Jueves, 4 de junio de 2020
Las Arribes al día

El Ayuntamiento de Villavieja gana otro pulso a Berkeley en los juzgados

El Contencioso Administrativo suspende el procedimiento judicial abierto relativo a la Licencia Urbanística de la mina de Retortillo hasta que se resuelva el contencioso sobre la Autorización de uso excepcional en suelo rústico

Variante de la SA-322 que Berkeley no ha llegado a realizar por carecer de los permisos necesarios / JAIME GRANDES

Nuevo revés judicial para la empresa Berkeley que retrasa una vez más el proyecto minero de uranio en Salamanca. El Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 2 de Salamanca ha emitido un auto por el que suspende el procedimiento judicial abierto relativo a la Licencia Urbanística de la mina de Retortillo hasta que se resuelva el contencioso sobre la Autorización de uso excepcional en suelo rústico interpuesto por la Plataforma Stop Uranio.

Recordemos que en diciembre del año pasado el Ayuntamiento de Retortillo denegó la Licencia Urbanística solicitada por Berkeley para la mina de uranio. A este ayuntamiento no le quedó otra salida tras el informe emitido por el Servicio Jurídico de Asistencia a Municipios de la Diputación provincial de Salamanca que concluía que no se podía dar esa licencia ya que las obras previstas afectaban a una carretera, la SA-322, que no se había desdoblado como está previsto. El proyecto presentado también adolecía del visado correspondiente.

Berkeley recurrió al Contencioso esa denegación, presentándose como demandados el Ayuntamiento de Retortillo, el Ayuntamiento de Villavieja de Yeltes y la Plataforma Stop Uranio. Villavieja solicitó que se suspendiera este procedimiento hasta que no se resuelva el de la Autorización de uso presentado por Stop Uranio en 2017 y que se encuentra pendiente de resolución. Ahora, la justicia le da la razón al Ayuntamiento de Villavieja en contra de lo argumentado por la empresa minera, que necesita con urgencia el permiso para intentar actuar sobre el terreno.

Con esta resolución, la empresa Berkeley no puede iniciar ningún movimiento de tierras hasta que no se resuelvan estos dos procedimientos judiciales, por lo que a pesar de los anuncios reiterados de la compañía de una próxima apertura de la mina, “esa situación está lejos de producirse”, señalan desde Stop Uranio.

Berkeley sigue cotizando en Bolsa, con continuas subidas y bajadas “que poco tienen que ver con la realidad de la situación sobre los distintos permisos que necesita para actuar en Retortillo. Nos encontramos ante un caso flagrante de especulación minera –aseguran desde la plataforma antimina–  como ha sido denunciado por Ecologistas en Acción en el informe recientemente emitido sobre este tipo de proyectos. Estos movimientos especulativos estarán beneficiando a determinadas personas, pero quienes han sufrido las consecuencias han sido las casi 2.000 encinas centenarias arrancadas por el capricho de una empresa ante la pasividad de las distintas administraciones implicadas”, concluyeron.

Informe especulación de la minería en España (695 Kb)