Jueves, 22 de octubre de 2020
Las Arribes al día

Hasta 22 días para disfrutar de la media veda

Sábados, domingos, martes, jueves y días festivos para colgar codornices, tórtolas, palomas y zorros en un prólogo de la ‘general’ del que se espera un poco más por la excelente primavera

Los aficionados a la caza podrán disfrutar de la media veda a partir del 15 de agosto / CORRAL

Salvo modificación de última hora y hasta que sea aprobada la nueva Ley de Caza de Castilla y León, la modificación de la Ley de Caza de 1996, de 28 de marzo de 2019, deja sin sentido las órdenes anuales de veda publicadas previamente al inicio de la temporada de caza, que comienza con la apertura de la media veda.

De este modo, los cazadores castellano y leoneses conocen desde hace año y medio cuál será su ‘calendario de caza’, los cupos y las especies que podrán abatir en cada momento de la temporada, que como desde hace años comenzará el 15 de agosto con la media veda.

A partir del día de ‘la Virgen de agosto’, y hasta el tercer domingo de septiembre, martes, jueves, sábados, domingos y festivos se podrán abatir codornices, urracas, cornejas, conejos y zorro, a las que se suman, a partir del 25 de agosto, tórtola común, paloma torcaz y paloma bravía. Asimismo, se mantienen los cupos del año pasado, cuatro tórtolas por cazador y día y 25 codornices, el resto de especies, sin limitaciones.  

En cuanto los días hábiles de la media veda serán martes, jueves, sábados, domingos y festivos de carácter nacional y autonómico, en total, 22 jornadas de caza como preámbulo a la apertura de la temporada general el cuarto domingo de octubre.

En cuanto a previsiones para esta media veda, codornices pocas, cada vez menos en pagos salmantinos, pues la situación de los campos no invitan demasiado a las ‘coturnas’ a elegir esta estancia tras su viaje desde tierras africanas a principios de la primavera. Aunque este año, a pesar de la recogida temprana de las cosechas y la proliferación de cultivos no tradicionales, el campo ha tenido a su favor una excelente primavera, lo que hace pensar en que sea alguna más las codornices que hayan decidido llevar a cabo en nuestra provincia su ciclo reproductivo.

El zorro

En cualquier caso, ‘las africanas’ son siempre un excelente sparring para poner a punto a los perros y en especial a los cachorros que mueven las esperanzas de muchos cazadores aún aficionados a ‘la pluma’. El cupo de capturas es de 30, un sueño para cualquier cazador salmantino, aunque no será difícil en las tierras más al norte de la Comunidad, donde esta especie continúa protagonizando excelentes jornadas venatorias.

Y para los que no tienen ni una cosa ni otra, además de contribuir a reducir la presión sobre otras especies cinegéticas, está el zorro, especie cada año más presente en los cotos, cuando no la única, y que puede dar excelentes jornadas de caza, además de servir para dar un mayor equilibrio al campo, especialmente en este momento previo a la apertura de la caza menor.

La caza del zorro puede realizarse mediante pequeños ojeos sin necesidad de una autorización expresa, una técnica de caza que da excelente resultados sobre esta especie y que suele deparar extraordinarias jornadas de caza.

Tórtola y torcaz

La apertura de la tórtola y de la paloma torcaz se retrasa al 25 de agosto, fórmula que viene empleando con acierto, en el caso de la primera, la Dirección General del Medio Natural para –de este modo– dar el tiempo suficiente a que los pollos alcancen cierta madurez y busquen alimento por sí solos. Las poblaciones de esta veloz viajera son cada año menores. Una presión excesiva en los lugares de su residencia habitual y la disminución de cultivos tradicionales está provocando una sensible reducción de tórtolas.

El cupo de capturas en Castilla y León para esta especie es de cuatro ejemplares, una cifra nada fácil de alcanzar, aunque este año se han podido observar más tórtolas durante los meses de junio y agosto en su trasiego de un lado a otro para alimentar a sus pollos

Más torcaces

En el otro lado se encuentra la paloma torcaz, mucho más esquiva que la anterior y que ha sabido adaptarse a las nuevas condiciones de los cotos salmantinos. Como desde hace tres años, su caza comenzará junto con la tórtola, una medida que pretende evitar las tentaciones de algunos cazadores desaprensivos que años anteriores disparaban a las tórtolas sin que su caza estuviera autorizada.

Sus poblaciones son cada año más numerosas, en buena parte debido a un aumento del sedentarismo, por lo que en estos comienzos de la temporada será uno de los grandes acicates para salir al campo y postrarse ‘al paso’ tras alguna encina en medio del rastrojo.