Miércoles, 13 de noviembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Épica victoria del Ciudad Rodrigo por 5-3 tras ir perdiendo 1-3 a los 19 minutos

Cuando el partido iba 3-3, el Laguna lanzó un penalty que detuvo Pepo, quién además salvó otros dos goles con 1-3 y 2-3 en el marcador

Aprovechando el ‘vacío mediático’ que ha habido este fin de semana por la no disputa del Clásico del fútbol español entre Barcelona y Real Madrid, Ciudad Rodrigo y Laguna decidieron regalar en la primera tarde con el horario de invierno toda una fiesta de este deporte en el Francisco Mateos, con un partidazo de los que verdaderamente hacen afición, incluso aunque hubiese acabado mal para los intereses locales.

Dejando atrás aquellos anodinos encuentros que se han visto no hace demasiado en el Francisco Mateos, que se podían haber ‘abreviado’, a ninguno de los espectadores congregados en la tarde dominical ‘les hubiera importado’ que ambos equipos hubiesen estado jugando un rato más (evidentemente a ellos no porque el desgaste físico era muy notable), porque el espectáculo fue absoluto desde el principio hasta el final, sin tiempo para tomarse un respiro.

Sirva como mejor ejemplo que a los 19 minutos el marcador ya reflejaba un 1-3 para el Laguna, equipo que en lo que va de liga acumula –tras esta jornada- tantas victorias como derrotas (4), sin conocer el ‘resultado favorito’ del Ciudad Rodrigo, el empate. Esos 3 goles encajados por los mirobrigenses (en apenas 8 minutos, del 11’ al 19’) eran más que todos los recibidos en los 270 minutos que habían jugado hasta la fecha en casa este curso, siendo asimismo la primera vez que recibían 3 tantos esta temporada (el tope eran los 2 que logró a última hora el Ribert la semana pasada).

Por fortuna, el Ciudad Rodrigo reaccionó y empató la contienda en lo que quedaba de primera parte, aunque hay que subrayar que Pepo salvó intercalados con los tantos mirobrigenses dos remates casi de gol. El portero del Ciudad Rodrigo fue también héroe en otro momento clave, en el inicio de la segunda parte, al detener un penalty. Eso permitió ponerse a los suyos por delante unos minutos después.

Pese al varapalo de haber visto cómo le remontaban un 1-3, el Laguna ni mucho menos se vino abajo, siguiendo con el cuchillo entre los dientes hasta prácticamente el final, lo que hizo que el Ciudad Rodrigo no pudiera respirar tranquilo hasta el tiempo de descuento, cuando llegó el definitivo 5-3. Incluso tras este tanto, cuando ya no quedaba tiempo, el Laguna siguió dando guerra. Como sería el espectáculo que ofrecieron los jugadores visitantes que también se llevaron una importante ovación cuando abandonaban el terreno de juego.

Además de la propia victoria con tal remontada, el triunfo del Ciudad Rodrigo tiene otras lecturas paralelas muy positivas, como que los goles mirobrigenses fueron todos obra de jugadores diferentes (Marcial, Sergi, Alberto García, David Risueño y Carli), y todos ellos en acciones en juego (salvo el de David Risueño, que fue una segunda jugada tras botarse una falta). Asimismo, el Ciudad Rodrigo consigue por primera vez esta temporada dos victorias seguidas.

Siguiendo con las estadísticas (que hoy merecen la pena), hay que apuntar que el Ciudad Rodrigo no metía 5 goles como local desde que se los endosó al Santa Marta en la jornada 7 (octubre de 2017) de la liga 2017/2018; no metía 5 goles en general desde la jornada 22 (febrero de 2018) de aquella liga, cuando ganó 0-5 al Zamora B; no se veía involucrado en un partido con 8 goles desde el 5-3 que le endosó el Hergar (que entonces entrenaba su actual técnico, Javi Martínez) en la jornada 29 de aquella Liga; y un equipo rival no metía 3 goles en el Francisco Mateos desde que lo hizo en la jornada 30 de aquella temporada el Villaralbo, que es el siguiente rival liguero del Ciudad Rodrigo.

Por último, hay que apuntar que no había un partido del Ciudad Rodrigo Senior en el Francisco Mateos con 8 goles desde el 27 de abril de 2014, cuando los mirobrigenses ganaron por 8-0 al Promesas de Villoria estando en Provincial. Más allá de las ‘frías estadísticas’, lo importante es que el Ciudad Rodrigo, pese al gran susto inicial con el 1-3 encajado, volvió a ofrecer una gran imagen.

