Lunes, 16 de septiembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Varias obras, y un cambio de director, entre las novedades de la Vuelta al Cole en Ciudad Rodrigo

En el Colegio El Puente inician una ‘nueva etapa’ al haber conseguido acabar con el problema endémico del absentismo

El invernadero del Colegio El Puente, que estrena plástico protector

Los escolares de Educación Infantil y Primaria de Ciudad Rodrigo han tenido un día ‘extra’ de vacaciones al trasladarse al lunes la jornada no laborable motivada por la festividad de la Virgen de la Peña de Francia, pero este martes no les quedará más remedio que volver a coger las mochilas para poner rumbo a los centros educativos donde están matriculados e iniciar el curso escolar 2019/2020.

Los únicos que se librarán de acudir este martes a primera hora de la mañana serán los alumnos que debutan en los colegios, los de 3 años, que como es habitual tendrán una entrada progresiva a lo largo de los próximos días, para que el arranque de esta nueva etapa en sus vidas sea lo más cómoda posible. En este sentido, el Colegio San Francisco tendrá durante la mañana del martes una reunión con los progenitores de los niños de esa edad para explicarles cómo será este período de adaptación.

Mientras, en el Colegio El Puente, está previsto que en esta primera jornada de curso haya un encuentro con los padres y madres de todos los alumnos, en un momento muy especial para este centro, ya que por fin el curso pasado consiguieron acabar con el problema endémico de absentismo que sufrían. Como expresa su directora, Rebeca Lagos, el absentismo “se redujo drásticamente y ya no es un problema”, lo que permite trabajar “bien”, sin la incertidumbre de cuántos alumnos iban a aparecer cada día: “ahora que ya les tenemos a todos, y podremos hacer más cosas”.

En este sentido, el Colegio El Puente continuará incidiendo en una metodología muy activa, en la que el juego tiene un gran protagonismo como base del aprendizaje, a través de elementos como los Lego de toda la vida o los modernos robots, con los cuales se profundizará en el área de robótica en la que ya vienen trabajando. Esta apuesta por una metodología activa es uno de los signos de identidad del Programa 2030 de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, destinado a acabar con la segregación escolar, del que forma parte el Colegio.

En materia de proyectos y programas, hay que resaltar que el Colegio Miróbriga ha sido seleccionado para llevar a cabo un Plan de Innovación vinculado al Proyecto Lingüístico del Centro, dentro asimismo de su Programa de Calidad. La directora, Olga Alonso, explica que durante este curso 2019/2020 –que afrontan “con muchas ganas”- continuarán incidiendo “en la formación centífico-creativa” del alumnado, sin olvidar por supuesto el apartado lingüístico.

Colección de pequeñas obras

En lo que respecta al Colegio San Francisco, en este curso 2019/2020 se quiere apostar por una mayor dinamización de su biblioteca, realizando desde la misma actividades de animación a la lectura con todo el alumnado. Asimismo, se está ultimando la habilitación de un aula específica para la asignatura de Inglés, donde se trabajará especialmente la oralidad de esta lengua.

Junto a este novedoso espacio, el Colegio San Francisco estrena el curso con algunos cambios más producto de varias intervenciones, como son el cambio de luminarias del aula de informática, el pintado de tres aulas, la creación de una rampa como sustitución de una escalera en uno de los pasillos (en las proximidades de una de las puertas que permite acceder al patio), y la instalación de puertas antipánico, algo que también se ha producido en el Colegio Miróbriga de la mano del Ayuntamiento.

Como otras pequeñas intervenciones en el Colegio Miróbriga, se ha procedido a revisar las luminarias, y se han sustituido las ventanas de un ala del centro, de la mano tanto de la Dirección Provincial de Educación como del Ayuntamiento mirobrigense. A través del Consistorio llega también la gran novedad tangible en el Colegio El Puente: la colocación de un plástico en el invernadero de su patio, para así poder cultivar durante todo el año (en estas tareas de horticultura colabora Cáritas Diocesana).

Pocas variaciones en el alumnado

Ese huerto será cultivado por los alrededor de 40 alumnos con los que contará este año el Colegio (en la mañana del viernes todavía se estaba realizando alguna matrícula de última hora), lo que representa una subida respecto al arranque del curso pasado, cuando tenían 34 matriculados. En lo que respecta a los colegios San Francisco y Miróbriga, mantienen “estable” su número de matriculados, aunque se va produciendo un paulatino descenso producto de que las generaciones que van entrando en 3 años son más pequeñas que las que finalizan 6º de Primaria.

Pese a esta menor entrada de alumnos, de momento se mantienen las dos aulas en 1º de Educación Infantil tanto en San Francisco como en Miróbriga, que volverán a tener dos líneas completas (A y B) en todos los niveles. A falta del cierre definitivo de los listados, ambos colegios contarán con unos 350 alumnos cada uno, manteniendo igualmente estable el número de integrantes de las plantillas de profesores donde, como es habitual, hay caras nuevas (asimismo se contará con docentes en prácticas de los que aprobaron las oposiciones convocadas por la Junta).

En materia de profesores, la principal novedad está en el Colegio San Francisco, ya que se ha producido una renovación parcial de su Equipo Directivo: el hasta ahora jefe de estudios, Juan José Moreno, asume la Dirección, relevando a Juan Román. En el puesto de secretaria se mantiene Paloma Gutiérrez, entrando en el equipo directivo Raquel Rodríguez como nueva jefa de estudios. Este martes, a primera hora de la mañana, se encargarán de abrir las puertas del centro para iniciar, al igual que en todos los colegios, el nuevo curso escolar.