Domingo, 17 de noviembre de 2019
Béjar al día

PP y TAB pedirán la comparecencia en Pleno del concejal responsable de La Covatilla

Alejo Riñones manifiesta que la imagen de la estación de esquí se va a ver perjudicada por las declaraciones de la Alcaldesa sobre su estado y advierte que están en juego muchos puestos de trabajo

FOTOS: GRUPO MUNICIPAL POPULAR

El Grupo Municipal Popular ha anunciado la presentación de una moción conjunta con Tú Aportas, para pedir la comparecencia en Pleno del concejal responsable de La Covatilla con el fin de poder hacerle preguntas sobre el estado actual de los trabajos en la estación de esquí.

El artículo 105 del Reglamento de Organización y Funcionamiento de las Entidades Locales (ROF) recoge “Todo miembro de la Corporación que por delegación del Alcalde o Presidente, ostente la responsabilidad de un área de gestión, estará obligado a comparecer ante el Pleno cuando éste así lo acuerde, al objeto de responder a las preguntas sobre sus actuaciones”.

La comparecencia se solicitará mediante una moción que se interpondrá este mes de octubre para que se produzca en el Pleno del mes de noviembre.

El portavoz Popular, Alejo Riñones, ha querido tranquilizar a la población, señalando que por muy mal que se hagan las cosas, lo más importante es que haya nieve, pese a que la semana pasada su equipo estuvo en las instalaciones y había vacas y ovejas, algo que ha comentado que no se puede permitir porque pisan las canalizaciones y los drenajes, estropeándolos con el peso, ha manifestado que la estación no está ni mejor ni peor que otros años, sólo va retrasada en las labores de mantenimiento y con menos personal.  Ha añadido que cuando su equipo se vio en la situación de gestionar la estación, en 2014, no tenían mucha idea, ni tampoco los trabajadores fijos del Ayuntamiento y sin embargo todo salió adelante consiguiendo buenos resultados desde el principio y durante los cinco años de gestión municipal.

Por tanto asegura que no es verdad que la estación esté en estado “catastrófico” aunque ha sido un grave error cerrar la estación en los meses de verano, porque no sólo daba trabajo a 10 o 15 personas, sino también porque mantenerla abierta los fines de semana permitía que los mismos trabajadores acometieran labores de mantenimiento de girondas, drenajes y el engrase de remontes y poleas el resto del tiempo.

También ha mencionado Riñones la Revisión V7, que se hace cada siete años al telesillas, señalando que la ley ya prevé que para estaciones pequeñas se haga cada 20.000 horas de uso y el telesillas se dejó con unas 13.300 horas de trabajo, por lo tanto quedaban ocho pilonas por revisar y unas 7.000 horas de uso, por eso se había llegado al acuerdo, con la Dirección General de Transportes de la Junta, de ir haciendo esta revisión todos los años hasta quedar completada al cumplir las 20.000 horas y ya el año pasado se cambió el cable de los remontes del Canchal Negro y se dejó comprado material como ejes de los balancines y poleas para que este verano se pudieran utilizar con el fin de pasar la revisión y porque siempre han sido conscientes de que hay que tener muy en cuenta lo sensible que es el tráfico de personas por aire. Y ha advertido sobre la inconveniencia de que la misma persona contratada para dirigir la estación sea la misma que va a realizar la revisión y a firmarla, en lugar de encargársela a una empresa externa e independiente.

Alejo Riñones  piensa que se trata de la “ignorancia de un equipo nuevo que no pregunta a quienes ya saben un poco de esto” y ha manifestado que él mismo se ofreció para ayudar sin haber obtenido ninguna respuesta al respecto y pregunta al nuevo Equipo de Gobierno dónde está el anunciado plan de choque, añadiendo que quizás ese plan haya sido la limpieza del restaurante y la cocina, que una pequeña empresa de Béjar ha limpiado en tres días de trabajo de jornadas no completas, lo cual no es mucho tiempo si todo estaba tan sucio como decía la Alcaldesa y sobre todo después de que las instalaciones llevaran cerradas siete meses, pues la temporada de nieve del pasado año finalizó en el mes de marzo y teniendo en cuenta que el restaurante tiene tres salas y una cocina grande que atiende a 2.000 o 3.000 personas, no le parece mucho tiempo de acondicionamiento.

Riñones ha denunciado el perjuicio que se le está haciendo a la imagen de La Covatilla con declaraciones “catastrofistas” como las realizadas por la Alcaldesa, y ha advertido que ya ha habido colectivos y Diputaciones que le han preguntado sobre la situación de la estación y le han manifestado sus dudas sobre si traer a escolares este año.

La preocupación del Portavoz Popular sobre la estación es porque ha asegurado que es consciente de  que La Covatilla es muy importante para la economía de la zona, con un impacto considerable en el empleo, que según estimaciones afecta a unos 1.000 puestos de trabajo indirectos y a 70 u 80 directos “el mejor plan de empleo que puede tener una ciudad como Béjar”. Por eso ha señalado que el Ayuntamiento de Béjar junto a la Diputación de Salamanca, han invertido en los últimos años 1.870.000 euros, dejando para la ciudad una estación valorada en más de 20 millones, con unas 600 hectáreas de terreno.

Ha conminado al nuevo Equipo de Gobierno a que “comiencen a trabajar en firme y a sacar adelante su programa”, señalando que además se les ha dejado mucho dinero del Plan de Reindustrialización para La Covatilla, que necesita sobre todo poder hacer nieve en las malas temporadas, cuando hace frío pero no caen precipitaciones, por eso ha criticado duramente que en vez de hacerse una nueva balsa que recoja las aguas en invierno para poder fabricarla de forma artificial, instalarse nuevos cañones o aumentar la potencia eléctrica que es necesaria para estos cañones, “se gasten ahora 459.800 euros en una máquina pisapistas”, cuando ya hay tres que pueden aguantar unos años más sólo con un adecuado mantenimiento y las correspondientes reparaciones, un gasto que Alejo Riñones considera superfluo.

También ha querido denunciar el agravio comparativo que han sufrido los trabajadores de La Covatilla este verano, ya que el Equipo de Gobierno ha reducido la jornada laboral de los trabajadores del Ayuntamiento a seis horas y media, mientras que a los de la estación de esquí se les ha mantenido un horario de trabajo de siete horas y media, Alejo Riñones ha defendido su profesionalidad y sacrificio en un trabajo que desempeñan en condiciones duras de calor y frío extremos, y ha manifestado no entender el porqué de ese agravio comparativo con el resto de trabajadores.

Ha finalizado su comparecencia ante los medios de comunicación preguntando a la Alcaldesa sobre el deslinde y el ruego que se le hizo en Pleno para que una persona del Instituto Geográfico Nacional se trasladara a Béjar para realizarlo, señalando que no han tenido noticia hasta ahora de que se haya movido nada en ese sentido para defender los intereses de los bejaranos en la estación de esquí.