Jueves, 17 de octubre de 2019

Albufeira do Azibo, una de las más galardonadas playas fluviales de Portugal

Sus buenas infraestructuras y las amplias zonas verdes han hecho que las dos playas situadas en esta albufera no dejen de sumar premios

La albufeira do Azibo ha sido distinguida con varios premios por su calidad medioambiental/ Fotos: Martín-Garay

La albufeira do Azibo, en el concejo trasmontano de Macedo de Cavaleiros, a pocos kilómetros de Bragança, es uno de los espacios naturales más demandados durante el verano en el nordeste portugués, tanto por los habitantes de esta región, como por los vecinos zamoranos y por los muchos emigrantes portugueses que estos días regresan a su tierra de origen. Escuchar hablar en portugués, francés y español es lo habitual en esta playa, que son dos.

La albufera es un espacio protegido integrado en un parque natural, perteneciente a la Red Natura 2000 y al Geopark Terras de Cavaleiros, surgido como consecuencia de la construcción del embalse de Azibo a finales de los setenta y que dio lugar a dos playas: Praia da Fraga da Pegada y Praia da Ribeira. Ambas han destacado nacionalmente durante los últimos años debido a las numerosas distinciones recibidas por su calidad medioambiental.

Se trata de playas accesibles para todos, vigiladas y con una buena infraestructura de apoyo: cafeterías, restaurantes, baños públicos, tiendas y varias zonas de aparcamiento.

La Praia da Fraga da Pegada ha conseguido en 2019 el título de ‘Playa Fluvial del Año’, otorgado por los usuarios del portal online de la Guia das Praias Fluviais. También este año ha sido distinguida con el premio Cinco Estrelas Regiões.

La Praia da Ribeira es, desde 2012, una de las ‘7 Maravillas de Portugal’ en la categoría de playas. Ambas tienen bandera azul y sus aguas están certificadas como ‘Calidad Oro’ por la entidad Quercus.

Las playas de la albufera de Azibo tienen una extensa y cuidada zona de césped, -donde extender la toalla bajo uno de los muchos árboles que ofrecen sombra-, y un amplio arenal, así como una zona de sombrillas y camas, para quien prefiera descansar alquilando estos espacios. Hay barcas de pedales, canoas y un campo para jugar al fútbol, otro de voleibol-playa y una zona de juegos infantiles. Dispone de wifi gratis, con capacidad para unas 1.500 conexiones simultáneas.

La temperatura del agua oscila estos días entre los 23 y los 25 grados, suficiente para que el chapuzón sea refrescante. Cuenta con un parque de juegos hinchable dentro del agua y una plataforma acuática. Hay socorristas y puesto de primeros auxilios. Es una playa fluvial sin corrientes.

Lo único que puede resultar fastidioso estos días en la Albufeira do Azibo es encontrar aparcamiento, sobre todo los fines de semana si llegamos después de mediodía. Aunque dispone de varias zonas para estacionar, los festivos estivales está al completo. Familias enteras y grupos de amigos abarrotan las variadas y extensas zonas sombreadas de césped.

Concebida para el regadío agrícola, la albufeira do Azibo se presta especialmente a la realización de todo tipo de actividades vinculadas con la Naturaleza, como la ruta senderista que atraviesa la propia playa. También es idónea para los paseos en BTT o en canoa. Siendo un paraje rico en biodiversidad, la observación de aves es otra de las actividades propuestas al visitante.

Fraga da Pegada y Ribeira, las playas de la albufeira do Azibo, constituyen una de las mejores opciones de playa de agua dulce en Portugal, ubicadas en una zona rica en tradiciones como es Tras-os-Montes. De hecho, este paraje se encuentra al lado de Podence, pueblo famoso por sus máscaras y caretos, que luce especialmente en época de Carnaval.

Hasta la albuferia do Azibo se llega desde Salamanca capital en unas dos horas, por Zamora y Bragança. Desde las Arribes, a través de Freixo de Espada à Cinta, siguiendo por Mogadouro o por Torre de Moncorvo. Desde la comarca de Ciudad Rodrigo, por Figueira de Castelo Rodrigo y Vila Nova de Foz Côa. Y desde Ledesma, por Miranda do Douro. 
Ver más imágenes: