Lunes, 14 de octubre de 2019

Arelis Uribe: “Sin duda las mujeres están escribiendo la mejor literatura chilena contemporánea”

Entrevista a la autora de ‘Quiltras’, “un libro de cuentos que acaba de aparecer y que es una de esas joyas que te golpean y te dejan sin aliento, literatura con mayúsculas…”

Arelis Uribe, periodista y escritora chilena

No es sencillo entrevistar a Arelis Uribe, a pesar de las facilidades que nos da su editora (Gracias Sol Salama, de editorial Tránsito) porque apenas  la conocemos, pero su libro nos gusta tanto, tanto - esas  ocho historias protagonizadas por mujeres pobres, adolescentes, mestizas, vagabundas, Niñas que habitan barrios que no aparecen en los mapas, que están despertando a un mundo que les exige dejar de ser niñas. Sienten ansia, pero sólo tienen garantizada la decepción- que nos lanzamos de cabeza y aceptamos el reto. Y es que Arelis Uribe es autora de Quiltras, un libro de cuentos que acaba de aparecer y que es una de esas joyas que te golpean y te dejan sin aliento, literatura con mayúsculas…Luego ya nos enteramos de que ganó el Premio a la Mejor Obra Publicada en 2017 otorgado por el CNCA, (Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes) y de Que explote todo, una compilación de sus mejores artículos de opinión es otro de sus textos fundamentales.

Dicen las crónicas que es periodista y escritora. Además de haber trabajado como directora de comunicaciones del Observatorio Contra el Acoso Callejero Chile y de la campaña presidencial de Beatriz Sánchez, se ha desempeñado como columnista en distintos medios digitales, tales como  El DínamoThe ClinicNoesnalaferia y Es mi fiesta.

En cualquier caso, un descubrimiento.

.- Tal vez habría que comenzar explicando que significa Quiltras, para los que no hayan leído el libro.

En Chile, los quiltros son los perros callejeros, los sin casa, los sin raza definida, los sucios pero tiernos y salvajes. Siento que la clase obrera chilena es quiltra. Sin origen ni destino conocido, pero con pasión y amorosidad. Y “Quiltras”, en femenino, porque quería escribir un libro cuyo título fuese un plural femenino en este mundo donde la pluralización es masculina. Mostrar la experiencia de ser mujer como una experiencia universal.

.-Y quién es Arelis Uribe para quien la descubra hoy.

Jajaja soy una periodista que escribió un libro de cuentos y desde entonces la llamaron escritora. Ahora quiero escribir poesía, ojalá me llamen poeta.

.-Título plural y femenino, exacto en su definición pero que daño hace, que desasosiego nos deja.

Sí, sin querer queriendo, Quiltras sintetiza el sentir y la vida de los flaites, los pobres, los proletas, las proletas, las pobres, las flaites. Es la vida que conozco porque es el mundo del que vengo. Ahora, gracias al libro, he viajado, he ganado premios, me he distanciado materialmente —más no espiritualmente— de mi origen obrero, y eso muchas veces me conflictúa.

.-Un éxito con mayúsculas, lectores, critica y premios, el de este libro desde que apareció y que ahora tenemos ocasión de leer en España.

Sí, fue un libro leído, querido, comentado. Estoy agradecida de eso. No soy la única quiltra que creció en Chile sintiendo la incomodidad de la fractura social de la lucha de clases, de la desigualdad material de una riqueza acumulada por los cuicos. El libro me dio regalos, trabajo, premios. Todavía no sé qué hacer con la sensación de haber escrito sobre mis heridas de niña pobre y haber recibido premios millonarios por eso.

.-Siete cuentos protagonizados y narrados por mujeres, con un discurso marcadamente feminista y crítico, que habla de las que siempre se quedan en el  margen, las que no tienen oportunidades.

Sí, pero el discurso es soterrado. Al menos en la literatura debe ser así. Yo no digo, no estoy en un podio, mi libro no es un panfleto; es un cúmulo de escenas, personajes, escenarios, situaciones y conflictos que muestro para que cada cual, según su moral y experiencia, sienta alguna pasión. Yo no quiero convencer a nadie, solo quiero mostrar las cosas que me han dolido.

.- Todo en estos cuentos, todo está en función de los personajes, de la acción, de la palabra, usted es periodista como cambia la escritora de la columna al cuento, porque los intereses son los mismos de alguna manera.

Sí, mis pulsiones son las mismas, son mis obsesiones: la clase, la raza, el género, lo etario, lo territorial. El registro es similar. Soy narradora, el verbo es el corazón de mi escritura, el movimiento. La narrativa son personajes en movimiento, viviendo cosas, pasando por una crisis, nada más. Con eso claro puedes escribir lo que sea. Y mi forma de expresar mis crisis han sido en distintos registros de ficción, no ficción, opinión, cuento, crónica; no es tan difícil ir de la no ficción a la ficción o del periodismo a la literatura, porque ambos universos versan sobre las personas y sus acciones. Lo que sí cambia es que la literatura es el reino de la voz personal, el periodismo, en cambio (al menos el periodismo informativo), es un molde del que no puedes escapar, si te sales de él, ya no es periodismo.

