Advertisement
Domingo, 17 de enero de 2021
Ciudad Rodrigo al día

Atípico Día de Todos los Santos con una baja afluencia de mirobrigenses hasta el Cementerio

En el Cementerio mirobrigense hubo durante toda la jornada dominical una única puerta de entrada y otra de salida

El Cementerio de Ciudad Rodrigo, así como todos los camposantos de la comarca mirobrigense, están viviendo probablemente el Día de Todos los Santos más atípico de toda la historia, ya que las habituales peregrinaciones masivas hasta los mismos para rendir tributo a los seres queridos ya fallecidos en esta significativa jornada han quedado enormemente reducidas, todo ello como consecuencia de un modo u otro de la pandemia del coronavirus.

Por un lado, por las restricciones de movilidad vigentes en estos momentos que impiden salir y entrar (salvo por causas justificadas, y la visita a los camposantos no es una de ellas) de la práctica totalidad de las comunidades autónomas españolas. Eso ha provocado que muchas personas originarias de la comarca que ahora residen en otros lugares fuera de Castilla y León no hayan podido retornar a la misma (salvo que sigan empadronados en alguna localidad de la comarca).

Por otro lado, en lo que respecta a Ciudad Rodrigo, las visitas también se han reducido por las notables restricciones a las mismas implantadas por el Ayuntamiento mirobrigense para este Día de Todos los Santos, lo que ha propiciado (y era uno de los objetivos de esas medidas) que numerosas visitas se adelantasen a los días previos, lo que llegó a provocar que en la jornada sabatina hubiera una afluencia muy alta al camposanto, quizá incluso superior a la de este domingo, teniendo buen tiempo ambas jornadas.

Como ya publicamos en su momento, este año el Cementerio mirobrigense sólo podía albergar a un máximo de 200 personas a la vez, pudiendo estar cada persona un máximo de 30 minutos en el interior, pudiendo haber asimismo un máximo de 4 personas por tumba o nicho al mismo tiempo. Para controlar la asistencia, el Ayuntamiento estableció una única puerta de entrada y otra de salida (en éste caso, junto al acceso a la Iglesia ubicada en el Cementerio viejo).


Esa entrada y salida fueron controladas por personal del propio Cementerio, colocándose asimismo una serie de vallas para regular la cola en caso de que se formase si se alcanzaban las 200 personas en el interior. Sin embargo, la afluencia de público fue baja (e incluso se podría decir que ‘muy baja’ en comparación con cualquier año normal), por lo que no hubo necesidad de hacer cola, al menos hasta el momento de publicarse esta información.

Esa baja afluencia se podía comprobar, además de en el interior del Cementerio, en el exterior, ya que el número de vehículos aparcados en su entorno –un año más no se puede aparcar a las puertas- era escaso, lo que tenía su mejor reflejo en la larga avenida que conduce hasta el Centro de Salud y Especialidades, que apenas tuvo vehículos estacionados durante toda la mañana cuando en un año normal llegan como mínimo hasta mitad de la vía.

Este lunes, Día de Todos los Fieles Difuntos, se mantendrá el horario especial que tiene el Cementerio mirobrigense desde hace un par de semanas, pudiéndose visitar de 8.00 a 18.00 horas de forma ininterrumpida.

Ver más imágenes: