vez que lo hizo, en un día y hora que fueron de lo más inhabitual: el lunes 9 de marzo, a las 21.15 horas, midiéndose los equipos de La Despensa y Los Desperdigados en un encuentro perteneciente a la penúltima jornada del Trofeo Diputación.

Durante estos largos meses, el único evento deportivo que ha acogido el Pabellón fue el Campus de Baile de Alicia Cid durante el mes de julio, aunque sí que albergó, convertido en el llamado ‘Espacio Afecir’, un evento de gran relevancia a finales de agosto: la Feria de Teatro de Castilla y León 2020, y además con un nuevo papel, ya que fue escenario de la última obra teatral de cada día.

Con el mes de septiembre, recuperó su función educativa, ya que alberga las clases de Educación Física de los centros cercanos, mientras que unas semanas después arrancó la pretemporada el III Juvenil, uniéndose esta misma semana el III Senior. Ahora por fin ha vuelto a acoger un partido oficial, el que protagonizaron III Juvenil y Valverde perteneciente a la 4ª jornada liguera (los dos primeros se han aplazado) de la División de Honor Juvenil.

En un principio, el encuentro de la tarde sabatina iba a tener público, aunque fuera poco (ya que las plazas marcadas para espectadores en las gradas en Conde de Foxá son escasas), pero finalmente tuvo que cancelarse esa intención ante la normativa establecida por la Junta de Castilla y León de que todos los partidos a cubierto de cualquier deporte sean a puerta cerrada.


La falta de público tuvo por ejemplo su efecto en la tarde sabatina en que se oyó a la perfección a jugadores y técnicos, que tuvieron unos banquillos mucho más alargados, situándose junto a los bancos habituales unas sillas de plástico, que los árbitros estuvieron colocando antes de empezar (para juntarlas un poco). Esas sillas y los bancos fueron desinfectados al descanso al cambiar los equipos de lado de la pista. Curiosamente, los mirobrigenses cuentan con unos ganchos en esa zona de banquillos para colocar sus mascarillas mientras están jugando o calentando.

Todos los que entraron en la tarde sabatina en Conde de Foxá tuvieron que pasar por el termómetro para comprobar que no tenían fiebre, además de tener gel a su disposición para desinfectarse. Obviamente, también fue obligatorio que todos los presentes portasen mascarilla salvo los jugadores al estar en pista, quienes al concluir el encuentro hicieron dos tipos de saludos: con sus compañeros, el habitual choque de manos, y con los rivales y los árbitros, chocando los codos.