Miércoles, 8 de julio de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Reabren al público las exposiciones del Palacio de Los Águila que dependen del Ayuntamiento

Para ir retomando la actividad cultural, estarán abiertas en horario de mañana en lo que dure la Fase 2

Tras permanecer cerradas casi tres meses, desde la mañana del martes están abiertas al público las exposiciones montadas en el Palacio de Los Águila de Ciudad Rodrigo que dependen del Ayuntamiento mirobrigense: la muestra permanente Ciudad Rodrigo en la Guerra de la Independencia. Wellington frente a Napoleón, y la exposición Mundos paralelos de Lázaro Hernández Becerro que fue inaugurada en enero. En lo que respecta a ésta segunda exposición, en principio iba a clausurarse el 30 de junio, pero debido a los meses de cierre va a prolongar su apertura un poco más, hasta el 20 de julio.

Según expresó en la mañana del martes la delegada de Cultura del Ayuntamiento, Beatriz Jorge Carpio, no es posible prorrogarla más allá de esa fecha ya que el Palacio de Los Águila acogerá desde los primeros días del mes de agosto una exposición montada por la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León para celebrar el 10º Aniversario de la Declaración del Yacimiento Prehistórico de Siega Verde como Patrimonio Mundial de la Humanidad (asimismo habrá varias actividades más para festejar esta efeméride).

En torno a la reapertura de las muestras, Beatriz Jorge Carpio apuntó en la mañana del martes que “sabemos que hay poca movilidad” ciudadana, pero así “damos un poco de contenido y vamos retomando la normalidad y la actividad cultural”, siendo una ocasión para que las exposiciones sean visitadas por aquellos mirobrigenses que no lo hayan hecho, y por personas de la provincia que quieran acercarse a Miróbriga.

Mientras Ciudad Rodrigo permanezca en la Fase 2 de la Transición hacia la Nueva Normalidad (como mínimo hasta el domingo 21 de junio), las exposiciones estarán abiertas de martes a domingo de 10.00 a 13.30 horas. Durante esta Fase, no se podrá superar el 40% del aforo en las salas, a cuyas puertas se han colocado dispensadores de gel para que los visitantes se desinfecten las manos.