Sábado, 6 de junio de 2020
Ciudad Rodrigo al día

La llegada de la Vuelta a España a Miróbriga podría verse afectada por el coronavirus

Una opción probable es que la llegada se retrase, ya que cuando se pueda volver a competir se va a reordenar el calendario ciclista mundial

Quedan 5 meses para el que debe ser (en principio el 4 de septiembre), el esperado regreso, 20 años después, de la Vuelta Ciclista a España a Ciudad Rodrigo. Sin embargo, la situación generada por el coronavirus puede acabar afectando a esta llegada, aunque solo sea retrasándola algunas semanas, una opción que ahora mismo es bastante probable, ya que cuando se pueda volver a competir se va a reordenar el calendario ciclista mundial, como ha vuelto a confirmar en la jornada del miércoles la Unión Ciclista Internacional.

Partiendo de la base de que la organización de La Vuelta está a día de hoy con plena confianza en poder desarrollar el evento con normalidad -según viene expresando en diversas entrevistas Javier Guillén, director del evento- la carrera tiene un ‘problema’ importante de salida: justo este año ha apostado sobremanera por la internacionalización, con el paso por un total de cuatro países, incluyendo una salida muy lejana, en Holanda, algo ‘contraproducente’, ya que es previsible que la limitación de movimientos y viajes se extienda algunos meses.

La situación en el mundo del ciclismo a día de hoy es, para empezar, que la primera Gran Vuelta de la temporada, el Giro de Italia (cuya salida estaba prevista en Hungría el 9 de mayo) no se va a disputar por el momento, pero la intención es recuperarlo en otro momento de la temporada. En lo que respecta a la segunda Gran Vuelta, el Tour de Francia, a día de hoy sigue manteniendo sus fechas previstas (del 27 de junio al 19 de julio), aunque se está estudiando, por ejemplo, que se dispute ‘a puerta cerrada’ (sin público en las salidas y llegadas), algo que ya ocurrió en marzo con la París-Niza, la última gran cita ciclista que se ha podido disputar hasta el momento.

En beneficio del Tour está el aplazamiento a 2021 de los Juegos Olímpicos de Tokyo, lo que da mayor margen de maniobra en el calendario, en el caso de que sea necesario un retraso de algunas semanas para ganarle tiempo a la lucha contra el coronavirus. Ese retraso del Tour podría llevar encadenado, como ya se ha apuntado en algunos foros, un retraso de algunas semanas de La Vuelta, que este año tiene previsto empezar bastante pronto: el 14 de agosto, con llegada a Ciudad Rodrigo el 4 de septiembre, apenas dos días antes de acabar en Madrid (hay que apuntar que el Tour y La Vuelta ‘van de la mano’ en lo que a decisiones se refiere, ya que comparten empresa organizadora: la francesa Amaury Sport Organisation (ASO)).

 

Las opciones

Una de las caras más conocidas del ciclismo en España, el narrador de Televisión Española Carlos de Andrés, apuntaba hace unos días en un directo en Instagram que una de las opciones que está sobre la mesa es que las tres Grandes Vueltas (Giro, Tour y Vuelta) se disputen en tres meses consecutivos: julio, agosto y septiembre, aunque no sea en el orden original.

Otras voces han apuntado ideas más ‘radicales’. Por ejemplo, el ciclista Iván García Cortina ‘ha propuesto’ en su cuenta de Twitter que se realice este año una única Gran Vuelta que comience en Italia, pase por Francia y acabe en España. Mientras, el expresidente de la Unión Ciclista Internacional Brian Cookson ha planteado que las grandes vueltas deberían reducir en una semana su duración habitual, pasando de 3 a 2 semanas.

A día de hoy, hay dos únicas certezas, según ha señalado este mismo miércoles en un comunicado la Unión Ciclista Internacional. Por un lado, que no volverá a haber competiciones profesionales de ciclismo al menos hasta el 1 de junio y que la temporada ciclista se extenderá en fechas más de lo habitual (como mínimo hasta el 1 de noviembre).

Y por otro lado, que se está trabajando en una reconfiguración del calendario ciclista mundial  en el que tendrán “prioridad” a la hora de buscarles hueco las tres Grandes Vueltas así como los 5 Monumentos, es decir, las cinco grandes clásicas de un día de duración: Milán-San Remo (que debía haberse disputado en marzo), Tour de Flandes, París-Roubaix, Lieja-Bastogne-Lieja (estas 3 estaban programadas para domingos de este mes de abril), y el Giro de Lombardía, que en principio está programado para el 10 de octubre. Evidentemente, el diseño final de este calendario reconfigurado acabará dependiendo de cuándo se pueda volver a competir.