Lunes, 13 de julio de 2020

Renfe planea eliminar la conexión ferroviaria entre Salamanca, Francia y Portugal

La eliminación haría peligrar una veintena de puestos de trabajo directos y otros indirectos en la provincia 
Estación de tren de Salamanca - Archivo

Renfe ha suprimido durante la crisis del coronavirus diversas líneas de tren internacional y la empresa no prevé volver a poner en circulación su 'tren hotel' una vez reanude el tráfico ferroviario tras el estado de alarma, lo que podría así suponer la definitiva desaparición de este histórico servicio nocturno.

Esta decisión afectaría directamente a varias conexiones que hasta ahora existían en Salamanca, las que tienen por destino Francia y Portugal. Suprimir este tipo de tren también haría peligrar una veintena de puestos de trabajo de maquinistas, que tendrían que ser reasignados o prejubilados, así como numerosos puestos auxiliares como personal de a bordo, de limpieza o mecánicos, que se podrían enfrentar a una reducción de plantilla. Salamanca perdería de esta manera una nueva conexión sumándose a otras en el pasado y eliminaría un idóneo punto de entrada a Portugal. 

El tren internacional desde Salamanca era un servicio diario cuya demanda aumentaba notablemente fines de semana, puentes y temporada estival. Un servicio que existe desde 1887 y que peligra seriamente para no volver en el futuro, señalan desde el sindicato.

Renfe descarta recuperar, al menos en el corto plazo, estos trenes, fundamentalmente por criterios económicos, dado el particular impacto que la crisis sanitaria está teniendo en el sector del transporte. La empresa busca amortiguar las pérdidas que espera le cause el parón del servicio que registra desde que se decretó el estado de alarma, con sus consiguientes restricciones a la movilidad, y la previsible "lenta" recuperación de la demanda de viajes que pronostica para los próximos meses.

La compañía ferroviaria registraba una pérdida anual de unos 25 millones de euros por la prestación del servicio de 'tren hotel', a pesar de que en los últimos ya se había venido reduciendo, de forma que actualmente sólo se presta dos conexiones en España y una internacional.

Renfe cerró el trimestre con una caída del 16,9% en el número de viajeros transportados en trenes AVE, que situaron en 4,1 millones, frente a los casi cinco millones de un año antes. Los usuarios del resto de trenes de Larga Distancia se redujeron un 18,7%, hasta 2,12 millones.