Sábado, 31 de octubre de 2020

Salamanca podría no recuperar el enlace ferroviario con Portugal hasta septiembre

El tramo Salamanca-Fuentes de Oñoro cerrará en agosto por obras de electrificación y el servicio internacional prestado por el Lusitania y el Sud Express está siendo replanteado

Estación de Vilar Formoso/ MARTÍN-GARAY

Esta semana representantes sindicales de Renfe avisaban sobre la intención de la empresa española de suprimir el Lusitania Express, el tren-hotel diario que une las dos capitales ibéricas y pasa por Salamanca de madrugada unido al Sud Express (Hendaya-Lisboa). Este convoy conjunto es la única opción ferroviaria para llegar a territorio portugués desde Salamanca.

A ello se une ahora el cierre que efectuará Adif durante todo el mes de agosto del tramo entre Salamanca y Fuentes de Oñoro para poder trabajar 24 horas al día en la electrificación de la línea, según recogen varios medios portugueses. 

El servicio ferroviario internacional fue temporalmente suspendido a mediados de marzo como consecuencia del estado de alarma y del restablecimiento del control en las fronteras interiores de la Unión para contener la pandemia. Los rumores apuntan a la no recuperación del Lusitania y del Sud Express una vez los controles sean levantados, ya que las operadoras de ambos países están pensando una nueva forma de plantear esta ligación internacional debido a las continuas pérdidas generadas por el servicio.

SALAMANCA AL DÍA quiso confirmar esta información con las partes involucradas, dado que el Lusitania es un servicio compartido entre Renfe y Comboios de Portugal (CP) y el Sud es de gestión portuguesa pero con la participación de Renfe como arrendadora de la infraestructura, que también aporta los trabajadores, siendo únicamente el personal de cafetería portugués.  

Al respecto, el Ministerio de Infraestructuras de Portugal manifestó que “fue creado un grupo de trabajo entre CP y Renfe para estudiar varios modelos de negocio posibles para estos enlaces, en el sentido de encontrar soluciones que permitan reducir las pérdidas generadas en el servicio de estos trenes internacionales. Así pues, la intención es mantener los enlaces ferroviarios internacionales. La retoma de estos enlaces depende de las decisiones que se tomen por el gobierno portugués y español relativamente a las condiciones de reapertura de fronteras”.

Por su parte, la portuguesa CP respondió que la entidad está a la espera de lo que decidan ambos gobiernos sobre la frontera: “En el momento actual están trascurriendo conversaciones bilaterales entre los gobiernos de ambos países, principalmente sobre los términos y condiciones de reapertura de fronteras y enlaces internacionales. Así, CP espera a la conclusión de este proceso para definir su posicionamiento relativamente a las ligaciones internacionales”.

Renfe no respondió a SALAMANCA AL DÍA sobre este asunto, que tampoco consiguió la opinión de Adif sobre el anunciado cierre durante todo el mes de agosto de la frontera ferroviaria con Portugal.

Con las fronteras terrestres cerradas hasta principios de julio, las obras de electrificación y el replanteamiento del servicio internacional que prestan el Sud y el Lusitania se crea la tormenta perfecta para que Salamanca se quede sin servicio ferroviario internacional de pasajeros y mercancías durante todo el verano.

Nuno Freitas, presidente de CP, reconoció esta semana durante un viaje en el Tren del Duero que el servicio internacional prestado por el Sud y el Lusitania no funcionará, al menos, hasta septiembre.

La frontera hispano-lusa de Fuentes de Oñoro-Vilar Formoso constituye una de las principales salidas ferroviarias de Portugal hacia el interior del continente, por lo que durante el mes de agosto los trenes de mercancías tendrán que ser derivados hacia la frontera de Elvas-Badajoz.

El Sud y el Lusitania Express llevan años dando pérdidas, unos tres millones de euros al año el Sud y dos millones el Lusitania, en el caso de éste último repartidos a partes iguales entre Renfe y CP.

Queda en el aire la duda sobre la viabilidad en solitario del Sud Express (Hendaya-Lisboa), que da servicio ferroviario a Salamanca hacia Portugal y hacia Francia, si desapareciese el Lusitânia (Madrid-Lisboa). Precisamente, ambos trenes se convirtieron en uno solo en 2012 a la altura de Medina del Campo para reducir costes.

El convoy pasa diariamente por Salamanca hacia la 1h00 sentido Lisboa y hacia las 4h53 sentido Irún/Hendaya. A lo largo del trayecto efectúa múltiples paradas. El viaje completo Irún-Lisboa se realiza en trece horas y media y Lisboa-Hendaya en trece horas. Desde Salamanca, se llega a la estación de Santa Apolonia de Lisboa en siete horas y veinte minutos.

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, aseguró ayer viernes en el pleno municipal que no tenía ninguna comunicación oficial sobre la suspensión del tren Lusitania, pero que era un “tema preocupante”.

El experto elegido por el gobierno portugués para idear el plan de relanzamiento de la economía del país tras la pandemia, Antonio Costa y Silva, ha considerado el ferrocarril como uno de los pilares fundamentales para mejorar la conexión de Portugal con Europa y afianzar la transición del país hacia la eficiencia energética.