Jueves, 13 de agosto de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Descubierto un monolito en memoria de las víctimas tras una reflexión colectiva sobre lo vivido

Hasta 9 personas de distintos ámbitos tomaron la palabra para ofrecer su punto de vista, alertando además sobre lo que está por venir

Concluido en la Catedral de Santa María el funeral en memoria de las víctimas del coronavirus en la Diócesis de Ciudad Rodrigo, la mayor parte de los asistentes se trasladaron hasta el Parque de La Glorieta, para tomar parte en el homenaje civil convocado por el Ayuntamiento mirobrigense en recuerdo de los fallecidos por la misma causa, que ha quedado simbolizado de forma perenne con la instalación de un monolito, en el lugar que ocupó la imagen de una Virgen que fue descabezada varias veces y que acabó por desaparecer.

El descubrimiento del monolito, que luce una placa con la leyenda ’Siempre en nuestro recuerdo’ En homenaje a las víctimas de la Covid 19. 25 de julio de 2020, fue prácticamente el final del acto, que se desarrolló bajo un sol de justicia como por otra parte es lógico un sábado del mes de julio al mediodía, lo que hizo que la sombra fuera muy demandada tanto por los involucrados de forma directa en el homenaje como por el público que se congregó para verlo.

El acto fue abierto con la interpretación de una pieza por parte de la Banda Municipal de Música, en la que se estrenaba públicamente llevando la batuta José María Sendín. Tras la pieza, la presentadora del acto, la teniente de alcalde Beatriz Jorge Carpio, explicó el significado del mismo, recordando los 28.432 fallecidos que ha dejado el coronavirus en nuestro país.

 

Beatriz Jorge Carpio fue la encargada de introducir a las hasta 9 personas que tomaron la palabra: Manolo del Val, sanitario del Centro de Salud y Especialidades, en representación de todos los trabajadores de éste Centro; Sergio Paniagua, técnico de la Unidad Medicalizada de Emergencias, en representación de los servicios de Urgencias; Narciso Caridad, Jefe de la Policía Local, en nombre de las Fuerzas de Seguridad; Jesús Muñoz, presidente de los Bomberos de Ciudad Rodrigo; Jesús García Muñoz, gerente de la Residencia Caracillo; José Ángel Alvira, tesorero de las Conferencias de San Vicente de Paúl, en representación de las ONG’s mirobrigenses; Jesús García Burillo, administrador apostólico de la Diócesis, en nombre de la Diócesis; Manuel García Rufino, diputado provincial de zona; y el alcalde Marcos Iglesias.

Según éste último, “en Ciudad Rodrigo no hemos estado tan mal”, ya que, como él mismo recordó, en toda la Zona Básica de Salud ‘sólo’ ha habido 23-25 fallecidos, pero “hemos tenido víctimas que tenemos que recordar para siempre”, añadiendo que el homenaje no era solo a los fallecidos por coronavirus, sino “a todos los muertos durante este tiempo, que no tuvieron una despedida como merecen”.

Testimonios de lo vivido

Cada una de las intervenciones se centró principalmente en cómo han vivido desde sus respectivos sectores la lucha contra el coronavirus, en algunos casos de forma muy directa y dramática, como en la Residencia Caracillo, donde “la tormenta nos pilló como a otros hospitales y residencias”, de tal modo que “hemos tenido pérdidas”, como explicó Jesús García Muñoz.

En la misma línea, Manolo del Val indicó que “hemos pasado momentos difíciles ante una enfermedad desconocida”, añadiendo Sergio Paniagua –quién tuvo un recuerdo directo para su abuela fallecida- que en sus 20 años como técnico de la UME “nunca hemos trabajado tanto como estos meses”, siempre con “una calma tensa, porque el virus rondaba a nuestro alrededor”.

Pese a ser los que más riesgo han corrido, jugándosela personalmente debido a sus funciones, los dos profesionales sanitarios participantes fueron quiénes se disculparon ante la ciudadanía. En concreto, Manolo del Val pidió “disculpas por si en algún momento no lo hemos hecho mejor”, recordando que “por el alto riesgo de contagio” han tenido que cambiar las formas de trabajo en el Centro de Salud (por ejemplo implantando la cita previa).

Por su parte, Sergio Paniagua pidió “perdón por si alguna vez no hemos llegado a todo”, explicando que “la atención fue la mejor que pudimos con los recursos a nuestro alcance”, destacando lo maratonianas que fueron sus jornadas, como igualmente mencionó Jesús García Muñoz: “nos hemos dejado la piel en jornadas interminables, sacando matrícula en la asignatura más importante: el compañerismo”.

