Martes, 9 de marzo de 2021

Cómo empezar un huerto en casa: ventajas y consejos

No importa si tu casa no es muy espaciosa; hoy en día existen sistemas de distribución que te permiten diseñar un huerto vertical

Seguramente has escuchado sobre los beneficios de tener un huerto en casa (ya sea en la ciudad o en el campo) y te has sentido motivado para empezar uno. Sin embargo, puede que no le hayas puesto manos a la obra por no saber de qué manera empezar y qué aspectos hay que considerar. A continuación te daremos algunos consejos para iniciar tu huerto casero; ten en cuenta que todos los implementos necesarios para la huerta los puedes adquirir en https://jardinadicto.com.

Huerto en casa: ventajas y beneficios

Un huerto casero consiste en cultivar nuestra propia comida en el hogar, ya sea que vivamos en la ciudad o en el campo. Para llevar esto a cabo debemos disponer de un espacio en nuestra vivienda el cual destinemos para sembrar y cultivar diferentes hortalizas. No importa si tu casa no es muy espaciosa; hoy en día existen sistemas de distribución que te permiten diseñar un huerto vertical. 

Ventajas y beneficios

Actualmente se usan muchos químicos en la agricultura industrial de los cuales no tenemos conocimiento; por esta razón, tener tu propio huerto te permite controlar la cantidad de pesticidas y optar por soluciones más naturales. Además, siempre es agradable conocer de dónde provienen nuestros alimentos y saber cómo fue su proceso de crecimiento.

De igual forma, se ha demostrado que cultivar trae consecuencias positivas para nuestra salud física y mental. Esto sucede porque cuidar de nuestras hortalizas nos vuelve más pacientes y nos sirve para desestresarnos. 

Así mismo, nos vuelve más empáticos con la naturaleza y nos hace valorar nuestro ecosistema. Es por ello que, si tienes hijos, te recomendamos incorporarlos en el proceso de cultivo, pues es una manera maravillosa de enseñarles la importancia de cuidar el medioambiente.

Pasos para empezar tu huerto

Ubica las entradas de luz


Es muy importante que ubiques tus plantas en un lugar ventilado donde tengan acceso a la luz natural, pues el sol te ayudará a que tengan un buen crecimiento. Si vives en un edificio, los balcones son una buena opción.

Elige con cuidado tus macetas

Las macetas donde crecerán tus hortalizas deben tener un buen drenaje y una altura prudente. Antes de adquirirlas verifica que tengan un agujero en la parte posterior y que cuenten con suficiente espacio para que las plantas desarrollen adecuadamente sus raíces. Si vives en una casa, puedes sembrar tu alimento directamente en la tierra.

Selecciona cuidadosamente la tierra

En la tierra nuestras plantas deben encontrar todos los nutrientes necesarios para desarrollarse y producir alimentos; por esta razón, elige con cuidado el tipo de tierra que utilizarás para tu cultivo. Te recomendamos adquirir diferentes tipos de sustratos y de abonos, los cuales ayudan a recrear el ecosistema natural de cada planta. 

Cuál escoger: ¿brotes o semillas?

Si eres principiante, lo más recomendable es que te inicies con brotes (plantas ya germinadas). Estos los puedes adquirir en una tienda o los puedes obtener a partir de los tallos de ciertos alimentos que te sobren del mercado (por ejemplo la cebolleta). Si tienes más experiencia con las plantas, puedes probar directamente con las semillas.

Agua y paciencia

Una vez que ya tengas tus brotes o semillas, puedes proceder a sembrar. Es importante que vigiles con frecuencia el agua, ya que un mal riego enferma a la planta. Recuerda que cada hortaliza tiene sus propias necesidades de agua y luz, por lo que debes investigar un poco sobre las variedades que deseas cultivar.

Como puedes ver, no se requiere de mucho espacio para empezar tu propio huerto; solo necesitas algunos implementos sencillos para empezar, junto con una buena dosis de motivación y paciencia.