Lunes, 13 de julio de 2020

Verano 2020 en las playas de Portugal: aforo, afluencia en tiempo real y otras normas que debe conocer

Un sistema de banderas (verde, amarilla y roja) y una app avisarán sobre la ocupación de la playa en cada momento

La Praia da Nazaré es la playa portuguesa con mayor capacidad después de aplicar la normativa COVID-19/ Foto: MARTÍN-GARAY

Este año, la adecuación de playas costeras y fluviales conforme a las normas emitidas por las autoridades sanitarias ha provocado que la temporada de baños en Portugal haya comenzado con retraso. Si normalmente arranca en mayo en el sur y a primeros de junio en el resto del país, esta vez en el Algarve y la región de Lisboa la campaña se inició el 6 de junio y de aquí al 27 de junio irán ‘abriendo’ las del Alentejo, Centro y Norte.

Durante la época de baños los concesionarios de las playas, que habitualmente son los ayuntamientos, prestan una serie de servicios, como la limpieza y la vigilancia a través de socorristas.

La temporada oficial de playa 2020, la del verano de la pandemia, se extenderá hasta el 30 ó 31 de agosto en algunas playas del norte y hasta mediados o finales de septiembre en las restantes playas del Portugal continental. Las regiones autónomas de Azores y Madeira tienen atribuidas competencias en este ámbito.

El aforo

Uno de los pormenores más significativos que hay que conocer este año sobre las playas portuguesas es el aforo permitido en cada una de ellas. Esta capacidad máxima ha sido calculada por la Agencia Portuguesa del Ambiente (APA) conforme a las dimensiones de la playa, las mareas y las normas básicas de distanciamiento físico que hay que cumplir según las indicaciones de la Dirección General de Sanidad de Portugal (DGS).

De norte a sur del Portugal continental, teniendo en cuenta apenas las playas sujetas a concesión (no las ‘playas salvajes’) a Portugal le sale una ocupación playera máxima total de 830.000 personas, casi el 10% de la población del país. “Vamos a tener playa para todos” ha dicho al respecto el ministro portugués de Ambiente y Acción Climática, João Pedro Matos Fernandes.

Los concesionarios encargados de cada playa están obligados este año a aplicar las nuevas reglas determinadas por la DGS para prevenir la trasmisión de la COVID-19, en caso contrario, la playa podría ser cerrada al uso o perder la Bandera Azul u otros distintivos de calidad que ostente.

El aforo de cada playa puede ser conocido a través de la APA (www.apambiente.pt), que ha publicado en su página web la ocupación máxima de cada playa concesionada. En esta lista aparece el aforo de las playas costeras; de momento, apenas hace alusión al aforo de algunas playas fluviales en la zona centro del país.

Verde: Ocupación Baja (hasta un tercio del aforo)

Amarillo: Ocupación Elevada (entre uno y dos tercios del aforo)

Rojo: Ocupación Plena

 

Por ejemplo, según la APA, en la región Norte de Portugal las playas con mayor aforo son las de Matosinhos (Oporto) con 8.300 usuarios y la playa de Aguda (Vila Nova de Gaia) con 5.700. La zona norte registra un total de 120 playas concesionadas, 25 pequeñas y 95 grandes, teniendo la consideración de pequeñas las playas con capacidad para menos de 500 personas una vez aplicadas las reglas de distanciamiento físico.

La región Centro registra 46 playas concesionadas, cinco de ellas pequeñas y 41 grandes, con la Praia da Barra (Ílhavo) con 11.800 personas y la Praia de Mira (Mira) con 11.200 como las de mayor capacidad.

En el Oeste y la región de Lisboa, sobresale la playa de Nazaré con lugar para 17.100 bañistas, la playa con mayor capacidad de ocupación de todo Portugal, seguida por las de Fonte da Telha (Almada) con 14.500 y Carcavelos (Cascais) con 12.100. En esta zona se contabilizan 102 playas concesionadas, siendo 18 de ellas pequeñas y 84 grandes.

En el Alentejo, la Praia de Tróia (Grândola) con 3.500 y la Praia de Ouro (Sesimbra) con 3.000 destacan por su capacidad de recepción de usuarios entre las 36 playas concesionadas existentes en el Alentejo Litoral, teniendo nueve de ellas la consideración de pequeñas y 27 grandes.

