Martes, 22 de septiembre de 2020

“La mirada hacia arriba”, de Araceli Sagüillo

La poeta Araceli Sagüillo (Foto de Jacqueline Alencar)

 

 

Dejo conocer un poema dedicado a nuestra ciudad, escrito por la poeta palentina Araceli Sagüillo, quien ha sido coordinadora del reconocido ámbito cultural “Los viernes del Sarmiento”, que se celebraba semanalmente en Valladolid y que sumó más de 2000 actos literarios hasta su finalización, en 2019.. Tiene publicados una decena de poemarios, como La charca de los lirios (1994), Mujer (1996), Tiempo de silencio (1999), Las voces (2003), el poema dramático En la alameda (2004), El ático vacío (2009), Treciembre existe (2011) o Las Moiras (2016), entre otros. Su poesía ha sido traducida al italiano, croata, búlgaro, árabe y  portugués. Ha participado en varios de los Encuentros de Poetas Iberoamericanos que se celebran anualmente en Salamanca.

 

 

Perfil de Salamanca (foto de José Amador Martín)

 

 

 

LA MIRADA HACIA ARRIBA

 

 

A Salamanca

 

 

Para mí el camino aún por descubrir.

Para mí la verdad que más allá me espera.

Para mis ojos la ciudad que se extiende en todos los sentidos.

 

Recorro la ciudad y con cierta calma sigo mi camino,

en mis pasos se enreda el silencio y brotes de Historia,

la más noble de España son la voz de este silencio.

El río me alcanza, no me deja ver el milagro

antes de que se detenga.

No hay cielo como este cielo tan vivo tan sereno.

¿Habrá un hueco para mí en este cielo?

No tengo un sitio aún y ya quiero ser parte de su imagen.

 

Lo que sí tengo es la libertad que se muere,

como se muere un día cualquiera.

Por eso me aprieto a mi propio escalofrío

y junto las manos a las manos de esta ciudad

que siente como yo, día a día la vida y la muerte,

la vida se hace de almas ...

y estremece pensar si la voz de las almas

viene de alguna tempestad o de una guerra horrible

que yo jamás busqué.

 

Salamanca, eternamente madre y eternamente noble,

quedará a su antojo entrará y saldrá el frío, la luz y la sombra,

la vida y la muerte, la desilusión y la pena.

 

Todo el vaivén del corazón en esta tierra nuestra

que hoy se alza de puntillas para ver de cerca a las estrellas.

 

 

Foto de José Amador Martín