Sábado, 6 de junio de 2020

Portugal prepara un manual de uso para playas costeras y fluviales

Aforo limitado, desinfección reforzada de instalaciones y pasarelas, estacionamiento restringido o la posibilidad de uso obligatorio de mascarilla en bares y restaurantes

Praia da Mira/ MARTÍN-GARAY

La actual situación sanitaria causada por la pandemia de COVID-19 condiciona el uso de todo tipo de espacios públicos con el fin de evitar aglomeraciones que contribuyan a su propagación. Portugal tiene 2.601 kilómetros de perímetro de costa, entre el continente y los archipiélagos, con playas urbanas y no urbanas y un corazón montañoso con más de 100 playas fluviales.

La Comisión Técnica de Seguimiento de gestión de las zonas de baño en Portugal, liderada por la Agencia Portuguesa del Ambiente (APA) se reunió el pasado 22 de abril con la finalidad de definir cuáles serán las reglas a aplicar en las playas durante este verano, de forma que se concreten las directrices emitidas por la Dirección General de Salud (DGS).

Al finalizar la reunión comunicaron que están trabajando en la elaboración de un manual de buenas prácticas destinado a bañistas, a los negocios de hostelería ubicados en la playa y a los ayuntamientos de los municipios implicados. Estos últimos, en principio, serían los encargados de implementar las normas y vigilar su cumplimiento. La presentación de este manual se espera, en principio, para el 6 de mayo.

Catarina Gonçalves, la coordinadora en Portugal de la Asociación Bandera Azul de Europa (ABAE), una de las entidades participantes en la Comisión Técnica, avanzó a los medios que el acceso estará limitado, habrá numerus clausus conforme a la superficie de la playa, afectando también la limitación al estacionamiento; existirá una separación mínima de dos metros cuadrados entre sombrillas; el uso de mascarilla podría ser obligatorio en el interior de bares y restaurantes, así como en las terrazas, pudiendo desaconsejarse, incluso, frecuentarlos, promoviendo en su lugar la modalidad ‘para llevar’; y la higienización de instalaciones sanitarias y pasarelas de acceso será reforzada.

“Tendrá que haber reglas de distanciamiento ya desde el estacionamiento, seguir con el distanciamiento en la propia arena de la playa, calculado conforme a sus dimensiones, los servicios de apoyo deben ser higienizados y desinfectados, así como las instalaciones sanitarias. Va a tener que usarse mascarilla en el interior y la terraza de bares y restaurantes, incluso podría desaconsejarse la socialización en este tipo de espacios”, explicó a las cadenas TSF y Antena 1 Catarina Gonçalves.

La coordinadora del programa Bandera Azul en Portugal manifestó también que uno de los mecanismos que podría usarse para controlar el acceso a las playas sería un sistema de pases, según el número de miembros del agregado familiar.

Las reglas contenidas en este manual anti-Covid estarán dirigidas a usuarios y concesionarios de las playas, que en muchas ocasiones son los ayuntamientos. Catarina Gonçalves manifestó que en relación al cumplimiento de estas reglas será fundamental la participación de las cámaras municipales. Los socorristas y otro personal técnico podrían colaborar en labores de información y supervisión.

   

“Hay playas de gran extensión donde la aglomeración es fácilmente evitable”

“Junto con las entidades locales vamos a tener que elaborar un plan de salidas y entradas a la playa, si no, las playas tendrán que ser cerradas al uso”, apuntó Gonçalves, advirtiendo que de no asegurarse el cumplimiento de las normas las playas podrían perder sus distintivos de calidad, como por ejemplo la Bandera Azul.

Lo que se pretende con este manual es proteger a los bañistas y a los profesionales implicados, evitando que las playas se conviertan en un medio de propagación de la infección.

Una de las características de la costa portuguesa es la abundancia de extensas playas en anchura y largura, con kilómetros de arena hasta donde la vista alcanza, arenales casi infinitos donde habitualmente la distancia entre bañistas es enorme. Por eso ya se ha avisado que, más allá de la norma general de distanciamiento social, obligatoria ahora en todos los contextos, podría haber playas no sujetas a especiales restricciones.

En este sentido, el primer ministro portugués António Costa en declaraciones el pasado 17 de abril al diario ‘Expresso’ adelantaba que el gobierno estaba trabajando con los ayuntamientos y Capitanía Marítima para fijar estos criterios: “Hay playas de gran extensión donde la aglomeración es fácilmente evitable, hay otras donde todos sabemos que la aglomeración es grande. La aglomeración no va a poder ser”, dijo, subrayando la necesidad de mantener la separación y extremar la higiene personal en todo caso.

