Viernes, 18 de octubre de 2019
Las Arribes al día

La fiesta de Rollanejo se reafirma en su vocación taurina

Actuaron Rubén Blanco, David Fuentes, Primi Hernández, Alberto Sánchez, Óscar Antúnez y Marta Reillo, además de varios grupos de sevillanas con sus bailes

Conforme avanzó la tarde, Rollanejo se fue llenando de público / REP. GRÁFICO: MIGUEL CORRAL

Los vecinos de El Cubo de Don Sancho y seguidores de los festejos populares no faltaron a su cita con la fiesta de Rollanejo en El Cubo de Don Sancho, festejo al que asistió más público que en las últimas ediciones a pesar de la coincidencia copn otros eventos repartidos por toda la comarca de Vitigudino.

Pero antes de la celebración de la novena edición este sábado del Bolsín de Aficionados Prácticos, la noche antes los vecinos de El Cubo de Don Sancho pudieron vivir una nueva edición del Cubinazo, además de la presentación del libro ‘Hijos del uranio’, del periodista Joaquín Mayordomo, donde narra 25 relatos de gentes de la comarca, principalmente de Villares de Yeltes, localidad de la que es natural. Otro de los eventos de la pasada noche era la representación de la obra Las cotillas, que ponía sobre el escenario el grupo de teatro local. 

Y este sábado, en la plaza de tientas de Rollanejo se celebraría el esperado Bolsín de Aficionados Prácticos. En el cartel, tres salmantinos junto a dos madrileños y una conquense. El certamen 2019 incluía a una mujer, Marta Reillo, novillera de la Escuela de Tauromaquia de Cuenca.

El resto del cartel lo conformaban el ganador de la edición 2018, el vitigudinense David Fuentes, exnovillero de la Escuela Taurina de Salamanca.  Y también procedente de esa misma cantera, aunque un poco más alejado en el tiempo, es Rubén Blanco, actualmente mayoral de una ganadería. La terna de salmantinos la completaba el policía Primi Hernández, gran aficionado. Junto a los anteriores estuvieron los madrileños Alberto Sánchez, de Colmenar de Oreja, y Óscar Antúnez, de Alcobendas.

Y frente a ellos, excelentes vascas de la ganadería de Rollanejo, de propiedad municipal, y que envistieron de principio a fin, con pruebas en el caballo hasta convencer al mayoral solo cuando se arrancaban desde el medio del ruedo.

Además del festejo taurino, el bolsín estuvo acompañado por una actuación de sevillanas, exposiciones en el Aula de la Naturaleza y una caldereta de ternera prevista como cena y a la que seguirá baile y chocolatada final con obleas Pan de Ángel de Fabián Martín (Cipérez), y todo gratis.