.- Escribe con frases, punzantes teje y entreteje historias en las que mezcla internet, el amor, el deseo,  la familia, la ansiedad, el miedo

Pues sí, de alguna forma, los temores de los personajes son mis temores, sus asombros son mis asombros y sus alegrías también son mis alegrías. Le temo a la soledad, a la violencia, al desamor, al engaño, a la pérdida; me sorprende  la opulencia, nunca deja de sorprenderme, y no hay nada que me haga más feliz que la sincronía, que el encuentro, que el momento en que fluyes con otra persona para alcanzar un mismo objetivo afectivo. Eso es el amor.

.- Mujeres que necesitan sentirse reales y vivas y conectadas, ¿Se van haciendo feministas?

No lo sé. Yo creo que el feminismo es el momento en que las mujeres o las identidades que no calzan con la masculinidad hétero tradicional, toman consciencia de que son sujetos y no objetos. Cada vez que existe racionalidad, pasión libertaria, rotura de grilletes, mana el feminismo.

.- Alguien dijo que no hay nada más universal que lo que nos parece más individual, más intimo, usted parece ser de esta escuela lo que le pasa a esta chica parece nada, pero es todo para ella y para el mundo debería serlo, lo singular como germen de lo universal y de la mano de las que siempre perdieron.

Sí. Tenía eso muy presente cuando escribí el libro. Antes de escribir los cuentos estudié un máster en comunicación política, leí mucha filosofía política, todo ese discurso crítico está condensado en mis columnas de opinión (en mi segundo libro, “Que explote todo”), cuando escribí Quiltras estaba muy consciente de ello, pensaba en Foucault: la violencia del cotidiano, la microfísica del poder, el fuego y la triada de la revolución francesa en el vínculo más mínimo de la relación humana; el amor como una gesta universal, la familia y lo que ocurre dentro de una casa, que puede parecer tan pequeño, me parecía que era el universo entero, digno de aparecer en cualquier libro de historia o de historias.

.- Ganaremos alguna vez, empataremos al menos

Jajaja sí. Una vez leí a alguien decir: me encanta ganar, no me importa perder. Espero poder vivir así.

.- “Quería y quiero ser una autora que muestre la particularidad de ser mujer como una experiencia” ha dicho, yo creo que lo ha conseguido, que lo está consiguiendo, pero no está dejando muchos jirones de su alma por el camino

Sí, lo que hablábamos más arriba. De hecho, volví a decir esta misma frase, jaja.

.- Hay muchas mujeres latinoamericanas que están escribiendo la mejor literatura en estos momentos, la que te golpea, la que te despierta, la que te hiere, por qué las cosas van con tanta calma, me parece increíble que hayan tenido que pasar dos años para encontrarnos con su libro, si hablamos la misma lengua porque no fluye la literatura más fácilmente

Lo curioso es que este libro se presentó en Madrid hace dos años, pero no llegó nadie a la presentación. Ahí tiene usted: ganaremos alguna vez, perderemos muchas más.

.- Porque si llegan los libros de los consagrados…Y ahora mismo la literatura que hace usted y tantas otras mujeres debería copar esos puestos con todo derecho

Sería hermoso, hay muchas mujeres en Chile escribiendo maravillosamente. Pienso en Romina Reyes y su nueva novela “Ríos y provincias”, un libro que desde la herida cotidiana de ser chilena es capaz de ahondar en los pesares más universales: la búsqueda incesante del amor verdadero, la tragedia de perder ese amor y cómo, al parecer, el amor tiene tintes o estéticas diferentes dependiendo de dónde has nacido. También pienso en Macarena Araya Lira, que ha escrito el conjunto de cuentos, que en colectivo funcionan como novela, más hermoso y bien escrito que he leído en el último tiempo en mi país. Sin duda las mujeres están escribiendo la mejor literatura chilena contemporánea.

 

Arelis Uribe (Santiago de Chile) es periodista y escritora. En 2016 publicó en Chile Quiltras (premio del Ministerio de Cultura de Chile al Mejor Libro de cuentos del año); en 2017, la antología de columnas de opinión Que explote todo, y en 2019 el fanzine Cosas que pienso mientras fumo marihuana. Fue la directora de Comunicaciones de la organización feminista Observatorio Contra el Acoso Callejero, que promovió la ley contra el acoso sexual en espacios públicos en Chile. Ha sido profesora de escritura en las universidades de Santiago y Chile. Sus cuentos y crónicas han sido reconocidos en distintos certámenes literarios de Latinoamérica. Actualmente estudia el máster en Escritura Creativa de la Universidad de Nueva York.

portada libro: Iris Colil

Fotografías de Arelis Uribe, Cristián Gómez