Domingo, 18 de agosto de 2019
Ciudad Rodrigo al día

El punto de atención a los turistas se traslada al CRV, que reabre sus puertas cuatro años después

Los baños del Mercado de Abastos pasan a estar abiertos de lunes a domingo para que los puedan usar los turistas

El Centro Receptor de Visitantes (CRV) ubicado en el glacis de los fosos de la Avenida de Sefarad de Ciudad Rodrigo vuelve a tener sus puertas abiertas. Tras permanecer cerrado desde el inicio de la anterior legislatura, el nuevo Equipo de Gobierno del Ayuntamiento mirobrigense ha decidido reactivarlo, trasladando hasta allí el punto de información turística que actualmente funcionaba en la planta baja de la Casa Consistorial.

Concretamente, la conocida popularmente como ‘caseta de madera’ cerró sus puertas a finales de junio de 2015, producto de una redistribución de los técnicos de turismo con los que contaba el Ayuntamiento (se decidió cerrar el CRV para reforzar las exposiciones del Palacio de Los Águila).

En aquel momento, quedó como oficina para atender a los turistas la situada junto a las Puertas de Amayuelas, que en su día perteneció a la Junta de Castilla y León. Este emplazamiento estuvo funcionando hasta el verano del 2016 cuando, ante los problemas de salubridad que tenía ese lugar (que posteriormente se solucionaron), se trasladó el servicio de atención turística a la Oficina situada en los bajos de la Casa Consistorial, que es la que ha estado funcionando de forma permanente desde entonces.

En el momento de producirse el cierre del CRV, el Partido Popular criticó duramente la decisión, considerando que era un paso atrás en la dinamización y desarrollo turístico de Ciudad Rodrigo, ya que entendían que era un lugar “cómodo, muy práctico y accesible”, que se encontraba afianzado, y con posibilidad de aparcar en los alrededores. A lo largo de la legislatura anterior, el PP preguntó en numerosas ocasiones por el CRV, especialmente por el mantenimiento, dando largas el Equipo de Gobierno.

Ahora, una vez en el poder, el PP ha decidido reabrirlo, por su “ubicación, funcionalidad, porque es más polivalente y da una visión diferente al turismo; es una buena carta de presentación”, en palabras de la delegada de Turismo Beatriz Jorge Carpio, añadiendo el alcalde Marcos Iglesias que creen que “puede propiciar una mejor canalización de la afluencia turística”, además de ser totalmente accesible (la actual Oficina en los bajos de la Casa Consistorial no lo es). En conclusión, “es lo mejor para el turismo”.

La ‘caseta de madera’ llegó en 2006

Antes de volver a abrir, se le ha dado un lavado de cara por fuera (se ha barnizado), que además se ha hecho en muy poco tiempo. En este sentido, Beatriz Jorge Carpio agradeció en el momento de la reapertura en la mañana del jueves el “esfuerzo del servicio de mantenimiento y del personal de turismo; sino hubieran estado aquí deslomados, no hubiera sido posible reabrir en agosto”.

Para la delegada de Turismo, se trataba de un “momento especial y emocionante”, ya que ella fue la primera que atendió a turistas en el CRV como técnico cuando éste abrió sus puertas en 2006. Con un coste de 130.000€ que llegaron procedentes de Fondos Feder y la Junta de Castilla y León, la ‘caseta de madera’ fue levantada para Las Edades del Hombre, con unas banderas en varios mástiles justo a las puertas que serán recuperados en los próximos días.

Desde el momento de la apertura, generó controversia su emplazamiento en pleno glacis de los fosos, algo que se mantiene en la actualidad. En la mañana del jueves, el alcalde Marcos Iglesias indicó que entiende que puede que no sea el lugar idóneo, pero “mientras se resuelve el debate, hay que darle uso”, ya que consideran que “el mejor sitio para la recepción de visitantes es este”. La reapertura del CRV fue apoyada en la Comisión de Cultura por Ciudadanos e IU-CR en Común, esperando desde el PP a ver qué “solución” propone el PSOE.

La reentrada en funcionamiento del CRV va en detrimento eso sí del actual punto de información a los turistas ubicado en la planta baja de la Casa Consistorial de Ciudad Rodrigo, que queda cerrado. Según indicó Beatriz Jorge Carpio, en estos momentos (al menos hasta que esté listo el Presupuesto de 2020) “no hay capacidad para tener dos lugares abiertos”, explicando además que en el CRV los trabajadores están “en condiciones más óptimas” que en la Casa Consistorial, donde estaban “como en una cueva”.

El CRV estará abierto en los horarios habituales, de lunes a sábado de 10.00 a 14.00 y de 16.30 a 18.30 horas, mientras que los domingos sólo abrirá en horario de mañana. Junto a la zona de atención a los visitantes, queda reabierta la sala polivalente con la que cuenta, destinada por ejemplo a la proyección de vídeos, “y ahora hay más material audiovisual que en 2006”. En torno a esa sala, podrán usarla asociaciones y entidades de Ciudad Rodrigo sin ánimo de lucro que lo requieran.

En esa sala se ha instalado un elemento promocional de Siega Verde, que “es fundamental para la comarca”, apuntando Beatriz Jorge Carpio que “va a ser una de las piedras filosofales de la legislatura”. Mientras, en torno a establecimientos privados, la idea es que “puedan tener visibilidad” en el CRV, aunque de una forma “coordinada” que se está estudiando. Asimismo, se quiere que sirva de punto de información de actividades culturales.

Durante la presentación de la mañana del jueves se anunció asimismo que se ha decidido tener abiertos de lunes a domingo, en ‘horario turístico’ (desde por la mañana a última hora de la tarde) los servicios del vecino Mercado de Abastos, para que puedan ser usados por los turistas, ante la falta de otros urinarios públicos en la ciudad.