Domingo, 27 de septiembre de 2020
Las Arribes al día

Convocan una concentración en Lumbrales en defensa de una ‘Sanidad Digna en el Abadengo’

Se mostrará el rechazo al cierre de los Consultorios Locales y a la supresión de un médico en el servicio de urgencias en esta zona básica de salud
La concentración se realizará a la puerta del centro de salud de Lumbrales

Con el lema 'Por una Sanidad Digna en El Abadengo' mañana sábado, 20 de junio a las 20,00 horas, a las puertas del centro de salud de Lumbrales, se ha convocado una concentración que reunirá a los vecinos de todos los pueblos de esta comarca. Con este acto se pretende mostrar el rechazo al cierre de los consultorios locales, a la supresión de un médico en el servicio de urgencias en la zona de salud de Lumbrales y a los recortes en personal y en medios sanitarios que se viene realizando en los últimos tiempo por parte del Sacyl.

La iniciativa de esta acción ha surgido por parte de un grupo de vecinos de Lumbrales y otros pueblos del Abadengo, recogiendo el malestar de los habitantes de esta comarca por los recientes cambios en la atención sanitaria en la ZBS de Lumbrales, especialmente a raiz del estado de confinamiento por la pandemia del Covid-19.

Los vecinos de los 12 pueblos del Abadengo han vivido esta crisis sanitaria con inquietud pero con mucha responsabilidad y también con notable éxito. Esta comarca ha sido una de las zonas de Castilla y León que menos casos positivos ha tenido en esta pandemia del Covid-19. De hecho fue una de las 16 propuestas por el gobierno autonómico para pasar a la fase 1.

Pues bien, una vez superada la fase crítica de la pandemia, los habitantes de esta comarca se han encontrado con la desagradable sorpresa de varios cambios en el servicio de atención sanitaria en la zona básica de salud de Lumbrales.

Cambios en la atención primaria tras la pandemia 

El primero ha sido la supresión de uno de los dos médicos que hasta hace poco más de dos meses estaban operativos en el servicio de urgencias, guardias médicas, junto con un enfermero. La supresión de un médico, que se estaba barajando desde hace tiempo, se ha llevado a cabo durante el confinamiento. 

Por otra parte, las consultas estipuladas en los consultorios locales (1,2 o 3 días a la semana en los pueblos pequeños) han pasado a ser presenciales previa cita solicitada por el enfermo a su médico o enfermero. Durante el confinamiento se suspendieron las consultas locales, atendiendose solamente las urgencias en el centro de salud de Lumbrales. El Sacyl pretende instaurar definitivamente este servicio de cita previa telefónica, lo que lleva aparejado el paulatino cierre de los consultorios locales. Esto provoca inquietud, especialmente entre la población de más edad, mayoritaria en el Abadengo, pues no todas las personas se sienten con la capacidad de contactar directamente con los servicios sanitarios y sienten que la atención directa de su médico no será con la misma frecuencia que hasta ahora.

A estas novedades de última hora hay que añadir la paulatina reducción de médicos de atención continuada en esta zona de salud, donde actualmente ejercen 7 médicos y hace menos de 10 años había 13 plazas de facultativos.

En una reunión mantenida por el presidente de la Mancomunidad del Abadengo con el Gerente de Atención Primaria de Salamanca, éste se comprometió a enviar un equipo de apoyo en las guardias de urgencia los viernes y sábados de los meses de julio y agosto, "que es cuando se incrementa la presión asistencial", según los datos que maneja este organismo provincial. Es decir, las urgencias serán atendidas por un sólo médico (y un enfermero) todos los días del año, excepto los viernes y sábados de julio y agosto. Esta propuesta no convence a los habitantes del Abadengo, que reivindican el regreso de dos médicos en el servicio de urgencias de la zona, argumentando la distancia de la comarca del Abadengo de más de 100 kilómetros de los centros hospitalarios, el envejecimiento de la población, el importante número de residencias de mayores en esta zona de salud, la distancia de hasta más de 30 kilómetoss entre un extremo y otro de la comarca y el mal estado de varias carreteras, realidades que hay que tener en cuenta especialmente en la atención del servicio de urgencias.

Por otra parte, el gerente de Atención Primaria anunció a los alcaldes la incorporación de dos médicos en la atención ordinaria "con el compromiso de permanencia de dos años", según la nota de prensa remitida por el presidente de la Mancomunidad. Esta "dotación" no supone "un refuerzo" en las guardias ni respecto al equipo de médicos de familia en la ZBS de Lumbrales, ya que los recién llegados vienen a cubrir las plazas vacantes por jubilación: una en Lumbrales (que desde hace muchos meses se estaba cubriendo con contratados temporalmente desde 1 a 6 meses) y la otra la de Hinojosa de Duero, cuya titular se jubiló la semana pasada.