La unión en la lucha

En el mismo sentido, el Jefe de la Policía Local, Narciso Caridad, se mostró agradecido a todo su personal (dio lectura a todos sus nombres, estando presentes la gran mayoría de ellos), porque “siempre ha estado a disposición de la Jefatura”. Por su parte, Jesús Muñoz señaló que los Bomberos también han llevado a cabo tareas fuera de su jornada laboral, realizando tareas de desinfección por Miróbriga y comarca.

En definitiva, uno de los conceptos más repetidos fue el de la comunión existente. En palabras de Narciso Caridad, “Ciudad Rodrigo ha sido todo un equipo y ha habido un apoyo enorme”, dando “mil gracias” a todos los que han colaborado. Desde el punto de vista de Jesús Muñoz, “la pandemia ha puesto de manifiesto el patrimonio social de la ciudad”, resaltando José Ángel Alvira el “esfuerzo de todas las entidades que han estado al lado de los más desfavorecidos”. Respecto a un lugar más lejano, La Fuente de San Esteban, Manuel Rufino García dijo que “esto ha sacado la solidaridad y todo lo bueno que tenemos dentro”.

Por su parte, para Jesús García Burillo, se ha producido un “fortalecimiento de las relaciones humanas y de la solidaridad”, considerando que “el futuro está en manos de la solidaridad”. La intervención del administrador apostólico tuvo un claro toque religioso, mencionado el futuro que espera “en los cielos”, además de recordar en torno al pasado, con motivo de la festividad de Santiago Apóstol, los “20 siglos fundamentados en la fe” de nuestro país.

Volviendo a la tierra, Jesús García Muñoz apuntó que, pese a que ya tienen “el virus controlado” en su Residencia, con 0 positivos (y ya tienen de vuelta a los residentes que hubo que trasladar), “después de esto no volveremos a ser como antes”. De hecho, todavía no ha habido una plena recuperación en todos los implicados: Sergio Paniagua indicó que los técnicos de Urgencias estamos “agotados física y psicológicamente”, esperando “recuperarnos lo antes posible”. Manolo del Val señaló eso sí que “ni esta enfermedad ni otras podrán con nuestra vocación”, corroborando José Ángel Alvira que “nosotros vamos a seguir estando en primera línea: el mejor homenaje es seguir trabajando para estar al lado, acompañando”.

Advertencias de futuro

Por otro lado, buena parte de las intervenciones tuvieron como objetivo añadido lanzar advertencias. De hecho, Sergio Paniagua pidió directamente al alcalde que “no baje la guardia y actúe con todos los medios para proteger a la población” con medidas de prevención, para que “nadie tenga que volver a usar una bolsa de basura como método de protección ante una enfermedad que causa muertos”. Asimismo, pidió a todos los ciudadanos que su comportamiento sea “ejemplar y acorde a las normas”, mientras que Jesús Muñoz dijo que “solo cabe seguir muy concienciados de cumplir la normas: nuestro lema debe ser ‘protegiéndote, nos proteges’”.

De igual modo Jesús García Muñoz reclamó “responsabilidad para que nuestro sol y el de todos continúe brillando”, remarcando Manolo del Val la “importancia de no bajar la guardia y seguir con las medidas de seguridad”, exhortando especialmente a los jóvenes a que las “extremen”. Narciso Caridad también señaló que “el virus sigue ahí; el que no lo quiera ver está ciego”, preguntándose si “¿tan difícil es ponerse mascarilla y guardar el metro y medio de distancia?”, pidiendo “enérgicamente la colaboración de todos; vamos a ser un gran equipo como fuimos en marzo y abril”.

En la misma línea, Manuel García Rufino recordó que “la enfermedad está ahí”, añadiendo algo de optimismo al apuntar que “si hacemos las cosas bien, esto acabará”. En palabras de José Ángel Alvira, hay que “tener conciencia y hacer tener conciencia”, concluyendo Marcos Iglesias que en Ciudad Rodrigo “ahora estamos bien, pero no estamos exentos de que algún día tengamos alguna complicación: tenemos que ser conscientes de que el virus no ha pasado y tenemos que actuar con máxima responsabilidad”.

Finalizadas las intervenciones, el alcalde Marcos Iglesias, acompañado de dos niñas, procedió a descubrir el monolito del que hablábamos al principio, en el cual depositaron flores todos los políticos asistentes, así como representantes de todas las entidades sociales participantes, todo ello mientras la Banda de Música interpretaba otra pieza. Tras guardarse un minuto de silencio, el acto se cerró con la Banda interpretando el Himno de España.

Ver más imágenes: