Miércoles, 13 de noviembre de 2019
Las Arribes al día

Tod@vía vuelve a la acción con una reivindicativa facendera en Lumbrales

Los voluntarios retiraron la maleza y liberaron varios pasos a nivel a lo largo de 4 kilómetros de la vía  La Fuente de San Esteban-La Fregeneda- Barca d´Alva

La Asociación de Frontera Tod@vía ha regresado al trabajo de campo, tras el paréntesis de más de un año motivado por las actuaciones de la Diputación Provincial en el último tramo español de esta vieja ruta ferroviaria que culmina en la ciudad portuguesa de Oporto. El parón de La Salina, por motivos que hacen pensar que las cosas no se están haciendo bien, y la necesidad de seguir recordando a ADIF, propietario de la infraestructura, su obligación de conservar este BIC Monumento o permitir que otros puedan hacerlo mediante su cesión incondicional, han sido las principales causas para este retorno.

En la jornada de facendera celebrada hoy domingo en Lumbrales, las labores se centraron en la eliminación de la vegetación que ha vuelto a adueñarse de la caja y los aledaños de la vía, así como en liberar los diferentes pasos a nivel encontrados a lo largo de unos 4 kilómetros. Ni la lluvia ni el frío de las primeras horas de la mañana hizo desistir en su empeño a los voluntarios que acudieron a la convocatoria.

La Asociación Tod@vía asegura que no piensa desfallecer en su "objetivo de evidenciar la dejadez y el olvido que esta vía padece desde su cierre en 1985, una decadencia que va aparejada a la de toda la comarca a pesar de las múltiples y estériles promesas de inversión pública que han llenado titulares de prensa desde hace más de 20 años".

La histórica Vía Férrea que transcurre desde La Fuente de San Esteban hasta La Fregeneda, entrando por Barca d´Alva en territorio portugués, conserva aún pequeños tesoros de su antiguo esplendor (cambios de agujas, señales de avisos, aguadas…) "que cada año que pasa corren un mayor peligro de desaparecer, como desaparecieron los enormes relojes de las estaciones, las farolas, campanas y todo lo que la desidia y la incompetencia dejó abandonado en su interior, además de los propios edificios" lamentan desde Tod@vía. Los socios de este colectivo saben que con el gesto de las facendera no van a conseguir "levantar la ví(d)a, aunque se consiga retrasar en parte su decadencia", pero esperan que esta labor de voluntariado social "remueva conciencias y ayude a fomentar una mayor sensibilidad social sobre nuestro patrimonio, máxime cuando su rehabilitación puede crear trabajo para una zona de las más despobladas y envejecidas de España” manifiestan. 

Los voluntarios que acudieron a la convocatoria acabaron la jornada departiendo con el alcalde de Lumbrales, que acudió a saludarlos a la estación de esta villa. Carlos Pedraz les anunció su intención de contactar con el Director de Turismo de la Junta de Castilla y León y mantener una reunión con ADIF para solicitar la cesión de la estación de Lumbrales con el objetivo de utilizar ese edificio como Centro de Interpretación del BIC y punto de partida de un futuro uso turístico de esta líena férrea.

La Asociación Tod@vía convocará una nueva facendera en el mes de noviembre.

Ver más imágenes: