Jueves, 1 de octubre de 2020

Portugal levantará el estado de emergencia el 2 de mayo

No será prorrogado por tercera vez pues la cifra de fallecidos y nuevos contagios de los últimos días es la más baja del último mes

Marcelo Rebelo de Sousa en la comparecencia con el primer ministro Costa y el presidente del Parlamento, Ferro Rodrigues/ PRESIDÊNCIA DA REPÚBLICA

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, ha adelantado este martes que no va a proponer la prórroga del estado de emergencia por tercera vez, cuya vigencia acaba el próximo sábado 2 de mayo a medianoche.

El anuncio ha sido realizado después de la reunión que tanto el presidente, como el primer ministro así como el presidente del Parlamento han mantenido esta mañana en INFARMED con expertos sanitarios.

Sin embargo, el presidente ha advertido de la cautela con la que el país debe entrar en esta tercera fase de lucha contra la pandemia, donde las consecuencias de los pequeños pasos que se vayan dando serán evaluadas permanentemente. Marcelo Rebelo de Sousa espera no tener que volver a decretar el estado de emergencia, pero si fuese necesario volvería a entrar en vigor.

“El fin del estado de emergencia no significa el fin del comportamiento tan cívico que los portugueses han tenido, bajo pena de perder lo ganado hasta ahora”.

Al final de esta segunda fase en la lucha contra la pandemia en Portugal, coincidente con el mes de abril, el país se prepara ya para abordar la tercera, a desarrollar en mayo, en la que será fundamental el equilibrio entre apertura y control, con análisis constante e intervención si fuese necesario.

Este nuevo periodo está lejos de suponer “la normalidad ni la estabilidad definitivas” sino que será “una vuelta en pequeños pasos con control permanente de la situación”, ha recordado Rebelo de Sousa.

El presidente aprovechó para alabar la conducta de los portugueses ante las medidas adoptadas por el gobierno, “los portugueses han colaborado voluntariamente y el confinamiento ha tenido una adhesión masiva”.

Después de una primera fase, ocurrida en marzo, a la que el presidente se ha referido como “estricta”, Portugal siguió con una segunda fase de “contención reforzada” en abril, en la que la evolución descendente del número de ingresos hospitalarios y en unidades de cuidados intensivos así como de óbitos ha fundamentado ahora que las autoridades hayan decidido levantar el actual estado de emergencia, “que no puede continuar durante meses, pues sería minusvalorado y no surtiría efecto”, ha dicho Rebelo de Sousa.

Marcelo Rebelo de Sousa ha hecho hincapié varias veces en la misma idea, en que la actitud de los portugueses “no se debilite con el fin del estado de excepción”. Este estado excepcional de emergencia, que limita algunos derechos constitucionales, está en vigor en Portugal desde las 0h00 del pasado 19 de marzo. 

El primer ministro António Costa también se ha referido a la necesidad de continuar con medidas de control y ha manifestado que el modo de avanzar “dependerá de la ayuda de los portugueses”.

Con el cese del estado de emergencia se pondrá fin a las restricciones del confinamiento gradualmente. El gobierno está sopesando la idea de decretar el estado de calamidad pública.

El próximo jueves 30 de abril será presentada la forma y calendarización para la reapertura gradual del comercio y se decidirá si los alumnos portugueses volverán a la enseñanza presencial antes de final de curso.

A falta de información más concreta, ya se ha avanzado que probablemente lo hagan los estudiantes de 11º y 12º curso (1º y 2º de Bachillerato en España) a partir del 18 de mayo y está previsto que las guarderías reabran el 1 de junio.

Según datos del Boletín Epidemiológico de la Dirección General de Salud de este martes 28 de abril, Portugal registra los siguientes datos acumulados: 24.322 casos confirmados (295 nuevos en las últimas 24 horas), 948 fallecidos (20 más que el día anterior), 1.389 recuperados y 211.180 personas testadas han dado negativo. Hay 936 personas en ingreso hospitalario (172 en cuidados intensivos), 29.559 casos bajo vigilancia sanitaria y 3.563 personas esperan resultados de laboratorio.

En cuanto a los óbitos, 546 fueron registrados en el Norte, 194 en el Centro, 185 en la región de Lisboa, 12 en el Algarve, 10 en las Azores y uno en el Alentejo. El archipiélago de Madeira continúa sin registrar víctimas mortales.

La región Norte presenta el mayor número de casos de contagio confirmados (14.702), seguida por Lisboa y Vale do Tejo (5.593), la región Centro (3.289), el Algarve (330), el Alentejo (201), las islas Azores (121) y Madeira (86).