Jueves, 4 de junio de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Fallecen los sacerdotes oriundos de la comarca mirobrigense Nicolás Hernando y José María Martín

El primero de ellos, que ha muerto víctima del coronavirus, fue capellán del Ejército de Tierra

En la jornada del lunes fallecieron dos sacerdotes originarios de la Diócesis de Ciudad Rodrigo: Nicolás Hernando Álvarez (que aparece en la imagen de la derecha) y José María Martín Martín, quienes estuvieron la mayor parte de su vida desempeñando diferentes tareas fuera del territorio diocesano.

En lo que respecta a Nicolás Hernando Álvarez -del que se ha comunicado que ha fallecido a causa del coronavirus- era natural de Serradilla del Arroyo. Con solo 14 años, se fue a estudiar al Colegio de los Salesianos en Arévalo (Ávila), siendo ordenado sacerdote años después en Madrid. A lo largo de su vida estuvo en diferentes colegios siempre vinculados a los salesianos, además de llegar a ser capellán del Ejército de Tierra.

Nicolás Hernando tenía en la actualidad 84 años y se dedicaba a cuidar de otros salesianos en la residencia que tienen en Arévalo, donde será enterrado en el panteón salesiano. Su familia señala que siempre tuvo un gran trato con los jóvenes (fue incluso árbitro de fútbol), siendo en las celebraciones familiares quién hacía de fotógrafo.

Mientras, en lo que se refiere a José María Marín Martín, era originario de Casillas de Flores, donde nació en 1934. Fue ordenado sacerdote en Ciudad Rodrigo el 21 de diciembre de 1957, ejerciendo su ministerio en las localidades de La Atalaya, Alberguería de Argañán y Cerralbo hasta 1962. Ese año, se marchó a Argentina, donde estuvo como sacerdote hasta 1979. A partir de ese momento, prestó servicios pastorales (con la autorización de la Diócesis de Ciudad Rodrigo) en la por aquel entonces denominada Archidiócesis de Madrid-Alcalá. En la actualidad, residía en Madrid.