Miércoles, 28 de octubre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

El Senior del Ciudad Rodrigo vuelve a la senda de la victoria en la ilustre visita de Julio Baptista

Los mirobrigenses se llevaron el duelo por 2-0, con un gol de Santi al final del primer tiempo, y otro de Maza en el tramo inicial del segundo

La larguísima pretemporada del equipo Senior del Ciudad Rodrigo CF, aún sin fecha de inicio liguero (parece que en las próximas horas podría haber novedades al respecto), tuvo en la tarde del domingo su 9ª cita, que supo bastante al fútbol de aquella vida que se detuvo en marzo: un domingo por la tarde, en el Francisco Mateos, a la hora clásica de las 17.00 horas, y con afición por segunda semana consecutiva en el campo.

Además, los mirobrigenses tenían el privilegio de recibir una visita ilustre, no tanto por el equipo en sí al que se medían, el Juvenil de División de Honor del Real Valladolid, sino por quién tiene en su banquillo este equipo: Julio Baptista, mítico jugador de Sevilla, Real Madrid, Arsenal, Málaga o Roma. Como era de suponer por lo que tira en Ciudad Rodrigo cualquier famoso, Baptista fue el gran protagonista de la tarde, siendo objeto de unas cuantas fotografías tanto antes como después del encuentro.

Asimismo, y en una situación bastante extraña al ser el entrenador de uno de los equipos contendientes, Baptista hizo el saque de honor, recibiendo asimismo una camiseta del Ciudad Rodrigo CF y otra de la Asociación Mirobrigense de Diabetes (de manos de su presidenta, Carolina Paniagua), a la cual irá destinada parte de la recaudación conseguida con las entradas (los no socios tuvieron que abonar 5€). En este sentido, en el centro del campo lució hasta que comenzó el encuentro un roll up de la Fundación Diabetes Cero.

En lo que respecta al partido en sí, el equipo Senior del Ciudad Rodrigo CF volvió a la senda de la victoria tras haber cosechado en los tres encuentros precedentes dos empates y una derrota. Lo hizo en un partido igualado, competido y entretenido, con una primera parte mejor que la segunda (se vio ralentizada por el carrusel de cambios, añadiendo el colegiado casi 6 minutos de descuento), que quedó inmortalizado por un dron que -se supone que- lo grabó todo desde las alturas.

ASÍ FUE EL PARTIDO

Aunque parecía que el Juvenil del Real Valladolid quería asustar, plantándose dos veces en el área de Pepo en los primeros instantes (ambas jugadas se perdieron), enseguida el partido se equilibró, viviéndose una primera parte de alternancias y sin dominador claro, con el Real Valladolid acumulando eso sí más posesión al hacer circular muchísimo el balón cuando lo tenía en su poder.

En el primer tramo del partido, la mayor parte del peligro que hubo fue a balón parado, con saques de esquina y faltas, salvo alguna excepción como cuando en el 12’ los visitantes hicieron un tiro desde cerca de la frontal que Pepo despejó de puños, acabando por mandar fuera el balón un defensa mirobrigense, lo que dio pie a dos córners consecutivos que el Ciudad Rodrigo resolvió bien.

Por parte local, la primera gran opción fue en el 19’, con una falta botada desde la izquierda por Maza que Javi Moríñigo peinó en el borde del área pequeña estrellándose el balón en el larguero. Cuatro minutos después, botó otra falta Alberto García, más cerca de la frontal, que iba bien dirigida a gol, pero que atrapó el portero. Y en el 27’, los mirobrigenses intentaron sorprender sacando rápido y raso otra falta, con un pase de Maza a Alberto García quién firmó un tiro cruzado sin ángulo que se perdió. El Juvenil del Valladolid volvió a rematar en el 30’, en el segundo palo, a un centro desde la derecha, marchándose el balón fuera.

El primer gol del partido llegó en el 39’, en una bonita acción en cuya parte final Alberto García le metió un pase al hueco a Santi, quién regateó a un defensa y batió al portero según salía. Con 1-0, el Juvenil del Valladolid tuvo algo más de protagonismo en los minutos finales del primer tiempo, aunque para Pepo no supusieron un problema excesivo un disparo raso dentro del área y un centro-chut desde la derecha.

La segunda parte estuvo marcada por el carrusel de cambios, sobre todo por parte del Ciudad Rodrigo (los vallisoletanos los agruparon), lo que provocó continuas interrupciones que hicieron que fuera un poco menos vistoso este período, en el cual los locales hicieron un gran trabajo en la parte de atrás para ir desbaratando las intentonas visitantes, de tal modo que hubo escasos balones que llegaron a puerta. Una de las acciones destacadas fue en el 54’, cuando botaron un córner desde la derecha que Pepo despejó directamente de puños.

Apenas un par de minutos después, el Ciudad Rodrigo ganó tranquilidad con el 2-0, en otra buena combinación en la cual Lafu le cedió el balón a Alberto García, y éste a su vez a Maza, quién desde aproximadamente el pico derecho del área envió un balón bombeado que cayó justo a tiempo en la portería visitante.

Con 2-0, el Juvenil del Valladolid tuvo más balón, pero como decíamos más arriba, sin mucho peligro, siendo prácticamente su única gran ocasión para recortar diferencias un balón en largo en el 79’ que fue rematado en carrera sacándolo Pepo con el pecho según salía. El balón acabó en córner, siendo botado hacia las inmediaciones del área pequeña, donde un jugador visitante, en una posición propicia, lo envió fuera.

Como decíamos, el Ciudad Rodrigo trabajó bien en defensa, de tal modo que la siguiente intentona visitante no se produjo hasta el tiempo de descuento, realizando desde lejos un disparo que se perdió alto. Con los locales controlando bien el tramo final pese a la juventud que tenían sobre el campo (Javi Casti, Samu, Antonio, Cence, Jesús,...), el Ciudad Rodrigo tuvo unos último minutos ciertamente tranquilos.

/ZONA MIXTA/

Según señaló el técnico mirobrigense Aris Marcos, en la primera parte los suyos estuvieron “fenomenal”, considerándolo “el mejor partido que hemos disputado, súpercompletos, en líneas generales sensacionales; el esfuerzo, la actitud y el juego es de nota muy alta”, mientras que en la segunda “hemos tenido ráfagas de buen fútbol, y ráfagas que tocaba ser solidarios y ayudar mucho en ataque”. Respecto a los goles, apuntó que el primero es una jugada de triangulación “muy bien elaborada”, y el segundo, “de pañuelo blanco, un golazo”.

Para Aris Marcos, “es para estar felices, no por el resultado, sino por el ambiente; se consiguió completar el aforo y la afición tuvo un comportamiento ejemplar”. Asimismo, mostró su agradecimiento al Real Valladolid por su “actitud y solidaridad”, resaltando el “espectacular trato humano de Julio Baptista; impresionante la persona humana que es”. La siguiente cita para el Ciudad Rodrigo será el próximo sábado en el Francisco Mateos, con un triangular ante los equipos juveniles de División de Honor de Badajoz y Santa Marta.