El Algarve Occidental cuenta con 81 playas, 36 de ellas pequeñas y 45 grandes. Meia Praia (Lagos) con 11.000 usuarios y Praia da Rocha (Portimão) con 8.800 son las que admiten más visitantes. En el Algarve Oriental las mayores playas serían las de Monte Gordo (Vila Real de Santo António) con 14.800 usuarios y la Praia de Faro con 12.600. El este algarvío cuenta con 32 playas concesionadas, 31 de ellas consideradas grandes y una pequeña.

La señalética que indica el aforo se basa en unas banderas triangulares que pueden ser de color verde (ocupación baja), amarillo (ocupación elevada) o rojo (plena ocupación).

La misión de los socorristas será, como cualquier otro año, la de vigilar, informar y ayudar, no siendo de su competencia supervisar que se cumplen las nuevas normas, de lo que se encargará la policía marítima, que este año estará más presente en las playas portuguesas.

¿Cómo conocer previamente la ocupación en tiempo real de la playa a la que quiero ir?

A través de la aplicación InfoPraia, de la Agencia Portuguesa del Ambiente (APA) se puede comprobar la afluencia en tiempo real de cada playa, siendo preferible elegir una playa con baja ocupación (bandera triangular verde), vigilada y con control de calidad, según recomendaciones de la APA.

Si se verifica que la playa a la que deseamos ir tiene un nivel elevado de ocupación (bandera triangular amarilla) es preferible no arriesgarse, pues podría ser difícil una vez allí mantener la distancia de seguridad.

Las autoridades portuguesas recomiendan no ir a una playa que ya se encuentre en su máximo nivel de ocupación (bandera triangular roja). Se trata de una recomendación, si un usuario no la sigue no estaría haciendo algo ilegal, pero la policía marítima podrá cerrar y desalojar en cualquier momento una playa si sobrepasa su nivel de aforo.

Además de InfoPraia, que es la aplicación oficial de la APA, existen ya otras con los mismos fines, aunque no todos los concesionarios podrían estar adscritos a ellas. 

Una vez llego a la playa, ¿cuáles son las normas que debo seguir?

Este año habrá una limpieza e higienización reforzada en todos los espacios de acceso a las playas, como el paseo marítimo y las pasarelas, así como en otros servicios de apoyo, como los parques de meriendas. En ellos también rige la regla general de distanciamiento físico.

La normativa sobre la utilización de las playas y todos sus servicios será clara, se encontrará en un lugar visible a la entrada y en varios idiomas.

La APA recomienda la colocación de dispensadores de agua y jabón líquido o gel hidroalcohólico junto a la zona de acceso. Si no fuese posible su colocación, recomienda a los usuarios la desinfección de manos antes de dirigirse a la playa.

Estas son las principales buenas prácticas a seguir en las playas portuguesas recogidas por la APA:

