Lunes, 16 de septiembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

El activo Toro del Aguardiente de Fuenteguinaldo deja dos heridos por asta

El Toro estuvo 25 minutos en la calle, en los cuales no paró de moverse por el recorrido circular del evento

La larguísima noche de fiesta que vivió Fuenteguinaldo en la madrugada del sábado al domingo culminó para un buen número de personas –en su práctica totalidad jóvenes- presenciando la salida a la calle del Toro del Aguardiente, el primero de los variados eventos taurinos que tendrá la localidad a lo largo de esta jornada dominical. Algunos de esos jóvenes estaban en dudosas condiciones, actuando la Guardia Civil para sacar a alguno que otro del recorrido.

Tras el preceptivo reparto de perronillas y aguardiente en la Plaza de la Constitución, se dio salida desde los corrales situados junto a la Casa Consistorial al astado, que estuvo en la calle exactamente 25 minutos, durante los cuales no paró quieto, moviéndose constantemente por el trayecto circular de este evento (el espacio por el que se puede mover el astado envuelve la Iglesia).

Durante su estancia en la calle, el astado dejó dos heridos por asta de toro, en ambos casos personas que estaban presenciando el encierro a pie de calle en la parte baja de la Plaza de la Constitución y que, según los que fueron testigos de las cogidas, no se refugiaron por completo a tiempo (al igual que ocurrió con el corneado en el encierro del sábado).

 

De los dos heridos, el de mayor importancia es un joven mirobrigense al que el astado hirió en el abdomen (hay que apuntar que el joven fue por su propio pie hasta el Centro de Salud donde está instalado el equipo médico, que lo atendió en primera instancia antes de enviarlo al Complejo Asistencial de Salamanca). Mientras, el otro herido fue un hombre de mayor edad al que el toro hirió en la parte trasera del muslo de una pierna.

Como decíamos, se pudo disfrutar del Toro durante 25 minutos, que pasó en su mayor parte fuera del coso taurino. Tras un breve regreso al mismo en mitad de su estancia en la calle, cuando ya regresó definitivamente fue para entrar directamente a los corrales de donde había salido (este regreso se produjo por la estrecha puerta que conecta el coso con la parte baja de la Plaza de la Constitución).

Concluido el evento, buena parte de los jóvenes que habían estado toda la noche de fiesta se fueron a dormir, aunque algunos decidieron prolongar la fiesta al menos hasta la celebración al mediodía del tercer encierro a caballo de las fiestas, para el cual hubo gente cogiendo sitio desde al menos una hora y media antes.

Ver más imágenes: