Lunes, 18 de noviembre de 2019
Las Arribes al día

Monleras despide a Antoine con un funeral multitudinario y un emotivo acto en memoria y reconocimiento

Amigos y familiares le tributaron un homenaje póstumo, en el que se sucedieron recuerdos y testimonios personales
Al final del homenaje sonaron los tambores africanos que él tantas veces haría sonar

Antoine, treinta y cinco años, nuevo poblador oriundo de Francia (París), asentado en la zona desde más de quince  –los últimos ocho en Monleras–, músico, actor y artista plástico, padre de dos hijos que han crecido en el pueblo, se alejó de la vida para siempre. Era una persona extremadamente sensible, persiguiendo la luz del arte y la belleza. Pero su cuerpo era débil y su mente frágil y vulnerable. Tocado por la enfermedad mental, se precipitó por un abismo de oscuridad, hasta que la tortura interior se le hizo insoportable y en su delirio trató de hallar una vía de escape, una liberación definitiva.

Monleras le dio el último adiós en un funeral multitudinario el pasado 26 de agosto, que presidió con respeto y profunda sensibilidad el padre carmelita Ramón y que acompañaron con su música doliente los compañeros de su grupo Zaragata. A continuación, amigos y familiares le tributaron un homenaje póstumo, en el que se sucedieron recuerdos, testimonios personales, melodías, poemas o canciones con que conjurar el dolor y expresar emociones que las palabras no son capaces de nombrar, para concluir con el latido de los tambores africanos golpeados al unísono que tantas veces él hizo sonar.

Que descanse en paz, la paz que tanto ansió habitar en los últimos meses de vida.

Hasta siempre.