Jueves, 17 de octubre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Pongamos que hablo de baloncesto

Abel Atalanta rememora la victoria de la Selección Española Masculina en el Mundial de Baloncesto

Pongamos que hablo de baloncesto.

Pongamos que hablo de trabajar en común en una dirección.

Pongamos que hablo de solidaridad sin dobleces.

Pongamos que no importe el yo, que solo nos sirva el éxito del grupo, que si no empujamos todos, no cuenta.

Pongamos que cada palabra de ánimo, compromiso y confianza mutua, no albergue ni duda ni trastienda. 

Pongamos que  llegar a lo más alto, aun sabiendo el camino o precisamente por saber el camino, sea más complicado que nunca.

Pongamos que pocos crean en ti.

Pongamos que la única respuesta sea trabajo y compromiso.

Pongamos que  no baste, que se necesite ser serio, ser listo, ser otro; cambiar tus formas de hacer, de afrontar cada batalla porque ya no eres el mismo, porque te volviste más  viejo pero  más duro, más débil pero más tenaz.

Pongamos que el nombre escrito sobre el pecho de tu camiseta exija más que a los demás, que eso dificulte parte del camino.

Pongamos que, al tiempo, ese mismo nombre facilite parte del camino.

Pongamos que haya mucho de cierto en esa misteriosa energía fluyente desde lo hecho oscuramente con esfuerzo y paciencia.

Pongamos que la única alegría pura sea la merecida.

Pongamos que por una vez el discurso sea real, que lo que se dice es, que no exista miedo a conocer la verdad, que la fuerza del vínculo que se transmite sea tal, sin puntos débiles, sin rémoras.

Pongamos que hablo de lo bien hecho, por ser bien concebido y ejecutado.

Pongamos que no hubiera importado no haberlo conseguido porque nada hay que reprochar a lo bien dispuesto.

Pongamos que hablo de sueños.

Pongamos que hablo de corazón.

Pongamos que hablo de España.

Pongamos que hablo de ponerse esa camiseta cada día.

Pongamos que hablo de baloncesto.

Pongamos que no.

Abel Atalanta

abelatalanta.blogspot.com