Lunes, 14 de octubre de 2019

El Ayuntamiento de Salamanca promueve la contratación de personas en riesgo de exclusión

El Consistorio aprueba el martes el presupuesto para la contratación de un centenar de personas gracias a un acuerdo pionero en Castilla y León

La Comisión de Contratación y Bienes del Ayuntamiento de Salamanca aprueba el martes que viene el pliego de condicioens para contratar a personas en situación o riesgo de exclusión para trabajos de limpieza de espacios municipales. Se trata de una de las medidas de inserción sociolaboral para empresas de economía social. 

El presupuesto anual que se dispone es de 336.812,60 euros durante cuatro años, prorrogables por otro más. El plan promueve la formación y la contratación de trabajadores en procesos de inserción, elaborándose un itinerario personalizado para que el beneficiario recupere hábitos laborales, sociales y de relación que le permitan reincorporarse al mercado laboral. Se desarrollará en dos fases: una de contratación y otra de intermediación y seguimiento.

El objeto de los trabajos será la realización de los servicios de limpieza en espacios municipales, en concreto en la Iglesia Vieja de Pizarrales, las dependencias de la calle Peña Primera, las oficinas del pabellón deportivo de La Alamedilla, las pistas deportivas Mariano Torres, el auditorio de San Blas, la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC), las oficinas de Salud Pública, el centro cívico Miguel de Unamuno, el Mercado Municipal de San Bernardo y los centros de mayores La Golondrina, Peñafiel y Puente Ladrillo.

El Ayuntamiento firmó en 2013 un protocolo pionero en Castilla y León con las entidades de economía social que ha permitido mantener en torno a un centenar de puestos de trabajo gracias a la prestación de servicios municipales, de los que se benefician diariamente miles de ciudadanos de Salamanca. El presupuesto destinado ha ido aumentando de 1,1 millones a los 1,7 millones en 2018. Estas entidades prestan servicios como el de Comida a Domicilio; limpieza en centros municipales; conservación y mantenimiento de la jardinería de casi 450.000 metros cuadrados, entre espacios verdes y otras zonas de vegetación, además del control de plagas; y la gestión de la recogida de aceite usado, de ropa y calzado, tanto a domicilio como en los contenedores y puntos limpios municipales distribuidos por toda la ciudad. Durante el anterior mandato la aportación municipal total superó los 5,7 millones de euros, tras incrementarse un 20% en 2018.