Martes, 22 de septiembre de 2020

Empresas tuteladas

Después de más de veinte años educándonos con chicos y chicas de protección y jóvenes infractores. Ofreciendo programas múltiples en un ámbito ecosocial con viviendas, Formación Profesional de todos los niveles, y atención del tiempo libre con una escuela de animación con escuela de cine y de circo para integrar las emociones.

En estos momentos consideramos una urgencia acompañar a estos jóvenes, muchos titulados incluso con ciclos superiores en integración social o gestión forestal y otros sin titulación. El hecho es que muchos de ellos mantienen ciertas secuelas de su adversidad temprana, su trastorno del apego y su trastorno por estrés postraumático, han ganado en resiliencia y empoderamiento. Pero no lo suficiente para un trabajo exclusivamente productivo o para la emprendeduría sin ayuda.

Igual que necesitan ayuda para vivienda en sus procesos de emancipación y transición a la vida adulta, necesitan supervisión en su integración laboral.

Desarrollamos itinerarios formativos y hemos tenido la suerte de poder contratar a jóvenes perceptores de renta con ayudas del fondo de garantía juvenil. La experiencia en la que hemos cumplido los objetivos, nos lleva a pensar que lo más efectivo es ayudas a la contratación y formación aplicada.

El programa que solicitamos para empresas tuteladas persigue poder dar más puestos de trabajo reales y sostenibles con mayoría de mujeres jóvenes y también hombres extutelados y en riesgo de exclusión social, pero con potencial de trabajo y servicio a la sociedad real.

Somos responsables de una empresa de jardinería, de una food truck, de un hospital de fauna salvaje, de una cooperativa para desarrollo rural y tenemos sinergias para poder recuperar empresas en la España vaciada y atención a personas mayores con alumnas y alumnos salidos de nuestro ciclo superior de integración social.

En las empresas de los sectores agrarios y medioambientales que intentamos liderar encontramos problemas para la contratación porque algunos se han acostumbrado a vivir de las ayudas de renta, mínima vital, etc. Siguiendo el convenio en las contrataciones, a algunos no les compensa, y si es en los sectores agroalimentarios, el trabajo no se ve compensado con el margen de beneficio. 

Tenemos gran experiencia en promover el retorno a los pueblos como medio de inclusión social y recuperación de saberes y oficios perdidos. Pero las ideas y proyectos reales, no se ven acompañados con la sostenibilidad económica en el tiempo. Lo cual hace hueca la intención política de recuperar los pueblos. Entendemos que bien gestionado sería un gran recurso.