Domingo, 8 de diciembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Ricardo Blázquez clausura los festejos del Seminario declarando abiertos sus “segundos 250 años”

El arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española presidió una eucaristía en la Catedral de Santa María

El Seminario Diocesano San Cayetano de Ciudad Rodrigo puso en la mañana del sábado punto y final a los actos de conmemoración de sus 250 años de existencia, que pese a no cumplirse hasta el pasado martes 26 de noviembre, se han venido celebrando con distintas actividades desde hace un año y medio aproximadamente.

Dentro de esta jornada final, el gran momento fue una Eucaristía al mediodía en la Catedral de Santa María presidida por el Arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, quién estuvo acompañado, en lo que a prelados se refiere, por el administrador apostólico de la Diócesis Civitatense, Jesús García Burillo; el Obispo emérito de Cajazeiras (Brasil), José González (natural de Sobradillo); y el Arzobispo de la Seu d’Urgell y Co-Príncipe de Andorra,  Joan-Enric Vives, quién es presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.

Asimismo, hubo numerosos sacerdotes diocesanos (entre ellos el actual Rector del Seminario, Anselmo Matilla), en una celebración a la que asistieron principalmente alumnos del propio centro, así como otros miembros de su comunidad educativa. Además, estuvieron presentes los miembros del Coro de la Pastoral Juvenil, que animaron musicalmente la celebración, al igual que Manuel José Gutiérrez y José Ramón Cid Cebrián tocando los órganos de la Catedral y la gaita y el tamboril.

Durante su homilía, Ricardo Blázquez se centró en la falta de vocaciones, indicando que en Ciudad Rodrigo también se está en un “tramo especial” en lo que a vocaciones se refiere, con una “penuria vocacional” frente a la abundancia de otros decenios. Desde su punto de vista, “no habrá vocaciones presbiterales sino hay maduración en la vocación cristiana”, explicando que en la situación de otros tiempos “fue fundamental” el ambiente cristiano de las familias.

Hablando un poco específicamente de Ciudad Rodrigo, Ricardo Blázquez señaló que “el Seminario ha sido también una bendición en la vida social y cultural de esta Diócesis”, hablando de sus 250 años como “una duración más que respetable”, y esperando que los festejos de celebración “nos lleven a recobrar el pulso apostólico”. Tras dar ánimos a los actuales seminaristas (“me alegro mucho de estos jóvenes”), el presidente de la Conferencia Episcopal felicitó a la Diócesis y declaró el inicio de los “segundos 250 años; otros celebrarán su terminación”.

Ver más imágenes: