Martes, 11 de agosto de 2020
Las Arribes al día

Nuestros mayores hacen de profesores por un día en el CEIP Manuel Moreno Blanco de Vitigudino

Abuelos y hasta un bisabuelo hablaron de sus propias vivencias y experiencias ante la atenta mirada de los niños, con relatos recordando cómo acudían a la escuela en los meses de invierno

Juan Herrero Bartolomé (bisabuleo) y Baltasar Muñoz Picado (abuelo) contaron cómo jugaban a juegos hoy casi desaparecidos como la rayuela

Este año el CEIP Manuel Moreno Blanco está impartiendo una sesión semanal a los cursos de segundo internivel, esto es 4º, 5º y 6º de Primaria, dedicada única y exclusivamente a la convivencia. La idea partió de la Comisión de Convivencia del colegio y fue muy bien acogida por todo el claustro de profesores y la respuesta de los alumnos, familias y, en general, de toda la comunidad educativa ha sido muy positiva.

Los temas que se han estado tratando en estas tutorías han sido los siguientes: ‘Respeto a Todas las Culturas y Religiones’, el tema de la ‘Inclusión’, los ‘Derechos y Deberes de los Niños’ y este mes, el mes de marzo, el tema elegido por la coordinadora de convivencia ha sido el ‘Respeto a Nuestros Mayores’.

Desgraciadamente la tutoría en la que se trataba este último tema no ha podido llevarse a cabo en todos los cursos, debido a la interrupción de las clases presenciales. Pero sí dos cursos, 4º y 5º de Primaria, han contado con la presencia de los abuelos, los cuales han sido meritorios profesores por un día.

En ambas sesiones llevadas a cabo el 5 y el 12 de marzo, nuestros mayores han hablado de sus propias vivencias y experiencias ante la atenta mirada de los niños. Entre sus relatos contaban cómo iban a la escuela con un pequeño brasero, algunos con una latita llena de brasas que le servía para estar caliente durante todo el día; los juegos a los que jugaban como la cachimba, las canicas, la rayuela… O también narraron la austeridad con la que celebraban festividades como las Navidades, los Reyes Magos o la Comunión.

Cabe destacar que en las dos sesiones los alumnos han podido extraer, porque así se lo han transmitido los mayores, la misma enseñanza: “Lo felices que eran y todo lo que disfrutaban de lo poco que tenían y cómo la imaginación era la principal protagonista de su entretenimiento”.

Por lo tanto, y viendo lo fructíferas que han resultado, a pesar de que sólo se han llevado a cabo dos sesiones, la coordinadora de convivencia hace un análisis muy positivo de ambos encuentros. Puesto que han sido ellos mismos, los abuelos, e incluso hasta un bisabuelo, de los alumnos, que voluntariamente han querido participar, los auténticos protagonistas para el orgullo de sus nietos y bisnietos.

Por ahora, esta actividad, como es evidente se ha aplazado, pero no cabe duda que se reanudará cuando comiencen, de nuevo, las clases presenciales puesto que es importante que los niños valoren a nuestros mayores como una pilar fundamental dentro de nuestra sociedad.

Mayores a los que ahora debemos proteger más que nunca porque,  desgraciadamente, son los más vulnerables a este virus que está poniendo en jaque a todo el mundo haciéndonos permanecer en nuestras casas día tras día.

Pero este artículo quiere ser una llamada a la esperanza y expresar el deseo de que, en unas semanas, todo vuelva a la normalidad y pronto nos veamos todos en el colegio. Aunque no se crean ustedes que la actividad escolar ha cesado. Ni mucho menos. Desde nuestras casas todos los profesores estamos trabajando, más, si cabe, que en nuestra rutina escolar, para mandar tareas, corregir y hacer que estos días sean más amenos y no vayan en detrimento al progreso escolar de nuestros alumnos. Las nuevas tecnologías, de las que a veces tanto renegamos, nos están ayudando en esta tarea de una manera extraordinaria y nuestros principales aliados: los padres.

Por lo tanto, desde el CEIP Manuel Moreno Blanco, queremos agradecer a todas las familias lo bien que están respondiendo y colaborando de una manera excepcional con esta formación online: ayudándoles, explicándoles, organizándoles las tareas que los docentes les enviamos y, en algunos casos, haciendo de profesores improvisados aclarándoles dudas sobre algún ejercicio que los niños no entienden.

Y también, y tal y como nos contaban tan solo hace una semana nuestros mayores vuelve  a ser la imaginación y el ingenio de grandes y a pequeños los que nos ayudan a superar estos días. ¡Qué paradojas tiene la vida!

Texto y fotos: Isabel Chico

  • Amelia Martín Martín (abuela) narró algunos de sus recuerdos de niñez cuando acudía a la escuela