Martes, 20 de octubre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Rafael Caño Santos toma posesión de su Canonjía

Le ha sido asignada en el Coro de la Catedral la silla séptima a la derecha de la Silla Episcopal, reservada para el Obispo

El Cabildo de la Catedral de Santa María de Ciudad Rodrigo dio la bienvenida en la mañana del miércoles de forma oficial a un nuevo canónigo: el párroco de San Cristóbal y Pedrotoro, Rafael Caño Santos, que fue nombrado para el cargo hace unos días por el Administrador Apostólico de la Diócesis Civitatense, Jesús García Burillo.

Como remarcó durante el solemne acto de la mañana del miércoles el presidente del Cabildo, Ángel Martín Carballo, se trataba de una cita “importante”, ya que hacía 5 años de la última concesión de canonjías. En concreto, fue en septiembre de 2015 cuando se convirtieron en canónigos el propio Ángel Martín Carballo y Vidal Rodríguez Encinas. De forma previa, en agosto de 2013, se había dado la bienvenida a Tomás Muños Porras, tras 15 largos años sin nuevos canónigos (desde que Prudencio Manchado ingresó en 1998).

La toma de posesión estuvo precedida de la habitual misa de las 11.00 horas en la Seo, que fue presidida por Jesús García Burillo, acompañado de todos aquellos canónigos que pudieron asistir a la cita. Concluida la celebración, pasaron a la Sacristía para cambiarse y colocarse el hábito capitular, saliendo en procesión hasta el Coro, a donde entraron algunos familiares de Rafael Caño, siguiendo el acto el resto de presentes (entre ellos varios sacerdotes más) desde los bancos de la nave central.

 

Siguiendo el ritual, los canónigos se sentaron en los lugares que tienen asignados (con Jesús García Burillo en la Silla Episcopal), excepto Ángel Martín Carballo y Rafael Caño, quiénes permanecieron en la planta baja del Coro separados por una mesa con un crucifijo y los Estatutos Capitulares, sobre los cuales el nuevo canónigo de la Catedral prestó juramento, una vez se dio lectura al nombramiento por parte del secretario capitular, Tomás Muñoz Porras (que en el inicio también se situó en la parte baja).

En concreto, Rafael Caño juró “guardar los Estatutos y loables costumbres de esta Santa Iglesia Catedral, como lo han hecho y han debido hacer mis predecesores”, recordando Jesús García Burillo que en el pasado los presbíteros opositaban a canónigo, pero que en la actualidad, tras la reforma del Código de Derecho Canónico, es responsabilidad directa del Obispo la concesión de las canonjías a aquellos que sean merecedores de las mismas.

En el caso de Rafael Caño, además de su valía (“la conozco por tu labor como presbítero”, según señaló Jesús García Burillo), su nombramiento se produce por el bajo número de canónigos con los que cuenta la Seo. El Administrador Apostólico explicó asimismo que se le ha asignado a Rafael Caño el cargo de Fabriquero de la Seo, es decir, el encargado de todo lo relacionado con las obras, conservación y mantenimiento tanto de la Catedral como de otros inmuebles pertenecientes al Cabildo Catedralicio.

Tras su juramento, Rafael Caño tomó posesión de su Silla Coral, correspondiéndole la séptima a la derecha de la Silla Episcopal. A partir de ese momento, los canónigos realizaron varios cánticos y todos los presentes rezaron el Padrenuestro, antes de que Rafael Caño pronunciase la oración a Nuestra Señora de la Asunción, titular de la Catedral mirobrigense.

El ritual tradicional marca que esta toma de posesión de las canonjías concluya con los abrazos por parte de los canónigos al nuevo miembro, pero debido a la pandemia las enhorabuenas se tuvieron que dar a distancia. Para concluir, los canónigos se sacaron una foto de familia en las escaleras del altar de la Seo, realizándose asimismo Rafael Caño algunas fotografías más con familiares y amigos.