Sábado, 6 de junio de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Stop Uranio dice que a día de hoy “casi nadie de nuestros pueblos” trabaja para Berkeley

La Plataforma achaca la subida del precio del uranio a “las dificultades de abastecimiento” y no a un cambio estructural

La Plataforma Stop Uranio emitió en la tarde del jueves una nota de prensa a modo de réplica de la información difundida por la compañía Berkeley durante la misma jornada. Por un lado, en torno a los permisos que le faltan a Berkeley para poner en marcha la mina (la licencia urbanística del Ayuntamiento de Retortillo y la autorización de construcción de la planta de tratamiento de uranio), Stop Uranio asegura que les falta un tercer trámite, la autorización de explotación.

Por otro lado, sobre la afirmación de Berkeley de que es el “máximo empleador local”, Stop Uranio dice que “a fecha de hoy” casi nadie de los pueblos de la zona trabaja para la compañía. Según indican, Berkeley fue el máximo empleador en los años 2017-2018, “cuando se dedicó a contratar a desempleados de la comarca para que le sirvieran de escudo frente a las críticas realizadas por los que nos oponemos a su proyecto”.

Mientras, respecto a la escalada del precio de sus acciones que Berkeley achaca al aumento del precio del uranio, y a las buenas perspectivas para la mina de Retortillo, Stop Uranio argumenta que la subida del precio del uranio de más de un 30% en los últimos meses “es debido a las dificultades de abastecimiento” por la crisis del coronavirus, “no por motivos estructurales que permitan suponer que ese precio se va a mantener en los próximos años”, cuando empezaría a funcionar la mina de Retortillo.

Por último, Stop Uranio expone en su nota que la mina de uranio es “una rémora para nuestra comarca”, asegurando que “hay mucha gente” pendiente de realizar cambios o mejoras en sus negocios o modos de vida “que no se atreven a llevar a cabo hasta que no vean despejado el panorama que está dejando la empresa en la zona del Campo Charro”.