  • Está prohibido el estacionamiento fuera de aparcamientos o zonas habilitadas para ello.
  • Hay que acceder a la playa con calzado, siguiendo las indicaciones que aparezcan a la entrada. Siempre que sea posible, habrá pasillos de un solo sentido, tanto para entrar como para salir, pero en las playas donde esta organización no sea posible se debe circular siempre por la derecha dentro del corredor, manteniendo una distancia de seguridad de 1,5 metros con otros usuarios que no pertenezcan al mismo grupo.
  • El uso de máscara o visera no es obligatorio, pero deben tenerse a mano por si fuese necesario su uso en algún momento. Al interior de bares y restaurantes se accede con mascarilla.
  • En la arena, en la orilla y en el mar, mantener un distanciamiento físico mínimo de 1,5 metros con otros usuarios que no formen parte del mismo grupo.
  • En el arenal pueden ser establecidos pasillos de circulación paralelos o perpendiculares a la línea de costa para acceder al mar y la orilla, evitando así circular de forma aleatoria entre usuarios.
  • Respetar un espacio mínimo de 3 metros entre sombrillas, toldos o barracas (calculado a partir de su límite exterior).
  • Los toldos o barracas se alquilarán preferiblemente solo por la mañana (hasta las 13h30) o por la tarde (a partir de las 14h00), con un máximo de cinco usuarios por toldo o barraca.
  • Prohibida la utilización de equipamientos de uso colectivo como toboganes, barcas de pedales, etc. Las estructuras flotantes sí podrán ser instaladas en aguas interiores para prevenir el riesgo asociado al baño en estos lugares, tendrán aforo limitado y contarán con socorrista.
  • Pueden ser utilizadas las sillas anfibias por personas con movilidad reducida. Se procederá a su limpieza después de cada uso, con agua de mar o manguera a presión si fuese una playa fluvial.
  • Están prohibidas las actividades deportivas en las que participen dos o más personas, como jugar al fútbol, a las palas, etc. Están permitidas ciertas actividades náuticas en grupo, como clases de surf, de vela, etc., pero con reglas de distanciamiento y numerus clausus.
  • El deporte practicado de forma individual está permitido.
  • Es preciso mantener 1,5 metros de separación con otros usuarios al pasear por la orilla, por las pasarelas o por el paseo marítimo.
  • En el bar de la playa y en las instalaciones sanitarias hay que usar calzado adecuado, desinfectarse las manos, mantener la distancia de seguridad y usar máscara si así está indicado. Todas las medidas a seguir para su acceso estarán colocadas en lugar visible y en varios idiomas.
  • Está permitida la venta ambulante en la playa. Los típicos vendedores de Bola de Berlim o Bolacha Americana continuarán en el arenal este verano, pero deben transitar por los pasillos habilitados, utilizar mascarilla o visera al interactuar con el cliente y disponibilizar el alimento mediante una pinza, además de respetar las medidas generales de higiene de manos y objetos. 
  • Están prohibidas actividades como masajes y similares. 
  • Pueden usarse las duchas de cuerpo y de pies. Serán sometidas a una limpieza reforzada varias veces a lo largo del día.
  • A la salida de la playa no dejar residuos ni colillas, depositarlos en los contenedores específicos. Mascarillas, guantes, viseras y otros equipos de protección individual siempre se depositarán en los contenedores indiferenciados.
     

¿Y en las playas sin vigilancia?

En Portugal hay numerosas playas no sujetas a vigilancia, como sucede, por ejemplo, en el litoral alentejano. Playas alejadas de núcleos urbanos e incluso de difícil acceso. 

En ellas también será necesario respetar las buenas prácticas para prevenir el contagio, como el distanciamiento físico, la etiqueta respiratoria, la desinfección frecuente de manos y de objetos y el uso de mascarilla cuando sea necesario.

Todas las playas portuguesas estarán más vigiladas este verano por parte de la policía marítima que, representando a la Autoridad Marítima Nacional, es la encargada de supervisar el cumplimiento de las reglas indicadas por la Dirección General de Sanidad y la Agencia Portuguesa del Ambiente. El operativo de vigilancia puede apoyarse en alguna tecnología, como los drones. 

También la policía local y la GNR pueden actuar en los accesos a las playas. Con todo, el primer ministro portugués, António Costa, ha apelado al sentido cívico individual a la hora de compatibilizar playa, verano y lucha contra la pandemia, afirmando que “cada uno será fiscal de sí mismo”.

El mar salado

En base a datos referidos a brotes anteriores de SARS y MERS, la Agencia Portuguesa del Ambiente (APA) informa que los científicos estiman que existe un riesgo bajo de trasmisión del virus causante de la COVID-19 a través del agua.

Pero los riesgos de contagio mediante secreciones respiratorias de una persona infectada (tos o estornudos) o mediante superficies contaminadas continúan siendo vehículos de trasmisión que también se dan en las playas, por lo que su uso no supone una excepción al cumplimiento de las medidas generales para la pandemia determinadas por las autoridades sanitarias portuguesas, que recomiendan el distanciamiento físico, la higiene frecuente de manos, la etiqueta respiratoria, la limpieza e higienización de espacios y la utilización de mascarilla y visera cuando sea necesario y adecuado.

Dado que las playas son espacios con vida, la APA recomienda a los concesionarios la limpieza e higienización de sus instalaciones con productos adecuados, sin usar hipoclorito de sodio ni biocidas.