Jueves, 9 de abril de 2020

‘The Presidential Train’ realizará sus últimos viajes por el Duero en 2020

El tren gastronómico de lujo se despedirá de los paisajes vinateros durante el próximo otoño

El Presidencial remonta el Duero desde Oporto hasta Vila Nova de Foz Côa/ MARTÍN-GARAY

El año 2020 será aquel en que The Presidential Train (el Tren Presidencial) se despida de los raíles que atraviesan el Douro Patrimonio Mundial.

Durante cinco fines de semana de otoño, del 26 de septiembre al 25 de octubre de 2020, el selecto Presidencial volverá a remontar el Duero desde la estación de São Bento, en Oporto, hasta la Quinta do Vesúvio, en Vila Nova de Foz Côa. Estas diez jornadas viajeras serán la última oportunidad para que los pasajeros más sibaritas se recreen, mediante la alta cocina y los vinos de alto standing, en el majestuoso paisaje del Duero vinatero.

The Presidential Train surgió en 2016 fruto de la colaboración entre el Museo Nacional Ferroviario, situado en la localidad de Entroncamento, en el centro del país, y el empresario portugués Gonçalo Castel-Branco. Durante estos años se ha convertido en el tren más exclusivo de Portugal, ganando el premio al Mejor Evento Público del Mundo en 2017.

Según informa una fuente oficial de The Presidential, ese acuerdo tenía una limitación temporal hasta 2020, impuesta por las singularidades de un tren histórico como éste. El convoy está sometido a un mantenimiento exhaustivo y costoso, del que se hace cargo la empresa gestora, así como una circulación anual limitada a 8.000 km.

Estas particularidades y la vigencia temporal del acuerdo, unidas quizá a la coyuntura actual del transporte ferroviario en Portugal, así como a la situación económicamente delicada de la fundación del Museo Nacional Ferroviario, parecen ser la base sobre la que se asienta la finalización de los viajes del Presidencial por el Duero.

La misma fuente ha explicado a Salamanca al Día que existe una posibilidad de que este proyecto de turismo gastronómico, enológico y ferroviario no acabe del todo y para siempre sino que tenga continuidad en otra propuesta semejante, pero esta vez de ‘lujo low cost. Esta iniciativa se desarrollaría también en un convoy vintage, clásico pero algo más moderno, que contaría, por ejemplo, con climatización, lo que permitiría su circulación durante todo el año. La experiencia se basaría en el mismo planteamiento, pero resultaría asequible para el gran público.

Y es que una de las características de The Presidential es la exclusividad impuesta por su elevado precio. El viaje cuesta entre 750 y 4.000 euros por persona. La oscilación depende de las características y del tiempo de viaje. Una sola jornada viajera, visitando la inexpugnable Quinta do Vesúvio e incluyendo almuerzo y merienda a bordo preparada por chefs con estrella Michelin es la opción más ‘barata’. Si además del recorrido en tren, añadimos pernoctaciones en resorts de lujo en mitad del Duero, cruceros fluviales, visitas culturales guiadas por la ciudad de Oporto o cenas en restaurantes portuenses con estrella Michelin, el precio va subiendo.

El viaje The Presidential Train es una experiencia gourmet a bordo del tren que transportó a los jefes de estado portugueses durante el siglo XX, que se ha desarrollado a lo largo de cuatro años mediante dos ediciones, una en primavera y otra en otoño, utilizando la vía férrea del Duero por ser una de las más bellas del país.

En 2020 el Presidencial atravesará por última vez estos parajes como ‘gourmet train’, un sobrenombre que se explica por la participación de reconocidos chefs portugueses e internacionales en el proyecto, así como prestigiosas marcas nacionales de alimentación y bebidas. El proyecto ha logrado también la colaboración de otras míticas casas lusas como Vista Alegre (vajillas y cristalerías) o Castelbel (fragancias). El Portugal más típico con vocación internacional, conquistando a viajeros de todo el mundo sobre raíles en el Douro Patrimonio Mundial.

Siendo el territorio portugués continental mucho más montañoso de lo que se conoce, con contraste entre sierras y planicies, con numerosos ríos, embalses, lagunas y con más de 800 kilómetros de costa, muchas de las vías férreas que lo atraviesan se convierten en fabulosos miradores. Así sucede, por ejemplo, con la línea de la Beria Baixa (Entroncamento-Covilhã, próximamente hasta Guarda), que deja admirables paisajes sobre el Tajo y la Serra da Estrela; la ya mencionada línea del Duero (Oporto-Pocinho), que atraviesa la más antigua región vitivinícola clasificada del mundo; o la línea de Sintra (Lisboa-Sintra), que circula junto al mar.

Todas ellas son líneas regulares en su día creadas por la ingeniería ferroviaria, que se prestan hoy a la explotación turística, en algunos casos desempeñada por la propia compañía gestora del transporte ferroviario en Portugal, Comboios de Portugal (CP), como es el caso del Histórico do Vouga o el Histórico do Douro, y en otros casos por inversores privados, como The Presidential.

Si aún quiere experimentar este portugués, cosmopolita, gastronómico, enológico y panorámico viaje, puede reservar ya una de las 54 plazas de este tren, para participar en alguno de los diez viajes que realizará en su última vez, “la edición más exclusiva de todas”, según ha prometido la empresa gestora. Los colores -primero dorado, después bermejo y al final casi violeta- de las laderas otoñales del Douro no le dejarán indiferente. La conexión con él será inevitable.