Sábado, 19 de septiembre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

La Feria de Teatro da a conocer la “letra pequeña” de una edición “distinta, especial y singular”

Todos los espectáculos, incluidos los que se desarrollarán a cielo abierto, serán de pago para controlar la trazabilidad

El Teatro Nuevo Fernando Arrabal acogió en el tramo final de la tarde del martes el novedoso acto de presentación al público mirobrigense de la Feria de Teatro de Castilla y León 2020, que debe comenzar en apenas dos semanas en ese mismo espacio (el espectáculo inaugural está programado para las 18.00 horas del martes 25). Este acto de presentación tenía como objetivo explicar cómo son los espectáculos que integran la programación y cómo se ha adaptado la Feria para cumplir todos los preceptos sanitarios.

Como señaló el director, Manuel Jesús González, se trata de una Feria “distinta, especial y singular”, que han decidido sacar adelante por el “compromiso moral y profesional” que tienen con Ciudad Rodrigo: “no podemos permitir que faltase la Feria cuando había posibilidad de hacerla", apuntando en este sentido que por ejemplo se están desarrollando otros eventos similares en Almagro, Aveiro o Mérida.

En cualquier caso, hay muchos menos eventos de lo habitual en el sector de las Artes Escénicas, con lo cual “habrá muchas miradas puestas en Ciudad Rodrigo”, considerando que será “un momento muy importante para promocionar el territorio: nos vamos a posicionar en el panorama de las Artes Escénicas”, de tal modo que esta Feria 2020, aunque tenga presencialmente menos público y profesionales, “va a servir para invertir en futuro y promocionar Ciudad Rodrigo”.

 

En esta misma línea se expresaron los representantes de las otras dos instituciones mirobrigenses que están implicadas junto a Civitas Animación Teatral en la financiación de la Feria, el Ayuntamiento y Afecir. Para el presidente de Afecir, Buenaventura Montero, la Feria “da valor añadido a Ciudad Rodrigo y al turismo de interior”, y este año va a servir “para dar a la ciudad el impulso y visibilidad que todos necesitamos y merecemos”.

Desde su punto de vista, las más de dos décadas de vida del evento “dan para hacer de Ciudad Rodrigo un baluarte cultural seguro”, siendo “importante para todo el entramado comercial” de la ciudad. Por su parte, la delegada de Cultura del Consistorio, Beatriz Jorge Carpio, subrayó que la Feria 2020 “va a ser un revulsivo”, resaltando “qué ganas de cultura tenemos todos”. El presidente de Afecir indicó que espera que pueda haber otros 23 años de Feria: “aunque sean con mascarilla, pero que lo podamos seguir haciendo”.

Responsabilidad cultural

Manuel Jesús González incidió en que “es posible hacer teatro con las medidas que marcan las autoridades sanitarias; se puede cumplir: hay que tener ganas, ser riguroso y no hacer las cosas a la remanguillé”. De este modo, se ha hecho una “planificación extrema”, lo que implica por un lado aumentar los equipos de la Feria (por ejemplo, habrá más auxiliares de sala que nunca para guiar a los espectadores, contratándose a 40 jóvenes para esa función) pese a reducirse el número de espectadores, compañías y profesionales (en éste último ámbito, habrá sólo la capacidad de “dos autobuses”).

Precisamente, Manuel Jesús González también mencionó entre las razones para hacer la Feria de Teatro 2020 su “responsabilidad con el sector” de las Artes Escénicas, al que se quiere “insuflar aire desde Ciudad Rodrigo; será una ventana para oxigenar el sector”, aunque a la hora de la verdad el evento cuente con menos compañías y menos espacios “para que sea más manejable”.

Teniendo en cuenta asimismo la “responsabilidad” que supone hacer un evento con dinero público, el director de la Feria aseguró que tenían la “obligación de buscar alternativas mientras existan”, de ahí que durante el estado de alarma le diesen continuas vueltas, ya que “desde el primer momento” la Junta de Castilla y León, principal financiador de la Feria, “transmitió su confianza”. En este sentido, en abril tenían un primer diseño de programación, con 45 compañías, que tuvieron que reordenar en mayo (momento en que se tomó la decisión firme de hacer la Feria), luego otra vez en junio, y de nuevo en julio.

En lo que respecta al mes pasado, los últimos grandes cambios fueron la obligatoriedad impuesta por la Junta de usar mascarilla en espacios cerrados (aunque la Feria ya había decidido en junio que todo el público la llevase) y especialmente la obligatoriedad de mantener el distanciamiento social de 1,5 metros aunque se lleve mascarilla, lo que ha reducido los aforos aún más de lo planificado. En el caso por ejemplo del Teatro Nuevo Fernando Arrabal se pasará de un posible 75% de aforo máximo a apenas un 30%.