El primer ministro portugués volvió a aludir a la extensión de las playas en la entrevista concedida el pasado jueves a la RTP 1, en la que no respondió nada en concreto sobre el régimen a aplicar, remitiéndose al día 14 de mayo, cuando Portugal presentará el primer balance sobre el impacto de las medidas iniciales de relajación de la contención social y económica. 

Portugal pasará del Estado de Emergencia al Estado de Calamidad la medianoche de este sábado 2 de mayo. A partir del lunes día 4, se inicia una fase de alivio del confinamiento y reapertura gradual, controlada y parcial de algunos servicios.

El inicio general de la campaña de playa se prevé para el 1 de junio, pero puede que la apertura se retrase en algunas playas. Las normas generales del manual anti-Covid serán adaptadas por el concesionario a cada playa en concreto y algunas podrían no abrir este año, bien porque sus características impidan la implementación o vigilancia del cumplimiento de estas reglas, bien porque no compense realizar la inversión necesaria para su adecuación y supervisión. Lo mismo podría ocurrir con los negocios a pie de playa.

Deportes náuticos

En ningún momento durante la fase más dura del Estado de Emergencia (vigente del 19 de marzo hasta hoy 2 de mayo) se prohibió la realización de deporte al aire libre de forma individual. Sin embargo, sí ha estado prohibido el acceso a las playas, por lo que no se han podido practicar deportes náuticos.

A partir del próximo lunes día 4 será posible “el acceso al mar y a los planos de agua para la práctica de deportes náuticos”, informó el Gobierno portugués después de la última reunión del Consejo de Ministros celebrada el pasado jueves, por lo que hacer surf o piragüismo de forma individual y manteniendo las normas de distanciamiento será factible.

Nada trascendió en la comparecencia del Gobierno sobre las normas específicas de uso de las playas, un asunto que parece aplazarse hasta el momento de presentación del manual de buenas prácticas.

Playas cercanas a Salamanca y sello ‘Clean & Safe’

Con el fin de conocer las previsiones a nivel local sobre la adaptación a la nueva realidad, SALAMANCA AL DÍA entró en contacto con los ayuntamientos de dos municipios donde se ubican algunas de las playas más visitadas por los salmantinos debido a su proximidad, como son la Praia da Barra y Costa Nova, en Ílhavo; y Praia de Mira y la Praia do Poço da Cruz, en Mira.

El presidente de la cámara municipal de Ílhavo manifestó que aún era prematuro hablar sobre las normas que regirán en las playas de Barra y Costa Nova este verano. “No tengo en este momento información y elementos suficientes sobre esta cuestión, ni por parte del Gobierno ni de la Autoridad Marítima (que es quien gestiona y tiene la responsabilidad de las playas, conjuntamente con el Ayuntamiento) que permita, a día de hoy, tener una opinión sobre la materia”, respondió Fernando Caçoilo.

Un representante de la cámara municipal de Mira adelantó que había cierto malestar entre los ayuntamientos costeros, pues a estas alturas no habían recibido ninguna información gubernamental ni por parte de la autoridad marítima al respecto y no podían comenzar a actuar.

SALAMANCA AL DÍA también preguntó al Turismo do Centro, por ser la región portuguesa donde se sitúan las playas marítimas y fluviales más cercanas a Salamanca, pero a la finalización de este artículo la entidad no había respondido a este medio. Sí lo hizo el Turismo do Algarve, explicando que están trabajando en un ‘Manual de Buenas Prácticas-Covid Free’ que verá la luz en los próximos días y será de aplicación “a las diferentes actividades turísticas que se desarrollan en la región: campos de golf, playas, hoteles, restaurantes, bares, marinas y puertos recreativos, empresas de alquiler de coches, parques acuáticos y empresas de animación turística, entre otros. Será presentado próximamente a los municipios, autoridades sanitarias, fuerzas de seguridad y entidades responsables de supervisar la actividad”, según refiere la entidad.

Por su parte, Turismo de Portugal ha creado el sello ‘Clean & Safe’ (‘Limpio y Seguro’) con el que distinguirá a las empresas que implanten todos los protocolos de higienización y seguridad definidos por la Dirección General de Sanidad de Portugal, dirigidos tanto a usuarios como a trabajadores del sector. Se trataría de una marca de garantía con validez de un año, que probaría que la actividad turística se desarrolla en condiciones de seguridad frente al contagio de la COVID-19 y otras infecciones.

El Gobierno portugués ha anunciado que dará “ayudas a fondo perdido para las adaptaciones sanitarias” que necesiten realizar las empresas.

Normas a corto plazo que podrían variar

La temporada de baños arrancará en cada playa cuando haya adaptado las normas del manual de procedimiento anti-Covid.

