Miércoles, 28 de octubre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Jesús García Burillo preside la misa convocada por Manos Unidas para orar por las víctimas de la pandemia

Estuvo acompañado entre otros sacerdotes por el capellán de Manos Unidas, Ángel Martín Carballo

La Catedral de Santa María de Ciudad Rodrigo vivió en la mañana del jueves un nuevo momento de recuerdo a las víctimas del coronavirus, en este caso, a todas las vinculadas a Manos Unidas, con una eucaristía promovida al mismo tiempo en todas las delegaciones que tiene la entidad repartidas por toda España para orar por los familiares, compañeros, voluntarios y colaboradores fallecidos o afectados por la pandemia.

Según explicó en la monición de entrada una de las integrantes de Manos Unidas, Pilar Corchete, con esta misa querían poner en común, “en la distancia, el recuerdo agradecido por la vida de todas las personas que nos han dejado, su entrega y testimonio, y su trabajo en Manos Unidas”. Pilar Corchete indicó que el recuerdo de esas personas les ha de ayudar a “continuar en la tarea de mejorar las condiciones de vida de las personas y a seguir en la conversión de nuestra conciencia y modo de vida para hacer de este mundo un lugar mejor”.

Asimismo, querían que la misa fuese “signo de confianza en la providencia divina, un signo de esperanza en la vida eterna y un testimonio de amor por todos nuestros hermanos más afectados”, esperando que “la fe se avive en todos nosotros, poniendo nuestras vidas y nuestro futuro en manos del eterno Padre”.

La eucaristía, a la que asistieron algo más de una treintena de fieles, fue presidida por el Administrador Apostólico de la Diócesis, Jesús García Burillo, quién estuvo acompañado de varios sacerdotes más, entre ellos Ángel Martín Carballo, presidente del Cabildo Catedralicio y capellán de Manos Unidas.