Sábado, 19 de septiembre de 2020
Las Arribes al día

Limpieza, higiene y distanciamiento, normas prioritarias en las piscinas de Aldeadávila

El alcalde, Santiago Hernández, es consciente de que “hay opiniones para todos los gustos, pero creo que tenemos la obligación de ofrecer el servicio con todas las medidas de seguridad posibles”

En el césped se han marcado las cuadrículas que limita el espacio de cada usuario / CORRAL

Aldeadávila de la Ribera es una de las seis localidades de la zona noroeste de la provincia que decidió abrir sus piscinas al público, un servicio que su alcalde, Santiago Hernández, califica de “muy importante para las personas que las utilizan cada verano y que es número para tener en cuenta”, además de ser partidario de “realizar las actividades que nos permita la ley y reduciendo en la media de lo posible los riesgos, y, por supuesto, cumpliendo la normativa a rajatabla y un poco más”.

De hecho, la cloración de las piscinas de Aldeadávila se ha llevado este año “hasta el 2%, el máximo que nos permite el arco de valores que recoge la normativa, y el objetivo no es otro, como decía antes, que reducir en lo posible cualquier riesgo, porque un brote del virus pondría fin a este servicio y seguro que a otros en toda la comarca”.

Sobre la acogida entre los vecinos de la decisión de abrir estas instalaciones, Santiago Hernández es consciente de que “hay opiniones para todos los gustos, pero creo que tenemos la obligación de ofrecer el servicio con todas las medidas de seguridad posibles. Si esto fuera algo imposible de cumplir la decisión no hubiera quedado en manos de los ayuntamientos como está ahora mismo. Creo que cumpliendo con las medidas de distanciamiento, limpieza e higiene, ir a una piscina es más seguro que actividades a las que casi nadie pone reparos”.

Las piscinas de Aldeadávila de la Ribera fueron de las primeras que abrieron sus puertas este verano, concretamente los hicieron el 20 de junio, aunque “teníamos previsto que hubiera sido el fin de semana anterior, pero el mal tiempo impidió”. Para su apertura, el Ayuntamiento ha tenido contratar el personal habitual de todos los años, “un socorrista, la persona encargada de la taquilla y la que hace la limpieza”, aunque a estas últimas se le han añadido otras funciones. En el caso del taquillero “también se encarga de controlar el aforo y de que se cumplan las medidas de seguridad, y la de la limpieza hace ahora también el trabajo de desinfección, por lo que ha sido necesario darle unas horas más".

La jornada de baño se parte con una hora de descanso entre las 15.30 y las 16.30 horas para realizar las tareas de limpieza y desinfección. Para acceder al recinto del césped es necesario pasar por una alfombra desinfectada y, una vez dentro, se pueden observar las cuadrículas dibujadas en el césped correspondientes al espacio que tiene cada usuario.

El aforo del conjunto de estas instalaciones es de 409 personas, entre las que se incluyen 117 bañistas en el vaso de adultos y 18 en el infantil, unas cifras que Santiago Hernández no cree que se alcancen, como “tampoco se han alcanzado otros años”.

Ante la posibilidad de que hubiera podido detectarse una mayor afluencia de bañistas tras el hecho de que piscinas del entorno, como las de Masueco o Vilvestre, no han abierto este año, el regidor considera que la afluencia es “similar a lo de otros años”, si bien es cierto que en estos días se ha podido apreciar la asistencia de personas residentes en localidades de la comarca aunque más alejadas y que este año no han abierto sus piscinas. “Hasta el momento no ha habido mucha gente, pero será a partir de este fin de semana cuando comience a notarse una mayor afluencia”.

El precio de la entrada de baño en las piscinas de Aldeadávila es de 3 euros para adultos y de 1,5 euros para los niños entre 8 y 14 años, “para todo el día, independientemente de que haya que desalojar una hora para realizar las labores de limpieza y desinfección”, añade el alcalde. Además, se ofrece el abono familiar por un precio de 50 euros y el abono individual por 30 euros.

Junto con las piscinas de Aldeadávila, otras de la zona que han abierto sus puertas o lo harán breve son las de Villavieja de Yeltes, Hinojosa de Duero, Almendra, Sardón de los Frailes y Saucelle.