Jueves, 12 de diciembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

El Rastrillo Solidario de Manos Unidas se muda al Palacio de la Marquesa de Cartago

El Rastrillo estará abierto hasta el 8 de diciembre con la finalidad de seguir recaudando fondos para dos proyectos solidarios en Haití e India

Como todos los años por estas fechas desde hace un cuarto de siglo, la Delegación Diocesana de Manos Unidas en Ciudad Rodrigo ha abierto su Rastrillo Solidario, que permitirá a todos aquellos que lo deseen comprar regalos de cara a las próximas fiestas navideñas al mismo tiempo que colaboran con los proyectos solidarios en India y Haití que este año apoya la Delegación.

Por un lado, el proyecto en la India busca el desarrollo integral sostenible de mujeres tribales en la población de Jagdalpur, ubicada en una zona con una densidad de población muy baja. A través de las Madres Carmelitas de María Inmaculada, el objetivo es crear 25 grupos de mujeres a las que se brindará información sobre sus derechos, las ayudas del gobierno, y los programas de sanidad y nutrición, así como formación para la generación de ingresos.

Mientras, el proyecto en Haití consiste en la mejora de las condiciones de vida de niños y niñas semi-esclavos en la comuna de Carrefour, pertenecientes a familias del entorno rural que entregan a sus hijos a familias de zonas urbanas con la esperanza de que puedan tener una vida mejor. Con el objetivo de ayudar a esos niños y niñas, se quiere crear (a través del centro de acogida que fundó Foyer Maurice Sixto) un edificio de planta baja que incluirá una enfermería para atender los accidentes diarios, una sala para vestuario del personal, servicios y aseos. Además se impartirá formación en primeros auxilios a una decena de empleados.

En total, ambos proyectos tienen un coste de 28.000€, que se están consiguiendo a través de las distintas iniciativas que promueve a lo largo del año la Delegación Diocesana de Manos Unidas. Por ejemplo, el año pasado se recaudaron unos 3.000€ con el Rastrillo Solidario, que este año estrena ubicación: tras varios años en distintos locales de la calle San Juan, este año se ha mudado al Palacio de la Marquesa de Cartago (junto al Palacio Episcopal) gracias a la Diócesis de Ciudad Rodrigo. De este modo, mirobrigenses y forasteros, además de realizar compras, podrán contemplar por dentro un espacio que habitualmente no está abierto al público.

Como señaló en la apertura en la mañana del jueves la delegada de Manos Unidas, Ana Lucas, el Rastrillo también tiene una labor de “concienciación; de saber que nuestro poquito granito de arena contribuye para que en otros países tengan mejores condiciones”. Junto a Ana Lucas, en la apertura estuvieron presentes el administrador apostólico de la Diócesis, Jesús García Burillo; la delegada de Servicios Sociales del Ayuntamiento, Davinia Montero; y buena parte de las voluntarias de Manos Unidas (hay unas 18 en total).

Como siempre, el Rastrillo incluye una gran variedad de productos, como objetos de artesanía, figuras decorativas, bisutería, ropa, menaje de cocina, juegos, pequeños electrodomésticos, libros, material promocional de Manos Unidas o productos de Comercio Justo. Además, se pueden comprar papeletas para entrar en el sorteo de una mantelería y un juego de bandejas. El Rastrillo, atendido por las voluntarias de la propia Manos Unidas, estará abierto hasta el domingo 8 en horario de mañana y tarde.

Ver más imágenes: