Jueves, 6 de agosto de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Fernando Arrabal rememora en un artículo en ABC sus juegos de niño en Ciudad Rodrigo

Al hilo de la llegada de los Reyes Magos, que en Miróbriga disponían “de despensas de juguetes mayores que las de Brueghel”

El dramaturgo Fernando Arrabal publicaba en la jornada del domingo en el diario ABC un artículo titulado Las despensas de los Reyes Magos, en el que rememoraba su etapa de niño en Ciudad Rodrigo, al hilo precisamente de la llegada de los Magos que, según apunta en el texto, le siguen “encantando”, aunque “en realidad lo celebro todo: desde el año nuevo hasta la fiesta de los patrones y patronas de Melilla o Ciudad Rodrigo”.

En este sentido, el texto está repleto de referencias a Miróbriga, por ejemplo, que en esta ciudad “los Reyes Magos disponían de despensas de juguetes mayores que las de Brueghel” (en referencia al cuadro Juegos de Niños pintado por Brueghel, en el que aparecen más de 80 juegos, como explica el propio Arrabal).

Hablando de la forma de jugar, Fernando Arrabal menciona que “practicábamos una especie de golf junto a la muralla con bolas de madera”; “corríamos cerca del castillo de Trastámara con cometas de papel”; “nuestro primer animal esculpido en Ciudad Rodrigo fue un cerdito, nada guarro, con el cuerpo de una bellota y dos medias cáscaras de pipas como orejas”; “la gallina ciega que nos divertía con un palo y un pañuelo a los niños en los fosos de Ciudad Rodrigo era ya conocida por los griegos”; “en Ciudad Rodrigo hacíamos no sólo flautas, sino también pujo-pujos con vejigas de cochino para cantarles villancicos a los Reyes Magos”; o que “Plutarco habla de niños “que cabalgan en un palo como si fuera un caballo”, como el que yo montaba en la Plazuela del Buen Alcalde”.

Al mismo tiempo que habla de esas formas de jugar en Ciudad Rodrigo (mencionando en varios momentos a su abuelo, como cuando creó un columpio), Arrabal salpica su relato con citas de escritores hablando de juguetes, como Kant, Aristófanes, Diderot, Plutarco, Horacio, Sócrates o Rousseau, así como con referencias pictóricas también en torno a juguetes como por ejemplo de El Bosco.

En el tramo final del artículo, Fernando Arrabal habla una vez más de la “Madre Mercedes” (que ha mencionado en numerosas ocasiones), bajo cuya dirección “el día de los Reyes Magos, en el patio del colegio nos entrecruzábamos jugando ‘al laberinto’”. Asimismo, de la Madre Mercedes recuerda que, “para enseñarnos la arquitectura, fabricó juegos de construcción nada frágiles, y para enseñarnos la geografía, una especie de rompecabezas llamado ‘paciencias’”.

Incidiendo en su figura, Fernando Arrabal, resalta que gracias a ella “comprendimos que para saber jugar, o saber andar, o saber escribir o saber reír, se requiere fomentar el don, la gracia, el duende, la esencia; gracias a ella en Ciudad Rodrigo nos formaron juguetes incluso ‘ecológicos’ que nada costaban y ¡tanto contaban!”, lamentando que “la mayoría han desaparecido, al ser imposible mercantilizarlos”.

La versión digital del artículo de Arrabal, para cuya lectura completa hay que pagar, se puede encontrar aquí: https://www.abc.es/opinion/abci-despensas-reyes-magos-202001042307_noticia.html.