Jueves, 2 de abril de 2020

Quédate en casa (y pásalo bien)

Estamos viviendo momentos muy complicados pero no nos sirve de nada generar más alarma o ve exclusivamente la parte negativa de este proceso. Desde Unpuntocurioso siempre hemos apostado por ver el lado positivo de cualquier situación y aunque esta vez sea muy difícil – para nosotras también, creednos- vamos a hacer todo lo posible por compartir un mensaje tranquilizador.

Tu casa es también tu hogar, no lo olvides. Quizás en los próximos días vas a pasar más tiempo allí del habitual, pero sigue siendo el espacio mágico en el que compartís momentos inolvidables en familia. Así que de ti depende ¿necesitas ideas para no aburrirte? ¿Te apetece ser creativo? ¿Pasarlo bien sin agobios? Esto no es una carrera de velocidad ni vas a andar escaso de recursos: recuerda que Internet es la gran biblioteca (aunque sin bibliotecari@) y allí tienes millones de posibilidades, lo importante es el uso que haces de ellas así que aquí va la primera pista: intenta crear una rutina. Ponte el despertador, desayuna, dúchate, tómate tu tiempo.  Y luego…

· Puedes montar tu propio gimnasio en el salón para hacer deporte y mantenerte en forma. Los bricks de leche son unas pesas ideales, y hay un montón de ejercicios online para compartir juntos, pequeños y mayores. También podéis hacer yoga. Es ideal comenzar el día haciendo un poco de ejercicio.

· Y luego pásate por tu biblioteca, escoge un libro que te guste y lee, puedes hacerlo en papel o en pantalla. Si ya te has leído todos los que tienes en casa puedes acceder a “eBiblio”, el servicio de préstamo de libros electrónico del Ministerio de Cultura; o inténtalo con “OpenLibrary”, la biblioteca online más grande del mundo; y para los más pequeños de la casa, recomendamos encarecidamente la biblioteca de Tumble Books; si preferís -en lugar de leer- que os lo contemos podéis acceder a nuestro canal de VIDEOCUENTOS que mantenemos permanentemente actualizado (ahora más que nunca)

· Después es buen momento para ponerse a trabajar. ¿Qué no tienes deberes? Mejor, porque puedes empezar a escribir lo que te apetezca, a pintar sin un objetivo concreto, a jugar con el papel, a divertirte sin límite de tiempo. A lo mejor necesitas ideas, eso es importante, así que puedes encontrarles en el Fanzine de Loqueleo para familias o puedes incluso preguntarles a tus personajes de cuento favorito, que comparten un montón de recursos a través de sus páginas web: pasea por el bosque con el Grúfalo, disfruta vistiendo a Maisy, acompaña al perro Spot, invita a tu mesa al Gato del Sombrero...

· Y luego toca ponerse a cocinar, porque lleva su tiempo. Si quieres disfrutar a la hora de comer puedes probar recetas nuevas, cocinar en familia, encargarte de los ingredientes e incluso crear tu propio recetario, ¡seguro que os queda riquísimo!  Y no tengas prisa, la cocina requiere mucha paciencia.

· A lo mejor más tarde os apetece poner un poco la televisión así que consultar Educlan,  que ofrece contenidos educativos para niños durante el cierre preventivo de los centros o probad con algunas series de dibujos animados que nos chiflan como la de Pete the Cat o Mr. Men and Little Miss, disponibles a través de Youtube. Y así además practicaréis inglés.

· Posiblemente te apetezca ver a tus amigos y, aunque no sea posible ¡les puedes llamar! Nos pasamos el día con el teléfono móvil de la mano y se nos olvida que también sirven para llamarnos. Así que resérvate un rato todos los días para conversar con alguien, y no tengas prisa porque podéis hablar un rato bien largo.

· Aburrirse es una opción tan buena como cualquier otra. Es el punto de partida de muchos juegos, y a tod@s nos gusta lugar.  Hace años pasábamos mucho tiempo en casa comunicándonos con dos yogures y un hilo, convertíamos dos rollos de papel higiénico en unos prismáticos (ejem),  jugábamos a los barcos y al parchís, desmantelábamos la habitación para imaginar que era una librería  o un negocio chulo, pagábamos con monedas inventadas, y luego gastábamos dinero en recompensas que no existían pero nos encantaban.

……...

Tómatelo con calma. Con mucha calma. No son quince días. Es un día. Y al día siguiente otro más. Solo así podremos enfrentarnos a todo lo que venga con ilusión y con una actitud positiva. Desde aquí, desde el otro lado de la pantalla, te mandamos a ti que nos estás leyendo un abrazo virtual y toda nuestra energía positiva para que puedas crear tu nueva (y curiosa) rutina.

 

Feliz domingo,

Rebeca Martín