Domingo, 17 de noviembre de 2019

La Red Estatal del Castaño analiza los retos del sector en un encuentro europeo celebrado en Portugal

El X Encuentro Europeo de la Castaña ha supuesto una oportunidad para compartir soluciones frente a los principales problemas del castaño, entre ellos, la plaga de avispilla

El X Encuentro Europeo de la Castaña ha trascurrido entre Penedono y Trancoso, donde abundan los castañares/ Fotos: Martín-Garay y MunTrancoso

Del 11 al 14 de septiembre se ha celebrado en las localidades portuguesas de Trancoso y Penedono una nueva edición del Encuentro Europeo de la Castaña, a la que acudieron representantes de la española Red Estatal del Castaño junto con sus equipos técnicos.

Tiene todo sentido que el encuentro se haya desarrollado en esta comarca portuguesa, debido a la gran superficie de sotos que tradicionalmente han formado parte de su paisaje y que hoy tienen nueva vida.

Trancoso es un municipio portugués de la Beira Alta, en el centro-norte del país, y constituye el cuarto concejo a nivel nacional en superficie de castaño, con unas 1.300 hectáreas. Aquí se encuentra la Denominación de Origen Protegida (DOP) Castanha dos Soutos da Lapa, cuya variedad principal es la Martaínha.

El objetivo fundamental del encuentro era que las principales áreas productoras de Europa pusiesen en común sus realidades y desafíos, a fin de compartir experiencias y analizar soluciones comunes a los problemas que acechan al castaño.

Como ya ocurrió en encuentros anteriores, se confirmó la efectividad de la metodología utilizada en diferentes países para superar la plaga de la avispilla del castaño: el uso del Torymus sinensis como organismo de control biológico.

Prestigiosos investigadores y entomólogos de Italia, Francia y Portugal dan por superada la plaga y confirman la idoneidad de la metodología empleada para el control de la avispilla, -según informa la Red Estatal del Castaño-, aunque consideran que estas localizaciones aún habrán de convivir con la avispilla en los próximos años y quedará trabajo por realizar, pero aseguran que el castaño se ha salvado y, con él, todos los valores naturales, paisajísticos y de biodiversidad asociados.

Italia casi llegó a perder el 100% de la cosecha en años pasados, lo que pudo haber supuesto el fin del castaño en la península italiana. La Red Estatal del Castaño considera que la rápida respuesta del sector, en colaboración con investigadores y administraciones italianas, contribuyó a facilitar las sueltas de Torymus sinensis en los castañares afectados.

Desde la Red Estatal del Castaño esperan que las autoridades responsables de la biodiversidad en España autoricen la suelta masiva de Torymus sinensis y pongan en marcha el plan de contingencia pendiente. “No podemos permitirnos el riesgo de que se arruinen miles de familias y perder un hábitat que alberga una enorme riqueza desde el punto de vista entomológico y de biodiversidad en general”.

Sin embargo, a juicio esta agrupación estatal, “España sigue lejos de garantizar la conservación del castaño, hábitat que precisa de las medidas y recursos oportunos para el control de la plaga de la avispilla”, así como de las medidas necesarias para la recuperación y puesta en valor de estos sistemas agroforestales.

De igual modo, desde la Red Estatal del Castaño manifiestan que se recordará al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente español la necesidad de puesta en marcha de las medidas previstas para la erradicación y control de esta especie invasora mediante la ejecución de un programa de control biológico, único método que se ha revelado eficaz hasta la fecha para el control de este insecto, dotando a dichas medidas de la financiación necesaria. Igualmente, esperan que por parte del Ministerio se tengan en cuentas las imprescindibles medidas previstas por el Grupo Operativo Saluscastanea para la conservación del castaño.

Desde la Red también solicitarán la consideración del castaño como sector estratégico para las zonas desfavorables de montaña, pues están seguros que la castaña puede contribuir a revertir la situación de depresión económica y poblacional que padecen estos territorios, tal y como ha ocurrido en Italia.

El castaño, fuente de empleo y riqueza ambiental en la península ibérica

La importancia de los castañares en los ecosistemas de montaña de la península ibérica es evidente. El castaño actualmente ocupa una superficie superior a las 300.000 hectáreas en España y es una de las especies cuyo aprovechamiento más recursos genera en las áreas donde está presente. La recogida y comercialización de la castaña es una de las actividades que más beneficio aporta a los habitantes de las zonas productoras, gracias a la venta del producto en fresco y a la importante industria transformadora dependiente del mismo.