Como ejemplo gráfico, el director de la Feria mostró dos imágenes de sendos eventos taurinos celebrados la semana pasada, uno en El Puerto de Santa María (Cádiz), con muchísima gente en los tendidos, y otro en La Glorieta de Salamanca, con el público totalmente espaciado, remarcando que el modelo de la Feria 2020 va a ser el mismo que en el evento taurino de Salamanca. De este modo, en el patio de butacas del Teatro Nuevo habrá muchos asientos bloqueados, estando los disponibles solos o como mucho agrupados de 2 en 2, mientras que en las plateas, en vez de las 5 sillas habituales en cada una, habrá 2 o como mucho 3.

En todo caso, Manuel Jesús González quiso remarcar que “vamos a hacer del defecto virtud”, de tal modo que se va a “disfrutar más de las Artes Escénicas” (van a ser experiencias más ‘personalizadas’ al haber menos público, aunque la parte negativa será que va a ser “más difícil” establecer la comunicación entre los artistas y el público) y se va a “demostrar que la cultura es segura”, algo que corroboró la delegada de Cultura del Ayuntamiento, Beatriz Jorge Carpio: “vamos a transmitir seguridad”.

En torno a este aspecto, además de la mascarilla obligatoria, se va a desplegar señalización en todos los espacios (en el Teatro Nuevo ya estaba colocada en la tarde del martes, con diversos carteles, flechas y otras líneas en el suelo), va a haber disponible gel hidroalcohólico, se va a disponer de salidas diferenciadas, y los equipos de limpieza del Ayuntamiento van a desinfectar tras cada función “hasta el último pomo”. Las medidas implantadas harán que se vaya a disfrutar de la Feria de una forma “peculiar”.

Todas las entradas serán nominales

Una de las grandes novedades de la Feria 2020 es que absolutamente todo el público va a estar controlado. Como ya se sabía, no habrá espectáculos itinerantes (aunque la normativa no los prohíbe, no se podría garantizar el distanciamiento) ni espectáculos para primera infancia por lo que implican por ejemplo a nivel de carritos (solo habrá uno en el patio del Palacio Episcopal con aforo reducido). Además, todos los espectáculos al aire libre van a estar acotados, algunos de por sí por celebrarse en espacios cerrados, mientras que en el único lugar realmente ‘abierto’, los antiguos jardines Bolonia, el acceso estará delimitado.

Para garantizar el control del público, todos los espectáculos serán de pago, aunque en el caso de varios patios y en Bolonia el precio será testimonial (apenas 1€). Esta medida se implanta para controlar la trazabilidad, y saber perfectamente quién ha acudido a cada obra en caso de que haya algún problema sanitario posterior, ya que todas las entradas serán nominales. Como otra medida para evitar cualquier aglomeración, se ha decidido doblar algunas representaciones, así como “solapar” espectáculos diferentes para ‘obligar’ a repartirse al público y a los profesionales.

Las entradas para la Feria 2020 se pondrán a la venta el próximo domingo 16 a las 10.00 horas. Aunque se mantendrá la taquilla física, se quiere apostar más que nunca por la venta online. Como novedad, al estar reducidos los aforos, el número de entradas que se podrá comprar para un mismo espectáculo será inferior al habitual. El listado completo está en la página web de la Feria, donde también se puede encontrar el programa de mano por si alguien se lo quiere descargar e imprimir, porque este año la propia Feria no los va a repartir por cuestiones sanitarias. En palabras del director de la Feria, “es mejor pecar por exceso que por defecto”.

En el tramo final del acto de la tarde del martes (en el que también se estrenó el spot de la Feria, que se empezará a difundir estos días), Manuel Jesús González fue explicando al público (para que puedan comprar las entradas con más criterio) cómo es cada uno de los espectáculos de este año. Cada obra irá precedida en los espacios de representación de la habitual cuña sonora en la que se recuerda al público por ejemplo que apaguen los móviles, complementándose este año con otra cuña a la conclusión con indicaciones sobre la salida. Además, las cuñas serán diferentes para cada espacio escénico.

El director de la Feria dio asimismo algunas pinceladas sobre las actividades complementarias de esta edición, como la obra online de Miguelillo (la entrada costará 10€, pudiendo ver la obra cualquier persona a través de Zoom), el recorrido por el Parque de La Florida denominado Arbolaire, el taller de creación multimedia con jóvenes, la exposición de homenaje al público que habrá en la Casa de la Cultura, y el Divierteatro, en el cual cada niño podrá estar un máximo de una hora. Manuel Jesús González remarcó que la Feria no es sólo el evento que dura 5 días a finales de agosto, sino que “dura todo el año”.