Martes, 11 de agosto de 2020
Las Arribes al día

La Junta acomete las obras de concentración parcelaria en Sobradillo con una inversión de 2,3 millones

Los propietarios se beneficiarán de 105 kilómetros de caminos, nuevas especies arbóreas y un perimetraje adaptado a las nuevas parcelas que han multiplicado por 8 su antigua extensión

El delegado de la Junta, Eloy Ruiz, visitaba las obras de concentración en Sobradillo / CORRAL

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, Eloy Ruiz, ha visitado la mañana de este jueves, 20 de febrero, las obras de infraestructura rural de la zona de concentración parcelaria del término municipal de Sobradillo, proyecto que supondrá una inversión pública de 2.311.456 euros, que se destina a una nueva red de caminos de 105 kilómetros de extensión. El 88,3% de dichas vías serán caminos estabilizados. Las obras comenzaron en octubre de 2018 y se espera que finalicen este año 2020.

Durante su visita, Eloy Ruiz mantuvo una breve reunión con los responsables de la empresa Tragsa, encargada de la ejecución de las obras, y con el alcalde de la localidad, José María González. En este breve encuentro, el delegado territorial conoció algunas de las singularidades del proyecto, así como las dificultades en materia medioambiental al estar ubicada en pleno Parque Natural Arribes del Duero, lo que conlleva una serie de medidas de conservación, especialmente para la protección de aves, y que han dilatado la ejecución de uno a dos años, estando prevista su finalización el próximo mes de octubre.

Eloy Ruiz destacaba el número de parcelas de reemplazo en las 5.125 hectáreas de terreno concentrado, pasando de las 7.026 parcelas pertenecientes a 498 propietarios, y con un tamaño medio de 0,73 hectáreas antes de la concentración parcelaria, a 931 fincas de reemplazo con un tamaño medio de 5,48 hectáreas, lo que en su opinión “supone una ventaja de reordenación de las parcelas, un beneficio muy grande al tener todo agrupado, la accesibilidad y la rentabilidad también. Todo ha sido muy beneficioso para Sobradillo porque ha aunado el aspecto medioambiental, al ser una zona importante del Parque Natural Arribes, el turismo, y el beneficio para los agricultores y ganaderos para que haya una producción y una rentabilidad”.

Para el delegado de la Junta esta ha sido “una obra de gran envergadura al sumar 105 kilómetros de caminos, señalización, saneamiento…, estamos ante una infraestructura seria y en cuya ejecución se va a tardar unos 20 meses, y estamos muy satisfechos tanto por el Ayuntamiento como por la Junta por el trabajo que se ha realizado, por los técnicos y por la gente del pueblo también”, palabras estas últimas con las que Eloy Ruiz recordaba la colaboración vecinal durante el amojonamiento, cuando la Junta no disponía de presupuesto para obras de infraestructura rural y los vecinos pusieron los medios de que disponían.

Para el alcalde de Sobradillo, la llegada de la concentración al municipio supone “ahora que estamos viendo todos los días a los ganaderos y agricultores en la televisión, abaratar costes, tener parcelas de 6 hectáreas, lo mínimo para poder trabajar”, lo que se traduce en “comodidad, rentabilidad de las explotaciones, y algo principal, fijar población”. Sobre esto último recordó que el Ayuntamiento dispone de varias parcelas en propiedad y que tienen un aprovechamiento mancomunado, o sea que cualquiera que llegue puede tener el terreno suficiente para instalarse solo con las parcelas del Ayuntamiento, que se reparten equitativamente entre todos los vecinos, lo que es una forma de fijar población”, en este caso incluso de hasta tres familias, añadía el alcalde. No en vano, desde la entrega de las parcelas hace cinco años, el alcalde destacaba cómo “se ha incrementado el número de animales e incluso se han incorporado dos jóvenes, a pesar de lo duro que es el campo”.

Para José María González, tener acceso a los terrenos en Arribes es fundamental, “caminos muy costosos de hacer, pero antes solo se podía bajar andando, y ahora puedes bajar con un coche, un tractor…, ahora los pocos recursos que tenemos se pueden explotar, antes era imposible. Llevamos mucho tiempo esperando, pero era una obra necesaria, y estamos muy contentos por cómo nos ha tratado la Junta, aunque nos pilló la crisis, también con la empresa y con los vecinos del pueblo por su colaboración, dentro de nuestras posibilidades, en lo que pudimos”.

Los números    

Esta zona de concentración parcelaria se extiende a lo largo de 5.125 hectáreas de terrenos particulares. La Junta de Castilla y León ha realizado una inversión pública de 2.311.456 euros, que se destina a una nueva red de caminos de 105 kilómetros de extensión. El 88,3% de dichas vías serán caminos estabilizados. Las obras comenzaron en octubre de 2018 y se espera que finalicen este año, en octubre de 2020.

La concentración parcelaria es un proceso por el cual se agrupa y reorganiza la propiedad rústica, donde se crea así mismo una nueva infraestructura viaria de servicio a las nuevas fincas. También se realizan obras de mejoras como desagües, saneamientos, regadíos y eliminación de accidentes naturales y artificiales. La Junta trabaja con los propietarios de terrenos en este tipo de iniciativas para suprimir explotaciones que les proporcionen pérdidas económicas, facilitar la atención de los terrenos o permitir un mayor acceso a las mismas al crear nuevas vías.

Tras la ejecución del proyecto, el número de fincas será de 1,86 por propietario, tras concentrar los terrenos equivalentes previos en una sola zona. Antes de la reforma, el baremo ascendía hasta 14, 11 parcelas dispersas por dueño.

Las 7.026 parcelas de 498 propietarios, con un tamaño medio de 0,73 hectáreas antes de la concentración parcelaria, pasarán a sumar 931 fincas con un tamaño medio de 5,48 hectáreas.

Las obras de infraestructura rural que complementan la concentración parcelaria también suponen la restauración de la zona con nuevas especies arbóreas endémicas (hasta 300 árboles más) y la conservación de elementos constructivos singulares que pudiesen representar un valor económico o sentimental para sus dueños. Durante la obra, se recuperarán 6,4 hectáreas de canteras. Además, se instalarán 105 señales de tráfico y los terrenos se delimitarán con un perímetro de 330 kilómetros, que incluirá postes y alambres.

Respecto a los datos técnicos de la obra, se dispondrán de 2.807 kilómetros de caños nuevos, 48 kilómetros de marcos en pasos de aguas, así como 1.867 metros cuadrados de pavimento de hormigón. Además, se desbrozará una superficie total de 940,423 metros cuadrados.

La localidad de Sobradillo, situada en la comarca natural del Abadengo, tiene una trascendencia medioambiental particular, al enmarcarse dentro del Espacio Natural de las Arribes del Duero. La región cuenta con una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), como la cigüeña negra, y es un Lugar de Interés Comunitario (LIC).