Sábado, 31 de octubre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Una fuerte tormenta provoca varias inundaciones e incluso que sillas de la Plaza ‘naveguen’ Colada abajo

Los Bomberos tuvieron que realizar salidas hasta las calles Santa Clara, Góngora, Libertad y Colada, entre otras

Ciudad Rodrigo sufrió a primera hora de la noche del jueves una ‘breve’ pero fortísima tormenta que causó problemas en varios puntos de la ciudad, principalmente en forma de inundaciones, justo cuando se cumplía un año exacto de aquella granizada que provocó también múltiples incidencias, en aquel caso a primera hora de la tarde, durante alrededor de media hora.

En esta ocasión, la parte más virulenta de la tormenta duró bastante menos, en torno a un cuarto de hora (entre 21.15 y 21.30 horas, aproximadamente), estando acompañada el agua de numerosos relámpagos y truenos, ya con la noche totalmente caída, lo que aumentó la espectacularidad del fenómeno meteorológico (además en algunas zonas de la ciudad se fue la luz en algún momento).

Según explicó a Ciudad Rodrigo Al Día el comandante de los Bomberos de Ciudad Rodrigo, Joaquín Pellicer, desde el Cuerpo tuvieron que realizar salidas hasta las calles Santa Clara (a la altura de la Telefónica, cuyos bajos –el Restaurante La Viña- se suele inundar), Libertad o Góngora.

 

Asimismo, también fue necesaria su presencia, para retirar el arrastre de piedras que se había producido, a la altura de las Tenerías, en la zona de inicio del Puente Mayor. Varios metros más arriba, en la calle Colada, fue muy llamativa la bajada, arrastradas por el agua (como si estuvieran navegando) de las sillas de varias terrazas de la parte inferior de la Plaza Mayor, que estaban desplegadas con normalidad.

Junto a las intervenciones de los Bomberos, hubo en otras zonas de la ciudad donde los propios vecinos fueron los que se movilizaron para retirar el agua que había entrado en sus propiedades, como en el caso de la calle Donantes de Sangre (una de las calles que se inicia en la parte delantera del IES Fray Diego Tadeo), donde una vez más sufrieron inundaciones (como expresa uno de los vecinos, “seguimos sin solución” ante este problema que resurge cada vez que llueve con cierta virulencia). Esta vez, se inundaron hasta 8 chalets.