Las normas que contendrá este manual podrían variar si las circunstancias lo hacen, por lo que la Comisión Técnica advierte que la planificación que se está realizando se hace según la situación actual y la previsible en el corto plazo, avisando que una vez aprobado podría sufrir alteraciones en cualquier momento. 

COVID-19 Portugal: datos epidemiológicos*

Portugal es semejante en extensión a la comunidad autónoma de Castilla y León, con unos 92 mil kilómetros cuadrados de superficie (Castilla y León tiene 94 mil), pero con cuatro veces más población, unos 10,3 millones de habitantes frente a los 2,4 de Castilla y León.

Los primeros casos diagnosticados de COVID-19 en Portugal fueron comunicados el 2 de marzo y el primer fallecimiento se registró el día 16 de ese mes. La incidencia de la pandemia en territorio portugués no se ha producido de forma homogénea, sino con una relativa concentración territorial, que se ha ido reduciendo progresivamente conforme el contagio avanzaba y se diseminaba.

Tomando como unidad de referencia el municipio (concejo) y los datos disponibles a 22 de abril, el Instituto Nacional de Estadística de Portugal (INE) verifica que existen 21,7 casos confirmados por cada 10 mil habitantes. De los 308 municipios existentes en Portugal, 47 de ellos presentan un porcentaje superior a la media nacional, situándose 33 de estos municipios en la región Norte, donde destaca el impacto del contagio en el Área Metropolitana de Oporto.

Según el Boletín Epidemiológico de la Dirección General de Sanidad de hoy 2 de mayo de 2020, Portugal presenta los siguientes datos acumulados: 25.190 casos confirmados (203 más que el día anterior, un aumento del 0,8%), 1.023 fallecidos (16 más en las últimas 24 horas), 1.671 recuperados, 855 personas en ingreso hospitalario (150 de ellas en cuidados intensivos). Hay 27.895 casos sospechosos bajo vigilancia sanitaria, 3.761 personas esperan resultados de laboratorio y 223.777 casos testados tuvieron un resultado negativo.

En cuanto a los óbitos, 585 fueron registrados en el Norte, 206 en el Centro, 205 en la región de Lisboa, 13 en el Algarve, 13 en las Azores y uno en el Alentejo. El archipiélago de Madeira continúa sin registrar víctimas mortales.

La región Norte presenta el mayor número de casos de contagio confirmados (14.951), seguida por la región de Lisboa (6.047), la región Centro (3.426), el Algarve (331), el Alentejo (218), las islas Azores (131) y Madeira (86), que lleva ya varios días sin nuevos casos registrados.

COVID-19 Portugal: datos económicos*

El Instituto Nacional de Estadística y el Banco de Portugal están realizando una Encuesta Rápida y Excepcional a las Empresas (COVID-IREE) con frecuencia semanal con el objetivo de identificar los efectos de la pandemia en la actividad de las empresas. Los datos confirman una fuerte reducción de la actividad económica desde marzo.

Las empresas reportaron (semana del 13 al 17 de abril) que el 82% se mantenían en funcionamiento, aunque parcialmente; el 16% estaban temporalmente cerradas y el 1% habían cerrado definitivamente. De las que continúan funcionando, el 80% afirmaba sufrir un fuerte impacto negativo en volumen de negocio; un 25% de ellas con reducción superior al 75% y un 14% de ellas con reducción entre el 51% y el 75%.

Unas 95 mil empresas han presentado lay-off (cese de actividad con regulación semejante a un ERTE) y más de 170 mil autónomos solicitaron ya la ayuda del Gobierno por inactividad total.

Por sector de actividad, el ámbito que presenta mayor impacto de la pandemia es el turismo. El 80% de las empresas turísticas no ha cesado en la actividad, pero se hallan temporal o parcialmente cerradas.

Los alojamientos turísticos refirieron que la pandemia ha motivado la cancelación del 79,2%  de reservas con las que contaban para los meses de marzo a agosto de 2020, la mayor parte efectuadas por clientes portugueses, españoles y franceses. En Madeira las cancelaciones alcanzaron el 91%.

*Fuentes: INE-Instituto Nacional de Estatística y DGS-Direcção-Geral de Saúde.
  • Praia Fluvial da Albufeira do Azibo/ MARTÍN-GARAY
  • Lagoa de Óbidos/ MARTÍN-GARAY
  • Praia do Guincho/ MARTÍN-GARAY
  • Praia d´El Rei/ MARTÍN-GARAY
  • Praia da Nazaré/ MARTÍN-GARAY
  • Pasarelas de acceso Praia d´El Rei/ MARTÍN-GARAY
  • Praia Fluvial de Loriga, Serra da Estrela/ MARTÍN-GARAY