Miércoles, 13 de noviembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

El Ciudad Rodrigo se reencuentra con la victoria pidiendo la hora tras haber ido ganando 0-3

El Ribert, bestia negra de los mirobrigenses el curso pasado, puso en serios apuros al Ciudad Rodrigo en los compases finales

En el Ribert militan Wiki e Iñaki, exjugadores del Ciudad Rodrigo CF | Fotos Lydia González

Tras tres empates consecutivos, dos en casa (ante el Onzonilla –nuevo líder de la categoría- y Villa de Simancas –antiguo líder, que ha conocido esta semana la derrota por 1ª vez-) y uno fuera ante el Hergar Camelot Helmántica, el equipo Senior de Regional de Aficionados del Ciudad Rodrigo CF se reencontró en la tarde del domingo con la victoria.

Lo hizo en el Campo Reina Sofía de Salamanca ante el Ribert, bestia negra de los mirobrigenses el curso pasado pese a ser un recién ascendido: ganó en el Francisco Mateos en la tercera jornada liguera, y en la vuelta, logró empatar en los diez minutos finales el 0-2 con el que se había colocado previamente el Ciudad Rodrigo.

Curiosamente, en la tarde dominical, el Ribert estuvo a punto de repetir ese guión del curso pasado, quedándose ‘cerca’ de empatar el 0-3 con el que se habían colocado los mirobrigenses en consonancia con el buen encuentro que realizaron una semana más. De salida, hay que apuntar que el encuentro comenzó un cuarto de hora más tarde de lo previsto (a las 19.15 horas), debido a que el partido que se disputó previamente en el mismo campo sufrió un largo parón por la lesión de un jugador (tuvo que ser evacuado en ambulancia).

Esta semana, el Ciudad Rodrigo entró bien en el partido no solo en lo que al juego se refiere, sino también en el marcador, adelantándose antes de cumplirse el primer cuarto de hora de juego, en el 12’, con un gol de Manu González. Los mirobrigenses siguieron controlando bien el partido, teniendo una nueva recompensa ya en la recta final del primer tiempo, en el 40’, de la mano de Edu Sánchez (previamente se había rozado el gol en un saque de esquina).

Con el 0-2 en contra, el Ribert salió a apretar en el segundo tiempo, teniendo algunas ocasiones bastante claras, como dos en el 55’ y en el 59’ que requirieron de sendas intervenciones de mérito de Pepo. El Ciudad Rodrigo se liberó de este agobio de la mejor forma posible, con un nuevo gol en el 66’, que en este caso llevó la firma de Alberto García.

Quedaba todavía un tramo largo del partido, pero la situación parecía bastante controlada por parte del Ciudad Rodrigo, que entró en su carrusel de cambios (hizo los 4 permitidos entre el 68’ y el 80’). Curiosamente, una vez estuvieron todos los jugadores de refresco sobre el campo, llegaron los ‘problemas’ debido al arreón final del Ribert.

El primer gol de los locales llegó concretamente en el 84’, de la mano de Ramajo. Ese tanto les espoleó, y ya no digamos el segundo, logrado en el 88’ por el mismo jugador. Con suspense, y con alguna ocasión final de los locales (como un lanzamiento de falta), finalmente llegó el ansiado pitido final con el cual el Ciudad Rodrigo pudo respirar tranquilo y volver a saborear una victoria tras casi un mes sin hacerlo (desde el 22 de septiembre).