ASÍ FUE EL PARTIDO

Como decíamos más arriba, el encuentro tuvo desde el principio la máxima intensidad, realizando ya el Laguna un disparo en el 4’ que se perdió por poco y Maza otro dentro del área rival en el 6’ que se fue rozando literalmente el palo izquierdo. La secuencia goleadora inicial arrancó en el 11’, con un pase al hueco hacia la frontal que resolvieron batiendo a Pepo por bajo.

El Ciudad Rodrigo apenas tardó un minuto en empatar, en una gran combinación, en la que participaron Héctor, Maza y Marcial, quién marcó dentro del área pequeña. Tras ese intercambio de golpes, podía esperarse un poco de tranquilidad, pero ni mucho menos: en el 16’ cayó el 1-2, cuando un jugador del Laguna recuperó el balón algo más allá del centro del campo, se lo pasó a un compañero hacia adelante y éste superó a Pepo, como se puede ver en la imagen.

Los mirobrigenses estaban un poco ‘sorprendidos’ con tanto gol visitante en tan poco tiempo, pero la cosa fue a peor con el 1-3 en el 19’, cuando un jugador por la derecha se marchó de dos defensas, hizo un tiro sin ángulo que repelió Pepo, quedando suelto el balón, que aprovechó un compañero para marcar. La cosa se pudo poner aún peor porque en el 21’ el Laguna tuvo otra opción clarísima con un disparo dentro del área que Pepo envió con un paradón a córner.

Tras esa opción, el partido ‘se calmó’ un poco, intentando el Ciudad Rodrigo controlar un poco el correcalles, lo que logró en parte, marcando el 2-3 en el 31’ de la mano de Sergi, quién resolvió frente al guardameta en una posición centrada tras llegar el balón allí desde la izquierda.

En los minutos posteriores, el Ciudad Rodrigo merodeó el área rival (de la mano de Alberto García, Manu González o Marcial), pero sin un gran remate final, siendo el siguiente momento cardíaco cuando el Laguna pudo poner el 2-4 en el 38’ con otro disparo desde dentro del área por la izquierda que de nuevo solventó Pepo. Gracias a esta parada, el Ciudad Rodrigo pudo empatar dos minutos después, en una preciosa contra: tras recuperarse el balón a la altura del área propia, Sergi lo condujo unos cuantos metros hasta pasárselo a Marcial, quién a su vez se lo envió a Alberto García, quién se plantó en el área por la izquierda, desde donde marcó.

La espectacular primera parte concluyó con una intentona de Alberto García quién, desde una buena posición en la frontal, envió el balón cerca de la escuadra izquierda. Visto el desarrollo de la primera parte, se podía pensar que el ritmo bajaría en la segunda, pero ni mucho menos: a los 5 minutos, el colegiado decretó penalty a favor del Laguna. Sin embargo, ahí estaba Pepo para repelerlo, y Adrián Gallego, Pablo y David Risueño para despejar el balón suelto antes de que lo rematase otro compañero.

La primera opción del Ciudad Rodrigo para ponerse por delante llegó en el 55’, en una gran acción por la derecha de Adrián Gallego, quién alcanzó la línea de fondo, se fue hacia el área y sacó un pase de la muerte que Alberto García, con todo a favor, remató alto. La delantera en el marcador acabó por ser una realidad en el 62’: Maza botó una falta desde la izquierda que propició un primer remate de cabeza que repelió el portero, entrando David Risueño para enviar el balón suelto al fondo de la red (4-3).

El partido siguió manteniendo el formato de correcalles y la igualdad, aunque fue el Laguna quién generó peligro en el siguiente tramo, viviéndose una buena anticipación de Pepo, una contra clara desde atrás que no aprovecharon, una falta botada desde la izquierda que Pepo despejó a una mano, o un tiro dentro del área que Pepo detuvo en el primer palo (en todo caso éste último era fuera de juego).

La siguiente gran opción del encuentro no se produjo hasta el 83’, cuando Alberto García tuvo en sus manos la sentencia, pero el remate que hizo a un pase de la muerte de Marcial se topó con un defensa. Eso dio pie a que el Laguna tuviese su opción para empatar en el 86’, con un balón bombeado frente a Pepo que se fue alto por poquísimo. En los minutos siguientes, el Laguna llegó alguna vez más, pero con menos orden, despejando bien el peligro los locales.

En el 92’, el Ciudad Rodrigo tuvo otra opción para sentenciar, con un pase de Carli para Marcial, quién la enganchó un poco forzado marchándose el balón desviado. Por fin, el ansiado gol definitivo cayó al minuto siguiente, de la mano de Carli, quién recibió el balón casi en medio del campo (con el Laguna volcado adelante), yéndose en carrera hacia la portería rival hasta batir al guardameta desde más o menos la frontal. De este modo, los dos minutos que restaban hasta el pitido final fueron de tranquilidad tanto para los jugadores como para la afición congregada en el Francisco Mateos.