Sábado, 21 de septiembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

La Virgen que está “en el corazón de todos los mirobrigenses” recorre las calles envuelta en ¡Vivas!

Miembros de la Cofradía de Jesús Nazareno fueron los encargados de portar la imagen de la Virgen

La Parroquia de San Andrés de Ciudad Rodrigo desarrolló en la tarde del domingo los actos principales de su conmemoración de la festividad de la Virgen de la Peña de Francia, que dio comienzo el 31 de agosto con la tradicional novena, que tuvo su última sesión en esta jornada dominical, que se había iniciado a las 8 de la mañana con el Rosario de la Aurora.

El bloque de tarde de la conmemoración se abrió con la toma de posesión como nuevo párroco de San Andrés de Tomás Muñoz Porras, quién fue el encargado de presidir acto seguido la misa solemne en honor a la Virgen, con la compañía de unos cuantos sacerdotes más de la Diócesis. A su conclusión, llegó el esperado momento de procesionar la imagen de la Virgen por las calles del barrio.

Como es habitual, a los fieles que ya abarrotaban el templo se sumaron otras cuantas personas más que estaban esperando en el exterior a que finalizase la misa, que fue animada por el Coro de San Andrés. A diferencia de lo que ocurrió el año pasado, cuando la tarde del 8 de septiembre estuvo marcada por el mal tiempo (lo que hizo que se recortase la procesión), este año los actos callejeros se desarrollaron sin problema, con una muy buena climatología (bastante mejor que en días anteriores ya que no hacía viento).

Como en los dos años anteriores, costaleros de la Cofradía de Jesús Nazareno –los que pudieron asistir, ya que hay muchos fuera- se encargaron de portar la imagen de la Virgen, protagonizando algún que otro susto a la hora de levantarla tras las paradas que se fueron realizando a lo largo del recorrido, durante el cual uno de los participantes lanzó en varios momentos sonoros vivas a la Virgen.

Esta ruta transcurrió por las vías habituales: San Antón, Canal, Plaza de Herradores, Avenida de España, Glorieta del Árbol Gordo, calle Santa Clara y de nuevo San Antón. Como es tradición, el paso de la Virgen por la Avenida de España (por la zona del Parque de la Florida) y por la Glorieta del Árbol Gordo fue seguido por un amplísimo número de personas.

Los agentes de servicio de la Policía Local fueron los encargados de ir regulando el tráfico por las vías por donde pasó la procesión, encabezada por una cruz y por el estandarte de la Cofradía de Nuestra Señora de la Peña de Francia (entre medias fueron Vidal Rodríguez Encinas y Prudencio Manchado Vicente dirigiendo los cánticos). A continuación, procesionaron la Mayordomía de este año, la imagen de la Virgen, los sacerdotes presentes, y varios miembros de la Corporación: el alcalde Marcos Iglesias y los concejales Beatriz Jorge Carpio, Ramón Sastre, Laura Vicente y Vanesa Muriel.

De vuelta al templo, la Virgen fue colocada a las puertas sobre dos bancos, para el rezo de una Salve. Justo después, hubo una oración de cierre tras la cual cogió el micrófono el nuevo párroco, Tomás Muñoz Porras, para realizar una breve pero contundente reflexión, apuntando que la Virgen de la Peña “está en el corazón de todos los mirobrigenses”, animándoles a “mantener la devoción”, y a acudir a visitarla a lo largo del año a la Parroquia.

Tras ello, los costaleros del Nazareno introdujeron la imagen en el templo, dentro del cual el Coro de San Andrés, que ya había participado en la misa, interpretó varias piezas, al mismo tiempo que los costaleros, la Mayordomía, así como varios fieles, se hicieron fotos delante de la imagen de la Virgen. Este lunes se cerrarán los actos en honor a la Virgen de la Peña en la Iglesia de San Andrés con una misa en memoria de los cofrades difuntos.