En Portugal este cultivo autóctono produce unas 30 mil toneladas anuales. Los sotos se sitúan principalmente en la mitad norte del país, siendo las Beiras y Tras-os-Montes las mayores regiones productoras.

Este encuentro europeo se ha desarrollado entre las localidades de Penedono y Trancoso, que contribuyen con unas 3.000 toneladas a esa producción nacional. Como quiera que los castañares se han revelado como una fuerza económica y ambiental para fijar población en el medio rural, el municipio de Trancoso colabora desde hace varios años con la Universidad de Tras-os-Montes y Alto Douro (UTAD) para la concretización de unos protocolos de trabajo que apoyen a los emprendedores que decidan retomar el cultivo de la castaña, con asesoramiento técnico, cualificando los sotos y modernizando la forma de cultivarlos, así como enfocándose en la transformación de la castaña y la participación de los castaños en la generación de nuevos productos, como las setas salvajes inoculadas en troncos de castaño. Para esto último, en Trancoso se trabaja también en colaboración con la Escuela de Hostelería y Turismo de Lamego.

Entre 700 y 1.000 productores de castaña existentes en la comarca de Trancoso justifica que aquí se realice desde hace varios años la Feria de la Castaña y Paladares de Otoño durante el mes de noviembre.

Otro encuentro sobre el sector de la castaña es el que se celebra anualmente en Bragança, con la participación del Instituto Politécnico de Bragança (IPB). La castaña de esta región nordeste de Portugal supone dos tercios del total de producción del país y comparte retos con los vecinos castañares de la comarca de El Bierzo.

Entre los concejos de Bragança y Vinhais, poseedores de la denominación de origen protegida (DOP) Terra Fria Trasmontana, se producen unas 20 mil toneladas de castaña, de las 30 mil anuales producidas en Portugal.

Además de las sesiones técnicas, durante este X Encuentro Europeo de la Castaña se presentó el libro "Cultivation and Culture of European Chestnut" y se reunió la asamblea de la Asociación Europea de la Castaña ‘Eurocastanea’.

Entrar en acción de forma conjunta frente a los desafíos

En mayo de 2017 fue creada la Red Ibérica de Investigación de Montaña, un proyecto en el que están involucradas 20 entidades de Portugal, España y Andorra. Científicos de los tres países trabajan colaborativamente investigando los ecosistemas de montaña peninsulares. Los desafíos a los que se enfrentan estos hábitats, derivados del cambio climático, del abandono del medio rural y de las singularidades de la agricultura de montaña, son algunos de los problemas que estudian y para los que pretenden contribuir con soluciones, partiendo de la Naturaleza y revirtiendo sus resultados en ella, así como en la mejora de los parámetros socioeconómicos de estos territorios.

La importancia de los castañares en los ecosistemas de montaña de la península ibérica motiva que desde la española Red Estatal del Castaño insistan en que la pérdida de producción de castaña puede representar no solo una pérdida ambiental y paisajística irreparable sino también la pérdida de puestos de trabajo y de generación de rentas en el medio rural.

La Red Estatal del Castaño insiste en aprovechar la experiencia en las regiones de Italia o Francia para minimizar las afecciones en España, apostando por la inmediata puesta en marcha de las diferentes actuaciones para controlar la propagación de la plaga de avispilla, afirmando que, si se realizan con celeridad, tendrán un coste menor que si se espera a la extensión a todas las zonas productoras.

“El castaño, ya afectado por otras plagas y enfermedades, ha sufrido una importante regresión en las últimas décadas, por lo que esta nueva plaga puede suponer la puntilla final y  hacernos perder este valioso recurso para las generaciones venideras.”

La Red Estatal del castaño está compuesta por PROAGOSILGA, MESA DEL CASTAÑO DEL BIERZO, MESA DE LA CASTAÑA DE EXTREMADURA, PLATAFORMA ANDALUZA DE LA CASTAÑA, CONFEDERACIÓN DE ORGANIZACIONES DE SILVICULTORES DE ESPAÑA.

La organización de este encuentro en Portugal estuvo a cargo de RefCast-Associação Portuguesa da Castanha, AREFLH – Assembleia das Regiões Hortícolas Europeias, los municipios de Trancoso y Penedono, así como la Cooperativa Agrícola de Penela da Beira.