Miércoles, 27 de mayo de 2020
Las Arribes al día

Adiós a sor Conce, una gran persona

Nacida y criada en la calle Humilladero en una familia humilde, un día decidió ser Hija de la Caridad, orden que la condujo hasta el Colegio El Pilar de Vitigudino

El viernes, cuando parecía que el mundo estaba parado, tras el confinamiento y en Madrid nos decía adiós nuestra paisana sor Conce.

Nacida y criada en la calle Humilladero en una familia humilde, un día decidió ser Hija de la Caridad; y ahora nos dejado un ángel, sor Conce, Hija de la Caridad en el Colegio El Pilar de Vitigudino.

Siempre tendré el bonito recuerdo de cómo te desvivías por las ancianas y la gente enferma de tu pueblo. A las ancianas que cuidabas no le faltaba de nada, tenían lo más importante, ternura, amor y cariño, que era lo que tú sabías dar.

Recuerdo de niña, cuando iba al colegio, cómo paseabas a las ancianas, a tus niñas, como tú decías, por aquella galería, en la cual derrochabas paciencia y ternura.

Cómo me gustaba estar contigo, con esa personalidad de una gran mujer, luchadora y dispuesta siempre a ayudar a los demás. Fuiste un ejemplo a seguir con las personas más vulnerables. Recuerdo cómo llevabas a tus ancianas a misa a la capilla de la Virgen Milagrosa. Cómo olvidar esos bonitos recuerdos.

Dios se ha llevado un ángel y hoy en el cielo brilla una estrella, una estrella que velará y cuidará de todos.

Nunca podré olvidarte y recordaré todo lo que me enseñaste de tu gran amistad. Me enseñaste los valores que hoy defiendo y a ser una buena persona. Siempre me hablabas de mis abuelos, a los que trataste y con los que pasaste varias tardes charlando.

Por ser como has sido con todas las personas que has conocido, y con mi familia, gracias de corazón.

D.E.P.

        Ana María Sevillano Rodríguez