Jueves, 2 de abril de 2020

La calle Ramón y Cajal

En 1922 recibía esta denominación, en homenaje al Premio Nobel de Medicina, aunque pasó a ser popularmente conocida como cuesta de Moneo, al encontrarse allí desde el siglo XIX esos talleres de cerrajería y fundición de hierro

Esta calle empinada, que va desde la plaza de las Agustinas hasta la confluencia de los paseos de Carmelitas y San Vicente, se la denominaba paseo del Campo de San Francisco por la cercanía de este parque.

En 1922 fue nombrada como Ramón y Cajal en homenaje al Premio Nobel de Medicina, aunque pasó a ser popularmente conocida como cuesta de Moneo, al encontrarse allí situados desde el siglo XIX unos talleres de cerrajería y fundición de hierro  propiedad de la familia Moneo (Talleres Moneo).

El hierro era el elemento arquitectónico principal, sustento de las edificaciones, pero también un importante elemento decorativo debido a su ornamentación en columnas, farolas y templetes. Aquellos talleres situados enfrente de la antigua Facultad de Medicina, y que dieron nombre a "los pisos de Moneo" o a "la Cuesta de Moneo", fueron derruidos en el año 1977.

Al inicio de esta calle residió el que llegara a ser ministro,Filiberto Villalobos, cuyo fallecimiento congregó a miles de salmantinos en 1955 que acompañaron su cadáver por la empinada cuesta hasta el camino hacia el cementerio.

Foto de Antonio Passaporte (1927-1936), publicada en las redes sociales por Carlos Cea García